miércoles, 28 de diciembre de 2011

Cuarta Ley del Caos: El poder de la Elegancia

LAS CUATRO LEYES Y MEDIA DEL CAOS. CUARTA (Y PENÚLTIMA) LEY.

Recordemos rápidamente las tres leyes anteriores:

Primera Ley del Caos: "LA MALA SUERTE NO ES LA CAUSA HABITUAL DE LAS CATÁSTROFES, PERO LA ADICCIÓN A LAS CATÁSTROFES HABITUALMENTE TRAE MUY MALA SUERTE".

 Segunda Ley del Caos: "NO SE TRATA DE QUE HAGAS COSAS EXTRAORDINARIAS SINO DE QUE HAGAS COSAS NORMALES EXTRAORDINARIAMENTE BIEN".


Tercera Ley del Caos : "HAY TANTAS REALIDADES COMO RECEPTORES DEL MENSAJE. EL PODER DEL MENSAJE ES CERO. EL PODER DE QUIEN LO RECIBE ES ABSOLUTO"

Una vez escuché decir que la elegancia en un hombre consiste en caminar a lo largo del hall del Ritz sin llamar la atención. Al igual que lo que ya tuvimos ocasión de ver a propósito de la Segunda Ley y su relación con la Campana de Gausss, la mayoría de los hombres elegantes no llaman la atención ni por efecto de una austeridad exagerada  como tampoco por lo llamativo de los complementos. Basta con que sepan estar, que no es poco.

En el campo de las matemáticas sucede algo parecido. En matemáticas se denomina solución elegante a la demostración de un teorema de una forma sencilla, imaginativa y comprensible. Lo que sucede es que, en ocasiones, tienen que hacer, si no una trampa, sí por lo menos un ajuste para poder explicar lo inexplicable, ya que el Caos no excluye de su influencia a las ciencias exactas. Dentro de lo más o menos inexplicable a primera vista se encuentran los números irracionales, los cuales  son aquellos que no se pueden escribir como resultado de una fracción. El número irracional más famoso es π, cuyo descubrimiento se atribuye a Pitágoras, cuando en realidad fue obra de un alumno suyo, Hipaso de Metaponto, el cual, por haber descubierto un número "irracional", es decir, "inelegante", fue arrojado por los pitagóricos al mar y murió ahogado (en aquella época todavía no se había inventado la calificación de suspenso en matemáticas, de modo que resolvían los problemas liquidando a los alumnos al estilo The Sopranos). 

 Pitagóricos celebrando la salida del sol, 
Cuadro de Fyodor Bronnikov 

¿Por qué  π es raro? Pues porque es infinito, eterno y por lo tanto inexacto, algo que la secta pitagórica no podía soportar, ya que ellos creían que los números eran un don de Dios, y la teoría se les venía abajo con un dios de tercera clase que hacìa números tan vulgares como los números irracionales.

Pero resulta que los números irracionales no solamente no son vulgares, sino extrañamente elegantes. De hecho, uno de ellos, φ ("Fi" o número áureo) inspira con sus proporciones las más bellas y elegantes creaciones no solamente de la especie humana, sino de la naturaleza en su conjunto.

En este video se explica cómo se genera φ y las formas que éste reproduce a su vez.
 
¿Cómo podríamos tomar decisiones elegantes, mantener conversaciones elegantes, comportarnos con elegancia y ver reconocida esa elegancia en nuestros propósitos? Desde luego, de cualquier forma menos en la de lanzar por la borda a las personas que nos aportan conocimiento, como le pasó al bueno de Hipaso, y más que probablemente, haciendo pasar a nuestras acciones a través del tamiz de la sencillez. Recuerdo una frase, creo que de Lee Strasberg (uno de los fundadores del afamado Actor's Studio) que me impactó cuando yo era joven: "Nunca encontrarás soluciones perfectas. Ni en la vida ni en el teatro". Ahora que tengo aproximadamente la misma edad que la que tenía Strasberg cuando dijo eso, me siento autorizado para compartir contigo la Cuarta Ley del Caos:
 
"Posiblemente hay un gran número de soluciones perfectas en el Universo, pero si quieres hacer las cosas con elegancia, tan sólo escucha los latidos de tu corazón. Si siguen el ritmo de tus pensamientos, entonces, sea lo que sea, lo estás haciendo bien".
 
 
 



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario