jueves, 3 de febrero de 2011

SIMULANDO QUE SOMOS COMPETENTES


Recientemente un sindicato muy representativo ha puesto en marcha un programa de formación.

Un joven desempleado se interesa por un curso, dentro de dicho programa, que podría aportar valor a su CV y acaso acortar sus distancias ante la posibilidad, si bien difícil, de conseguir un empleo.

El joven desempleado presenta su solicitud para ser admitido en el curso.

Una vez hecho el trámite, el joven desempleado es informado por la entidad gestora del curso de que no puede ser admitido porque el curso es únicamente para aquellas personas que ya tengan trabajo.

El joven desempleado dice “¡Oh, vaya, qué mala suerte!”, pero impulsado por un espíritu emprendedor, deseoso de superar su condición de víctima del desempleo, lucha por conseguir un puesto de trabajo aunque sólo sea a media jornada.

Y lo consigue.

Vuelve a dirigirse a la entidad gestora de la formación y les informa que ya tiene empleo, por lo que entiende que podría incorporarse al curso.

Pero la entidad gestora le informa que eso no es posible, ya que el curso se ha suspendido.

¿Por qué se ha suspendido el curso?

¡¡Porque no había alumnos suficientes para comenzar el curso!!

* * *
Lo que aparece más arriba es una historia auténtica.

La podemos resumir en dos puntos chocantes:

1. En un país donde prácticamente el paro juvenil supera el 40%... ¡¡sólo puedes obtener formación profesional si estás trabajando!!

2. A pesar de estar en el paro… ¡¡¡los parados no emplean su tiempo en formarse y los cursos tienen que suspenderse!!!
País.

3 comentarios:

  1. Brutal. Es esto imaginable en Alemania? Los españoles esperamos que alguien venga a salvarnos, pero nadie va a salvarnos de nosotros mismos

    ResponderEliminar
  2. Contrapunto:
    "Disculpa ¿Sería posible que cierres el ordenador mientras estás en el curso? recuerda que no nos hará falta ordenadores... ¡ni siquiera bolígrafos...!
    - Pues es que tengo mucho trabajo, y la verdad es que no quiero estar aqui. Nada de esto me interesa!
    - ¿ y por qué has venido?
    - No he venido, me han mandado.
    - ¿Y por qué te han mandado?
    - Porque como es subvencionado... es gratis.

    ... todo esto sin mirar a la cara a su interlocutor, ni dejar de teclear un email tras otro.

    Tela marinera... vaya plan. Este debía ser el que tenía trabajo y le admitieron en el curso...

    ResponderEliminar
  3. Eva, lo has clavado. La situación es ni más ni menos la que describes. A muchos organizadores de formación(a demasiados) les importa más el aparentar que cumplen con su labor que el implicarse en la difusión de conocimiento útil para las organizaciones en las que trabajan.

    ResponderEliminar