martes, 25 de octubre de 2011

Ikebana y el arte de merecer el amor de una mujer


"Una mujer puede demostrar su amor hacia su marido doblando el tallo de una flor. Su marido está junto a ella, pero no le dirige la mirada directamente, sino que contempla el arreglo floral en el tokonoma* y lee allí los pensamientos y sentimientos de su esposa".
Michitaro Tada, Gestualidad japonesa
Comunicación y belleza más allá de las palabras: se me ocurre que el hombre posiblemente merezca el amor de una mujer, cuando dicho amor exista y él sepa reverenciarlo. ¿Recuerdas aquellas veces cuando os encontrábais juntos y callados?

* Tokonoma. "hueco" en la salita de estar donde se coloca el ikebana, en ocasiones acompañado por un cartel en el que se han consignado delicados pensamientos.



1 comentario: