lunes, 26 de diciembre de 2011

Tercera Ley del Caos: Hay tantas realidades como receptores del mensaje

LAS CUATRO LEYES Y MEDIA DEL CAOS. TERCERA LEY.

Debe recordarse que el enunciado de la Primera Ley del Caos que aquí se expuso fue "LA MALA SUERTE NO ES LA CAUSA HABITUAL DE LAS CATÁSTROFES, PERO LA ADICCIÓN A LAS CATÁSTROFES TRAE MUY MALA SUERTE".

Por otra parte, la Segunda Ley del Caos se definió así: "NO SE TRATA DE QUE HAGAS COSAS EXTRAORDINARIAS SINO DE QUE HAGAS COSAS NORMALES EXTRAORDINARIAMENTE BIEN".


Antes de proceder a la exposición de la Tercera Ley, recordemos que para mostrar el sentido de la Primera Ley habíamos utilizado como paradigma la moda steampunk de la década de los años ochenta del siglo pasado. Hoy nos referiremos al movimiento dieselpunk, paradójicamente menos recordado que su antecesor. El dieselpunk cubre una chocante estética situacional que enfoca las décadas de los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado.


En la foto de arriba, diseños de la firma alemana de moda Pony Maedchen
inspirado en el estilo dieselpunk. Abajo, cartel promocional de la serie 
Band Of Brothers, de Steven Spielberg. Obsérvese la utilización del
color sepia tanto en las fotos de las cuatro modelos como 
el aplicado en la fotografía de la serie televisiva. 
¿Quién imita a quién? Las imágenes parecen más reales en la medida 
en que resaltan su irrealidad 



Si Spielberg o  PonyMaedchen hubiesen utilizado los recursos de color fotográfico actualmente disponibles, la credibilidad y fascinación de sus obras hubiesen dado al traste por que habrían convertido al pasado en ficción.

Si tienes la ocasión de ver filmaciones o fotos en el primitivo color de mediados del siglo pasado, podrás comprobar que todas las imágenes de entonces se encontraban viradas a un tinte sepia. Si Spielberg o  PonyMaedchen hubiesen utilizado la moderna tecnología mediante la aplicación de colores "reales", éstos se hubiesen convertido automáticamente en "irreales", y por lo tanto, no demasiado apropiados para la necesaria fascinación que exige la creación artística. Incluso habrían resultado ridículos.

Tus competidores en la vida se encuentran ahora mismo demasiado ocupados en averiguar cuáles son las últimas modas (tecnológicas, estéticas, culturales, lo que sea) y no les queda tiempo para lo importante: ¿qué es lo que se intenta transmitir? Déjalos que sigan con esa obsesión. Allá ellos. La Teoría del Caos nos enseña que todo está teniendo lugar al mismo tiempo, y cuando digo todo, quiero decir TODO, ya me entiendes.

Es por eso que si deseas que los demás comprendan la esencia de lo que quieres transmitir, tengas muy presente la Tercera Ley del Caos, la cual reza así:

"Hay tantas realidades como receptores del mensaje. El poder del mensaje es cero. El poder de quien lo recibe es absoluto".

Si quieres transmitr valores arcaicos, usa soportes arcaicos. Si quieres transmitir valores nuevos, desprecia cuanto valor sea tenido por bueno o à la page ahora mismo. Seamos sinceros con nosotros mismos, por favor: el tiempo no es más que una herramienta para saber cuándo hay que retirar el arroz del fuego para que no se pase... aunque también esto es algo relativo. Recuerdo a una política palestina que fue alumna mía y que estaba ilusionada por encontrarse en España y así poder probar uno de los platos típicos españoles, la paella. Cuando lo hubo hecho le pregunté qué le había parecido la experiencia, y ella, con semblante compungido, me contestó: "Me siento decepcionada. ¡Ustedes comen el arroz crudo!".





No hay comentarios:

Publicar un comentario