martes, 28 de febrero de 2012

¿Sabes cuándo te mienten?


“Ningún hombre tiene la suficiente memoria para salir impune de una mentira”
Abraham Lincoln


Los tres códigos básicos utilizados en los interrogatorios policiales son los siguientes: Vocal, Verbal y Corporal.

El Vocal hace referencia a la entonación. El aparato fonador del cuerpo humano es extraordinariamente complejo. Una musculatura específica acciona un fuelle (los pulmones) que impulsan el aire a fin de accionar una vibración específica en las cuerdas vocales que, convenientemente moduladas por los movimientos de la lengua y la disposición de los labios, emiten unos sonidos que, una vez descodificados, cumplen la función de transmitir un mensaje a los demás (¿alguien se había creído que eso de hablar era tan sencillo?).

El Verbal compete a la lógica más estricta y esencialmente se basa en la identificación de las contradicciones presentes en las declaraciones del sujeto.

El Corporal es mucho más sutil y abarca una abrumadora complejidad de señales (1) (Puedes creer que no estoy aquí para “hablar de mi libro”, pero si tienes ocasión de echar un vistazo a mi ensayo “Hablar sin palabras”, podrás comprobar la densidad de este apartado. Es un pozo sin fondo).

Pero en definitiva, lo que pasa es que no podrás juzgar si alguien dice o no la verdad basándote en una sola de esas categorías.

El análisis debe tener lugar CON  LAS TRES SIMULTÁNEAMENTE.

Eso es algo que exige por nuestra parte una disposición consciente al análisis de lo que está sucediendo cuando la otra persona nos habla. Marie-France Cyr redactó 25 instrucciones para el análisis de la veracidad de las declaraciones de otras personas basándose en el libro I know What You’re Thinking publicado por John Willey en 2003, pero que creo que las podemos resumir en las algunas menos (25 instrucciones para andar por la vida son demasiadas hoy en día, y desde una perspectiva holística, posiblemente inútiles, por no decir absurdas).

Yo creo que bastan con cuatro.

Aquí las tienes:

1.    Cuando una persona despierta en mí un sentimiento negativo, te planteras por qué. No te limitas al desagradable sentimiento que te produce, y sobre todo,  ¿por qué diablos te lo produce? ¿A qué te recuerda?
2.    Le dices a la otra persona que te explique con más detalle lo que te cuenta cuando no estás del todo de acuerdo con lo que acabas de escuchar.
3.    Te preguntas si lo que te están diciendo es algo “lógico”, “extraño” o “rematadamente raro”.
4.    Identificas si lo que te dice la otra persona es algo que conoce de primera mano o es algo que está elaborando mientras habla, sin tener todos los datos.
Una madre sabe perfectamente cómo funcionan estas cuatro reglas cuando pregunta a su chavalín de seis años:

-    ¿Te has zampado tú lo que había en la lata de galletas?

1 comentario:

  1. Se les nota en la mirada, pues miran hacia abajo. Y en la posición corporal... Es difícil mentir a una madre!

    ResponderEliminar