jueves, 5 de enero de 2012

Las 48 Reglas Inmanentes de la Vida. Reglas 1 a 8.

Esta serie de seis entregas que se inicia hoy se encuentra inspirada en el clásico Arte y oficio del teatro, de  Alan Ayckbourn, y que yo he aplicado al Teatro de la Vida, esto es, a los negocios, al amor, la ciencia, el aprendizaje, el compañerismo y en general, a todo aquello que conlleve la conversión de una idea en una realidad tangible.

*     *     *


LAS CUARENTA Y OCHO LEYES INMANENTES DE LA VIDA. LEYES 1 A LA 8.

Ley 1
"Elige para tus proyectos gente que sea mejor que tú". ¿Que tipo de compañeros de viaje necesitarás? ¿Gente con sangre fría con el corazón ardiente? Elígelos y a continuación sedúcelos. Sólo los más torpes eligen colaboradores de categoría inferior. Y así les va.

Ley 2
"Cuenta siempre historias que merezcan ser contadas". Comparte aquellas de tus emociones que pueden emocionar a los demás. No lloriquees. Irradia.

Ley 3
"Elige el momento adecuado para cada cosa". Hay un tiempo para competir y un tiempo para llegar a acuerdos. Un tiempo para ver y escuchar y un tiempo para ser visto y escuchado. Un tiempo para dormir y un tiempo para estar muy, muy despiertos. Y recuerda: "A cada día le basta su afán". Ni más ni menos.

Ley 4
"Confía en tu instinto o escóndete bajo la alfombra". Si no crees en ti, yo tampoco tendré por qué hacerlo. Puede que la fiereza no sea tu punto fuerte, pero acaso tu sensibilidad resulte arrasadora. Puede que no puedas comprender por qué otra persona es débil, pero nada te impide ayudarla a salir adelante.

Ley 5
"No tengas miedo". Dosifica la cautela y el arrojo. Espera para actuar, pero no tengas miedo mientras esperas. Lánzate al combate, pero no tengas miedo mientras atacas. Empieza por distinguir lo que es miedo de lo que es prudencia y el resto vendrá por su propia razón de ser.


Ley 6
"Respétate". Eres un acontecimiento único en el Universo. Descansa cuando estés cansado. Respétate. No te dejes vencer por aquellas actitudes que te degradan. Respétate. Llora cuando estés triste, pero no te lo reproches ni lo hagas en público cuando no sea conveniente. Respétate. Y así en todo.

Ley 7
"No te mientas". Todos cometemos errores. A veces descubrimos de repente que hemos estado equivocándonos durante mucho tiempo, tal vez durante toda la vida. Recuerda la Ley 6 y empieza otra vez o abandona, pero no te mientas. Cuando nos engañamos a nosotros mismos estamos escupiendo sobre nuestras propias vidas.

Ley 8
"Siempre hay alguien más en alguna otra parte". No hay un único amante. No hay único socio, no hay un único país, no hay un único lo-que-sea. Todo el mundo quiere que lo encuentren. Hay millones de personas que quieren encontrarte. Y la inmensa mayoría de ellas no lo conseguirá. Eso sí que es triste y no lo demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario