jueves, 5 de enero de 2012

Las 48 Reglas Inmanentes de la Vida. Reglas 9 a 16.

Esta serie de seis entregas que se ha iniciado con Las Leyes Inmanentes de la Vida de la 1 a la número 8, se encuentra inspirada en el clásico Arte y oficio del teatro, de  Alan Ayckbourn, y que yo he aplicado al Teatro de la Vida, esto es, a los negocios, al amor, la ciencia, el aprendizaje, el compañerismo y en general, a todo aquello que conlleve la conversión de una idea en una realidad tangible.Hoy tenemos las Leyes Inmanentes de la vida desde el número 9 al 16. Al igual que las anteriores, son incontestables, certeras, absolutas. Utilízalas.

*     *     *

LAS CUARENTA Y OCHO LEYES INMANENTES DE LA VIDA. LEYES 9 A LA 16

Ley 9
"Procura que nunca nadie quede en ridículo". Ganar no requiere humillar. Tras la batalla de Bailén, que fue la primera que los ejércitos de Napoleón perdieron en Europa, el general vencido, Dupont, entregó su espada al anciano general Castaños con estas palabras: "Sire, os entrego mi espada, vencedora en cien batallas". Y Castaños contestó: "Pues esta es la primera que gano".

Ley 10
"De los expertos puedes recibir más de lo que te mereces. O menos. Pero nunca lo que te esperas. Si esperamos la aprobación de los demás para validar cada uno de nuestros actos, nos enfrascamos en una tarea apabullante, tediosa e inútil. Aportemos lo mejor de nuestro esfuerzo y nuestra conciencia a cada cosa que hagamos. No hay que hacer ni más ni menos.

Ley11
"La gente prefiere ocultar lo que siente". La gente se siente avergonzada por dos motivos: por lo que ha hecho y por lo que ha dejado de hacer, que son las dos principales razones por las que no pueden dormir a gusto por la noche, y por eso acuden al alcohol, a la tristeza o a la mentira... pero siguen durmiendo mal. Sólo hay un motivo para sentirse avergonzado: haber hecho daño a alguien sin la menor necesidad. Esto incluye a los animales, no sólo a las personas.

Ley 12
"Los famosos tienen más poder que tú". Así es. La proyección de su imagen es más potente que la de los demás, sean artistas, filósofos, deportistas o lo que sea. No te tomes la molestia de indignarte. Limítate a ser mejor un día más otro y sentirás un nuevo y vivificante placer. Ni siquiera es preciso que los demás se den cuenta de todo lo feliz que eres cada mañana.

Ley 13
"Aléjate de los estúpidos". Confucio dijo: "Ten amigos como tú" (esto es algo en lo que insistiré a lo largo de las próximas semanas). Lee la sentencia al revés: "No tengas amigos que no sean como tú" y comprenderás el profundo sentido de la sentencia.

Ley 14
"Si no tienes claro a dónde quieres llegar, lo más probable es que llegues a otra parte... o que te quedes donde estás".Y para siempre.

Ley 15
"Haz que la gente mire hacia donde tú quieres que mire".Esto se llama magia. La magia exige un primer e ineludible recurso: la imaginación. Antes de pronunciar la primera palabra, piensa en qué Universo pretende crear esa palabra. Siénte el dios o la diosa que crea realidades, porque realmente eres él o ella: el Universo entero ha sido concebido así. Si lo que dices es aire, el mismo aire se lo llevará consigo.

Ley 16
"Si eres más inteligente que el resto de la gente, simplifica la cosas". Los idiotas culpan a los demás de que no los comprenden. ¡Por eso son idiotas! Si tu inteligencia es tan extraordinaria, ajusta tu discurso al nivel de aquellos a los que quieres dirigirte. Tan fácil como eso.




No hay comentarios:

Publicar un comentario