miércoles, 28 de diciembre de 2011

La Última y Definitiva Ley del Caos

LAS CUATRO LEYES (Y MEDIA) DEL CAOS.

Estan son las Cuatro Leyes del Caos:

Primera Ley del Caos: "LA MALA SUERTE NO ES LA CAUSA HABITUAL DE LAS CATÁSTROFES, PERO LA ADICCIÓN A LAS CATÁSTROFES HABITUALMENTE TRAE MUY MALA SUERTE".

 Segunda Ley del Caos: "NO SE TRATA DE QUE HAGAS COSAS EXTRAORDINARIAS SINO DE QUE HAGAS COSAS NORMALES EXTRAORDINARIAMENTE BIEN".

Tercera Ley del Caos : "HAY TANTAS REALIDADES COMO RECEPTORES DEL MENSAJE. EL PODER DEL MENSAJE ES CERO. EL PODER DE QUIEN LO RECIBE ES ABSOLUTO"

Cuarta Ley del Caos : "POSIBLEMENTE HAY UN GRAN NÚMERO DE SOLUCIONES PERFECTAS EN EL UNIVERSO, PERO SI QUIERES HACER LAS COSAS CON ELEGANCIA, TAN SÓLO ESCUCHA LOS LATIDOS DE TU CORAZÓN. SI SIGUEN EL RITMO DE TUS PENSAMIENTOS, ENTONCES, SEA LO QUE SEA, LO ESTÁS HACIENDO BIEN".

*     *     *

Tal como se había anunciado, se cierra aquí la serie con la Última Ley del Caos, que no es entera, sino media. Esto es así porque se refiere a las vidas de cada uno de nosotros, las cuales obviamente no han concluido todavía, de modo que a cada persona le cumplirá diseñar su propia Ley personal.

Es algo desconcertante, desde luego, pero así tiene que ser, puesto que estamos en pleno territorio del Caos, donde lo excepcional es lo normal (Segunda Ley). Aunque no tenemos la obligación, sí contamos con el derecho a ser y mostrarnos como quienes queremos alcanzar a ser.  Cada ser humano representa una complejidad desbordante, sobre todo para sí mismo, con sus aspiraciones, sus miedos, éxitos, coraje, derrotas, placeres y sinsabores. La última Ley será dictada por tu mente o acaso por tu corazón, o por ambos, pero los dos tendrán que ir al compás (Cuarta Ley) y tendrá como objetivo no sólo el gobierno de tu persona, sino de los resultados de tu comunicación con los otros seres humanos (Tercera Ley) para que, con la debida cautela, y de acuerdo con la Primera Ley, el vigor, la justicia y la suerte siempre sean nuestros compañeros en este inaudito viaje llamado vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario