viernes, 6 de mayo de 2011

El esmoquin del Sr. Obama y el Terror al Vacío.

Maureen Dowd, la inspiradora columnista del New York Times

Llego esta mañana de Bruselas (curso de Comunicación Persuasiva en el European People's Party) y todavía sigo dando vueltas al artículo de la mordaz columnista  del NYT Maureen Dowd publicado hace dos días, en el que Dowd se las arregla, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, para lanzar un original panegírico de B. Obama, a quien rebautiza como Cold Hand Barack.

Es interesante que hoy, otros dos columnistas, uno de El Mundo y el otro de El País, ambos de página par, sigan la línea de pensamiento que Dowd trazaba en su artículo, a saber: Bambi se ha hecho mayor y cuando desenfunda es la Mano-Más-Rápida-del-Oeste. Lo fascinante es que al writer de El Mundo eso no le parece bien, pero al de El País sólo regular, aunque ninguno de los dos cita a Maureen, la inequívoca fuente de inspiración de ambos.

Pero si alguien tiene fuentes de información de verdad, esa es Maureen. Lo potente del artículo de referencia, tal como yo lo veo, es que la columnista nos cuenta una interesantísima anécdota: tras dar la orden del ataque a la finca de Laden, Obama se puso el esmoquin y asistió a una fiesta con periodistas y artistas de Hollywood como si tal cosa. Es decir, lo importante de todo este crucial episodio de la lucha contra el terrorismo, y que afecta absolutamente a todo el planeta, es que el máximo responsable de la operación es un chico duro.

Los expertos en comunicación persuasiva nos dicen que para que un mensaje emitido por un experto en la materia sea creído, necesita como mínimo seis argumentos de apoyo. Sin embargo, cuando el emisor cuenta con el suficiente carisma, basta con que descargue su mercancía informativa.

Vemos estos días que en las tertulias, las columnas de opinión y la cafetería de turno, la gente discute acerca de los espacios inexplicables de la operación contra Laden, y por ello se preguntan cómo es posible que la Casa Blanca dejase tantos cabos sueltos acerca de la foto no mostrada de la víctima, el precipitado ritual marítimo  con su correspondiente ritual islámico, el modelo secreto del Black Howk Derribado o cualquier otra cosa.

Tengo el firme convencimiento de que esos gaps informativos forman parte de un inteligente plan de comunicación y no hay cabo suelto alguno, puesto que la operación comunicativa se ha basado en la doctrina Deja que Ellos Imaginen.

¿No lo creen? Miren las portadas de los periódicos del próximo lunes. Les sorprenderá que muy pocos mencionan todo este asunto, y que quienes lo hagan, no le dedicarán más espacio que una chapa informativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario