martes, 15 de noviembre de 2011

Credibilidad: el talismán de los héroes y heroínas de nuestro tiempo

Todo viaje exige el cumplimiento de una serie de etapas. El Gran Viaje, que es esa experiencia única entre dos nadas a la que acostumbramos a llamar vida, además es un periplo: la última etapa es precisamente el punto de partida, porque el héroe, obligatoriamente, debe debe volver con su gente con el trofeo que consiguió en el Mundo Especial, que es el que se encuentra más allá de la indefensión de la infancia, y con el que los niños fantasean en sus juegos.

 Estas son las etapas del Gran Viaje:


1.                  El Mundo Ingenuo (la infancia, la familia).

2.                  La tentación de la aventura y el freno de la obediencia.

3.                  Los mentores y la preparación para el Gran Viaje.

4.                  La Prueba (las primeras mieles del éxito, los Primeros Batacazos, la configuración del carácter, la tiranía de las emociones).

5.                  Los aliados, los enemigos y los embaucadores (el enfoque del líder).

6.                  La Gran Decisión (el trazado del derrotero (la toma de las riendas por el sendero del tiempo).

7.                  El inicio del Viaje (el sacrificio del héroe, los primeros pasos, el retorno al mentor, las traiciones, las dudas).

8.                  Las luchas contra los Guardianes de los Umbrales (la puesta en práctica del valor y de la astucia, la esquiva de las amenazas y los engaños, la superación de las barreras).

9.                  La lucha contra la Sombra (El Combate Final).

10.              La Renovación (el aprendizaje de la experiencia y el planteamiento de nuevas aventuras).

11.              La sabiduría (el héroe se inviste con su nuevo papel de mentor).


Luke Skywalker en La Guerra de las Galaxias, la encantadora Dorita del musical El Mago de Oz, el fundador de Panda Software, la diosa Démeter en la desesperada búsqueda de su hija Perséfone, Frodo en El señor de los anillos, el ex pistolero Shane en Raíces profundas, el fundador de Zara, Amancio Ortega, son algunos de los héroes que emprendieron este viaje. El ex presidente de Enron, Kenneth Lay, se quedó donde estaba y fue directamente a la cárcel por la sencilla razón de haberse limitado a ser “un hombre de negocios” y no un modelo de conducta (Lay vendió grandes cantidades de acciones de Enron entre septiembre y octubre de 2001, mientras que al mismo tiempo animaba a sus empleados a comprar acciones diciendo que había que interpretar la baja en el precio de las acciones como una oportunidad para el futuro.

 La honestidad es un elemento clave de héroes y heroínas. Junto con la credibilidad, conforman las armas de los hombres y mujeres de un futuro que comenzó hace ya bastantes años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario