martes, 6 de diciembre de 2011

Power Point o la estupidez llevada hasta el límite




En la imagen de arriba, una diapositiva de Power Point que se supone que explica la estrategia de la OTAN en la solución de la guerra de Afganistán.

En palabras del general Stanley McChrystak: "El día en que consigamos comprender esta diapositiva, seguro que conseguiremos ganar la guerra".

El general Stanley A. McChrystal,comandante en jefe dela ISAF
(Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán)

El periodista de The Guardian, Julian Borger, comentó la diapositiva con este magnífico derroche de mordacidad: "El diagrama posee una innegable belleza [...] se podría hacer con él un precioso póster para decorar la pared".

Borger tiene razón. Yo he visto una diapositiva similar en una presentación en un despacho de la sede de la ONU en Ginebra, acaso todavía más complejo, en el que ser pretendía mostrar la red mundial de centros de comercio electrónico para los países en vías de desarrollo. La presentación corrió a cargo de una junior empleada por una gran consultora internaciona a la que se le había encargado la confección del engendro. La chica, acosada por las preguntas de los presentes que, completamente atónitos, asistíamos a aquel galimatías sin entender nada, sufrió un ataque de nervios y se tuvo que interrumpir la reunión.

¡Por el amor de Dios! ¡Power Point no es más que un programa informático! ¿Es que todavía nadie se ha dado cuenta de eso? Ese programa tiene la función de ayudar al público a que se entere de qué es lo que has estado pensando sobre cierto tema cuyo conocimiento pretendes compartir con los demás, pero el maldito programa no piensa por sí mismo, función que se supone que es competencia de la persona que hace la presentación.


Jose Hermida

No hay comentarios:

Publicar un comentario