jueves, 14 de abril de 2011

PROPAGANDA POLÍTICA

Cuando ahora contemplamos los carteles de propaganda política de la II Guerra Mundial nos parecen auténticas antiguallas. Incluso nos puede resultar del todo inconcebible que pudieran tener alguna utilidad a la hora de persuadir a la gente. No obstante, es obvio que si los imprimían y distribuían es que funcionaban.
La imagen que abre este post es un terrorífico disparate. Se suponía que debía funcionar como propaganda antinorteamericana, pero el “monstruo” empuña en su mano izquierda una granada alemana (creo que debe tratarse de la famosa Stielhandgranate) mientras que, para mayor desconcierto, la cabeza representa al Ku-Klux-Klan… ¡con un faldón con la estrella de David! Si les apetece, pueden ver más carteles por el estilo en Affiches de propagande


Pero, ¿cómo son los carteles de propaganda política de hoy en día? Resulta interesante comprobar hasta qué punto se parecen el diseño, e incluso las tipografías, de los partidos y sindicatos tanto de extrema derecha como de extrema izquierda de hoy en día. Sin embargo, los partidos más representativos, por el contrario, “venden” imágenes y tipografías que se guardan un gran parecido con los anuncios de cosméticos, lavadoras, seguros o automóviles; digamos que se encuentran involucrados con las corrientes de  marketing más actuales.
¿Se trata de tan sólo una curiosidad? Ojalá sea así. Piensen por un instante lo que podría ocurrir si se actualizase el diseño de la propaganda extremista.
Todo lo que antecede viene a cuento por este cartel:

Se encuentra en la planta primera de la Escuela Nacional de Protección Civil y siempre me ha fascinado por su precisión conceptual, contundentemente práctica: fechado en 1939, son instrucciones claras y concisas del Gobierno francés el año anterior a la invasión alemana de 1940. En un solo cartel se indica cómo debe procederse en caso de evacuación, la previsión de la identificación de refugios, el modo de coser la identificación en la ropa de los niños o cómo fabricarse “bolsos de urgencia” con los que equiparse en apenas unos segundos.
Este cartel me ha conmovido desde el primer día que lo vi. Hace dos días, al terminar la clase, lo fotografié. No contiene ni rastro de propaganda. No solicita ninguna opinión. Tan sólo da instrucciones para sobrevivir al desastre.
Un cartel así es inconcebible hoy en día. Ningún gobierno se atrevería a instruir a la gente cómo actuar en caso de un accidente nuclear, de un ataque terrorista o, sencillamente, de la existencia de una crisis económica.
Dos generaciones atrás las autoridades trataban a la población como estúpidos. Hoy tratan a la ciudadanía como a niños mimados.
Tampoco hay tanta diferencia.

2 comentarios:

  1. Me encanta la estética de esos anuncios, el último me recuerda a un caso cercano. Vivo en Jerez de la frontera, y para practicar inglés sintonizo la emisora de la base norteamericana de rota, y hay un anuncio llama mucho mi atención: suenan sirenas al más puro estilo tsunami japonés, mientras que una voz de cowboy te pregunta si estàs preparado para un ataque, sí.tienes máscaras antigas, viveres, botiquín... no dejó de pensar que dentro.de ese anuncio hay màs propaganda que preocupación real por la preparación de los habitantes de la base ante un inminente ataque.

    Saludos, Ángel Garrido

    ResponderEliminar
  2. WWW.INFOCONTINENTAL.COM

    Genial artículo, es bueno que haya personas interesadas en informar sin obtener nada a cambio. Si todos difundimos lo que conocemos puede que algún día consigamos la sociedad que deseamos.

    ResponderEliminar