lunes, 16 de enero de 2012

¿Y si...? Cómo negociamos con nuestro Yo Futuro.

¿Y si...?, o en inglés, What If? es una técnica que se utiliza para anticipar situaciones de conflicto y generar el arsenal apropiado de respuestas ante situaciones adversas potenciales. Se aplica en creatividad como una herramienta auxiliar del brainstorming y también, por parte de los entrevistados, en las entrevistas en los medios de comunicación en previsión de preguntas incómodas.

 Aparte de su dimensión más materialista, la técnica ¿Y si...? cuenta con una versión, denominada ucronía, que inspira lo que quiero llamar Historia creativa: ¿qué hubiese sucedido en la historia del mundo si en el asalto a Constantinopla los defensores no se hubiesen dejado la puerta abierta, como realmente tuvo lugar? Otro ¿Y sí...? fascinante: Abū Alī al-Hasan, poeta y científico del siglo XI, fue quien inventó la cámara oscura, que fue el origen de la cámara fotográfica, pero que no podía guardar las imágenes, sino tan sólo visionarlas, mientras que su contemporáneo Shen Kuo, matemático, químico y alquimista chino, disponía de la técnica para hacer imprimaciones sobre superficies por efecto de la luz. ¿Y si se hubiesen conocido? ¡Hoy tendríamos fotografías de Santa Teresa mientras levitaba en la cocina del convento! ¿Te lo imaginas?
Sobre estas líneas, Catalina de Aragón, la segunda española que llegó a ser reina de Inglaterra como primera esposa de Enrique VIII. ¿Qué hubiese sucedido si no se hubiese metido por en medio la atractiva Ana Bolena? Posiblemente ésta hubiese salvado su vida y lo que hoy es Estados Unidos sería, junto a Canadá y toda Suramérica, Filipinas y Taiwan, parte de la Commonwealth. O tal vez no. Bajo estas líneas, un Tiranosaurio Rex en plena degustación gastronómica. Según la Teoría Álvarez (así llamada por el premio nobel Luis Álvarez) de haberse desviado una milésima de milímetro el aerolito que chocó contra La Tierra hace sesenta millones de años, estos bichos hoy se estarían paseando por Via Veneto como si tal cosa y Belén Esteban no saldría en la tele... o tal vez no.


Lo que nos enseña todo esto es que en cada uno de nuestros actos de la vida cotidiana, por insignificantes que puedan parecernos nuestras decisiones, se descuelgan futuros de éxito y fracaso, ramificados cada uno de ellos en resultados más que difíciles de imaginar. Es enorme el poder con el que contamos a diario entre nuestras manos. En realidad, cuando tomamos una decisión... estamos negociando con nuestro Yo Futuro. Y lo cierto es que la ventaja, en este preciso instante, es totalmente nuestra.

¿La vamos a desaprovechar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario