jueves, 17 de febrero de 2011

PASIÓN & ÉXITO



“La buena suerte no es casual, es producto del trabajo.
La sonrisa de la fortuna tiene que ganarse a pulso”.
—Emily Dickinson—
Emily Dickinson es la única poetisa que comparte el honor de “poeta fundacional estadounidense” junto a gigantes como Edgar Allan Poe, Ralph Waldo Emerson y Walt Whitman. Lo sorprendente es que Dickinson no autorizó jamás a que se publicase un poema firmado por ella. Su obra permaneció inédita hasta después de su muerte.

En el conocido libro “Sin plumas”, de Woody Allen, el autor ironiza sobre uno de los poemas de Dickinson (“Hope”) en el que la poetisa compara a la esperanza con un pájaro “aferrado al alma”. La mordacidad de Allen consiste en decir a su manera que él no tiene esperanza alguna sobre ninguna cosa, lo que ciertamente responde a un planteamiento neurótico y muy poco gratificante.

Es interesante que Dickinson, en sus apasionadas cartas, hicese numerosas reflexiones sobre el éxito. En su poema “El éxito es más celebrado por aquellos que nunca lo alcanzaron” la autora da a entender que las cosas excelentes se aprecian cuando se ha luchado por ellas (en realidad, se refería al amor, pero el concepto es aplicable a todo propósito o pasión en la vida).

La poetisa, que vivió dos apasionados amores a lo largo de su vida, entendió la búsqueda del éxito no como una torpe ambición egoísta, sino como el sentido mismo del hacer las cosas: con inteligencia, tesón y, por supuesto, pasión.

Todo un ejemplo para las personas que albergan sueños que desean ver convertidos en realidad.


Jose Hermida

No hay comentarios:

Publicar un comentario