martes, 24 de enero de 2012

Por qué (y cómo) las hembras eligen a los machos

Gupi de Trinidad. Las hembras de esta especie no solamente 
eligen a los machos con los que se van a aparear, sino que además
enseñan a las hembras más jóvenes con cuáles han de hacerlo
y con con cuáles no.
(http://www.aquabotanic.com)
En un artículo del zoólogo Lee Alanb Dugatkin y el ecólogo Jean-Guy J. Godin publicado en la revista Scientific American (Investigación y Ciencia en la edición española, junio de 1998) se explica que las hembras de pez gupi adultas edificbn su criterio con relación a los machos en función del comportamiento de éstos ante la presencia de depredadores. Cuanto más osados son los machos, más derecho tienen a inseminar las huevas. Los cobardicas son excluidos de la reproducción.

Es interesante el hecho de que la mayoría de los machos Gupi  "valientes" tienden a presentar un color anaranjado, pero las hembras permiten la inseminación de machos de color más apagado si muestran arrojo ante la presencia de depredadores hostiles.

También sucede que las hembras jóvenes se guían del criterio de las hembras adultas: un macho de color oscuro que ha sido aceptado por las hembras mayores también será aceptado por las más jóvenes. Lo fascinante de esta historia es que los machos no pelean contra los depredadores, sino que simplemente se acercan temerariamente a ellos para "inspeccionarlos" (suelen actuar por parejas). El criterio de las hembras es que los machos "cobardes" no se acercan porque su habilidad para huir del depredador, en el caso de que éste los ataque, es menor, por lo que en caso de intentarlo sería muy probable que el depredador los matase; por eso las hembras no quieren tener hijos suyos.

Según los autores del trabajo, las hembras son las encargadas de la selección del macho en la mayoría de las especies, incluyendo al ser humano, pero lo que podemos aprender de los peces gupi es que se trata de un ritual que no siempre se basa en la belleza, sino en la actitud de los candidatos.

¿Creen que es solamente una cuestión de zoología? No lo crean: tanto en la selección de personal como en la promoción dentro de las organizaciones no solamente se aplica el criterio de los conocimientos de los candidatos, sino su disposición ante los retos, su osadía a la hora de enfrentarse a situaciones difíciles y su determinación para dar lo mejor de sí mismos en escenarios cambiantes, desconcertantes o amenazadores.

No es únicamente cuestión de aptitud, sino también de actitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada