martes, 28 de febrero de 2012

¿Sabes cuándo te mienten?


“Ningún hombre tiene la suficiente memoria para salir impune de una mentira”
Abraham Lincoln


Los tres códigos básicos utilizados en los interrogatorios policiales son los siguientes: Vocal, Verbal y Corporal.

El Vocal hace referencia a la entonación. El aparato fonador del cuerpo humano es extraordinariamente complejo. Una musculatura específica acciona un fuelle (los pulmones) que impulsan el aire a fin de accionar una vibración específica en las cuerdas vocales que, convenientemente moduladas por los movimientos de la lengua y la disposición de los labios, emiten unos sonidos que, una vez descodificados, cumplen la función de transmitir un mensaje a los demás (¿alguien se había creído que eso de hablar era tan sencillo?).

El Verbal compete a la lógica más estricta y esencialmente se basa en la identificación de las contradicciones presentes en las declaraciones del sujeto.

El Corporal es mucho más sutil y abarca una abrumadora complejidad de señales (1) (Puedes creer que no estoy aquí para “hablar de mi libro”, pero si tienes ocasión de echar un vistazo a mi ensayo “Hablar sin palabras”, podrás comprobar la densidad de este apartado. Es un pozo sin fondo).

Pero en definitiva, lo que pasa es que no podrás juzgar si alguien dice o no la verdad basándote en una sola de esas categorías.

El análisis debe tener lugar CON  LAS TRES SIMULTÁNEAMENTE.

Eso es algo que exige por nuestra parte una disposición consciente al análisis de lo que está sucediendo cuando la otra persona nos habla. Marie-France Cyr redactó 25 instrucciones para el análisis de la veracidad de las declaraciones de otras personas basándose en el libro I know What You’re Thinking publicado por John Willey en 2003, pero que creo que las podemos resumir en las algunas menos (25 instrucciones para andar por la vida son demasiadas hoy en día, y desde una perspectiva holística, posiblemente inútiles, por no decir absurdas).

Yo creo que bastan con cuatro.

Aquí las tienes:

1.    Cuando una persona despierta en mí un sentimiento negativo, te planteras por qué. No te limitas al desagradable sentimiento que te produce, y sobre todo,  ¿por qué diablos te lo produce? ¿A qué te recuerda?
2.    Le dices a la otra persona que te explique con más detalle lo que te cuenta cuando no estás del todo de acuerdo con lo que acabas de escuchar.
3.    Te preguntas si lo que te están diciendo es algo “lógico”, “extraño” o “rematadamente raro”.
4.    Identificas si lo que te dice la otra persona es algo que conoce de primera mano o es algo que está elaborando mientras habla, sin tener todos los datos.
Una madre sabe perfectamente cómo funcionan estas cuatro reglas cuando pregunta a su chavalín de seis años:

-    ¿Te has zampado tú lo que había en la lata de galletas?

martes, 21 de febrero de 2012

Los Dos Hábitos Maravillosos

El escritor de Túnez Photo by Terricolensis
 
El primer empleo, el primer negocio, deseo, beso, logro. La primera revelación, recompensa, bendición. El primer equilibrio a bordo de la bici, el primer traje, la primera victoria, la primera escapatoria cuando todo se daba por perdido, la primera muestra de valor, de carácter, de sensatez, la primera responsabilidad. La primera amistad, el primer amor.

La primera vida.

¿Por qué esas sensaciones tienen que pasar al estante de los simples recuerdos? ¿A santo de qué darnos por vencidos al darlas por irrepetibles?

Del mismo modo que la dignidad es algo que es imposible mendigar ni otorgar, puesto que se posee o se carece de ella, así la felicidad no es cosa que cumpla esperar. En nuestras manos se encuentra el poder de hacer de ella una actitud y un hábito. No es simple palabrería: la Voluntad es el único elixir que  el ser humano puede concederse sin pedir permiso a nadie. La Voluntad es la esencia misma de la libertad.

El ser feliz no es más que una costumbre, que cuanto más se practica, más sólida se hace, y esa costumbre mana de los  Dos Hábitos Maravillosos:

1. El Hábito de la Grandeza: nadie ha sido respetado jamás por aquello que ha obtenido, sino por lo que ha dado. Que cada día haya grandeza en nuestros actos y en nuestros pensamientos. No necesitamos un fotógrafo a nuestro lado para inmortalizar el acontecimiento.

2. El Hábito de la Cordura: antes de hacer algo, piensa qué es lo que pasaría si no lo hicieses. Si la respuesta es algo capaz de causar un mal, a ti o a tus seres queridos, sencillamente, haz cualquier otra cosa más inteligente.
 
Fáciles de recordar. Fáciles de poner en práctica.




Timidez y Desinformación Inducida

Fuente de la imagen:  Depsicologia.com en el artículo "Cómo librarse de la timidez", 
que aborda el tema desde un enfoque psicológico). 
En este post se presenta el mismo asunto pero desde el punto de vista del nivel de conocimiento
de las normas internas (formales o informales) en grupos humanos, 
con indiferencia de su tamaño.

"Información es poder". Esta frase ha adquirido caracteres de dogma en el seno de las organizaciones. No obstante parece no haber sido comprendida en todo su incómodo significado.
El concepto de desinformación inducida refiere el desequilibrio entre las dosis de información que poseen los distintos sujetos que forman parte de un grupo. Una persona puede ser dominada si su monto de información se encuentra muy por debajo de lo que es compartido por el resto.

Resulta interesante que el bajo nivel de información en un contexto social tiene poco que ver con la inteligencia de la víctima, su capacidad económica o su sexo, entre otras muchas variables. En una pandilla de adolescentes, la persona que lidera el grupo puede imponer que se oculte a una o varias personas información sensible (por ejemplo, la consecución de unas invitaciones para un espectáculo o la hora y lugar de una cita). De forma similar, en una gran organización, un sujeto con poder suficiente puede no solamente ocultar, sino suministrar información falsa a otra persona (y en ocasiones a todo un departamento) de cuáles son las herramientas para alcanzar determinados objetivos... ¡e incluso de cuáles son esos mismos objetivos!

Al no conocer el funcionamiento de las reglas, formales o informales dentro de una organización, el sujeto se ve obligado o bien a actuar a ciegas, o bien a abstenerse de actuar de ningún modo. El resultado siempre consistirá en que es "apartado del grupo", pasando a ocupar un rango de dominado, bajo la presión dominante de la persona o grupo que conoce dichas reglas.

La ruta de la Timidez Inducida sigue este proceso:

1. La víctima desinformada comete errores, pero no se siente especialmente amenazada por ello.
2. Los efectos de la dominación ajena empiezan a ser reconocibles por la víctima. De aquí  pueden derivarse dos caminos alternativos:
                   2A) La víctima se rebela y fuerza a los dominadores potenciales a que reconozcan sus maniobras de ocultación.
                   2B) Las víctima se adapta.
Es obvio que no en todos los casos la ruta 2A soluciona el problema... pero el problema no se soluciona a través de la ruta 2B en ningún caso.
3. Si la ruta elegida (o forzada a elegir) es la 2B, se iniciará un rápido subproceso en dos pasos:

1º) El sujeto echará la culpa a los otros y 2º) El sujeto empezará a echarse la culpa a sí mismo por no ser capaz de solucionar el escenario adverso en el que se encuentra.

A partir de ese momento, se comportará de forma descentrada, inhibida y por lo tanto tímida. El DRAE describe al tímido como "medroso", "encogido" y "falto de ánimo". Evidentemente., ¿De qué otra forma podría comportarse encontrándose a diario entre tinieblas?

Recordemos siempre que en el paso 2A reside la única opción posible de salir a la luz y, parafraseando al DRAE, "desencongerse"..


miércoles, 8 de febrero de 2012

Las 64 Leyes del Cielo. Leyes Celestiales de la 25 a la 64

Con esta entrada concluyen las 64 Leyes del Cielo. Para consultar las leyes anteriores, acceder a los siguientes enlaces:

      números del 1 al 4, accesibles en este ENLACE .                 números del 5 al 8, accesibles en este ENLACE .

      números del 9 al 12, accesibles en este ENLACE .                números del 13 al 16, accesibles en este ENLACE  .

     números del 17al 20, accesibles en este ENLACE               números del 21 al 24, accesibles en este ENLACE 



Leyes anteriores

25.    No hagas demasiado caso de todo lo que te diga el maestro. Tú también cuentas. Pero escúchale con atención antes de abrir la boca.
26.    No vale la pena instruir a quien no desea ser instruido. El alumno debe ser diligente. Yo levanto una de las cuatro esquinas del lienzo que cubre la sabiduría, pero si el alumno no se esfuerza por descubrir las otras tres, no merecerá mi atención.
27.    Ese alumno que se viste como los maestros y procura caminar junto a ellos, no busca ser más sabio, sino aparentarlo.
28.    ¿Qué se puede hacer para añadir valor a nuestra mente? Despertarla con la poesía, afirmarla con hábitos saludables y fortalecerla con la música inteligente. Si tu ocio es vulgar, serás vulgar.
29.    ¿Debe tener la persona superior todas las habilidades? Sólo es preciso que tenga las suficientes para cumplir su misión. Toda otra pretensión es vanidad y ridículo.
30.    A fin de abrir mi mente utilizo los textos.  Para dominarme, me sirvo de los buenos hábitos.
31.    Antiguamente las personas estudiaban para perfeccionarse a sí mismas y compartir su sabiduría con los demás. Ahora sólo estudian para obtener un empleo. Después se sorprenden cuando el rey los expulsa de la corte.
32.    El defecto que abruma a quien gusta de la benevolencia pero no ama el estudio es la estupidez.
33.    Quien reverencia la sabiduría pero no se complace en el estudio caerá bajo el peso de la confusión.
34.    ¿Ama la sinceridad  pero reniega del estudio? Lo pagará con reiterada ansiedad.
35.    Veo que amas la sencillez, pero no estudias: te estás convirtiendo en una persona grosera.
36.    Quien ama la valentía pero no el estudio caerá en el pozo de la brutalidad.
37.    Si eres firme, pero no estudias, te tendrán por soberbio y verás cómo las puertas se cierran ante ti.
38.    Lo escuché y lo olvidé. Lo vi y lo entendí. Lo hice y lo aprendí.
39.    30. Hay muchos que tal vez puedan seguir el Camino, pero no podrán permanecer firmes en él y, en el caso de que permanezcan firmes, no podrán adaptarse a las circunstancias cambiantes.
40.    Es difícil ser pobre sin lamentarlo. Ess fácil ser rico y no ser orgulloso, pero pocos lo consiguen.
41.    La vida de la persona superior cuenta con tres mágicos atributos: carece de angustia, no siente dudas y no carece de valor.
42.    El agua profunda se cruza vestido. Para atravesar un vado basta con alzarse el vestido.
43.    El cuerpo nos pertenece, eso es cierto, pero también nosotros le pertenecemos a él. Cuidémonos mutuamente el uno al otro
44.    La persona superior pone sus palabras en práctica antes de pronunciarlas. Es a continuación cuando habla en congruencia con las acciones que ya ha llevado a cabo.
45.    La persona superior piensa en la virtud, el hombre vulgar en la comodidad; el hombre superior piensa en los castigos, el hombre vulgar en las gracias que pueda recibir.
46.    La persona superior anhela y crea el futuro. La persona inferior se ve sofocada por las preocupaciones.
47.    Lo que busca la persona superior se halla dentro de sí misma, lo que busca la persona vulgar resulta que siempre está en los demás.
48.    Una persona superior es aquella a la que se puede poner bajo su tutela un joven desvalido, el Gobierno de una nación y el parto de una vaca. Sin duda alguna.
49.    La persona superior es digna y no necesita alardear de ello. La persona vulgar se muestra orgullosa aún careciendo de dignidad.
50.    Si no se usan las palabras adecuados para describir una situación, habrá un desajuste entre lo que las palabras pretenden representar y lo que la situación realmente es. Si eso sucede, fracasarás. Fíjate bien en la realidad de las cosas y en lo que quieres conseguir. Hacerlo de otro modo equivale a engañarse a cambio de nada, porque quien desconoce el significado de las palabras no puede conocer ni a los hombres ni a las situaciones.
51.    La persona superior, si ocupa el puesto que le corresponde y lo hace con responsabilidad, es probable que sea respetada.  Si se encuentra en un lugar inadecuado por su rango o sus aptitudes y no es consciente de su irresponsabilidad, será humillada.
52.    La persona superior tiene tres principios de conducta: en sus gestos y forma de caminar no se advierte ni violencia, ni  timidez ni arrogancia. La expresión de su rostro sugiere sinceridad y sus palabras, así como la entonación de las mismas, complacen por su elegancia. En cuanto a las insignificancias del protocolo y los asuntos  legales para eso ya están los funcionarios con experiencia.
53.    Las personas que hablan con soltura, pero lo que dicen carece de sabiduría, a veces son escuchada durante cierto tiempo. Son las personas que escuchan más de lo que hablan aquellas a las que los demás acostumbramos a pedir su opinión acerca de las cosas importantes.
54.    No debe preocuparte el que no hayas un puesto que querías ocupar, sino el que no hayas sido digno de tal puesto, del mismo modo que no debes sentir inquietud por no ser famoso, sino por no haber alcanzado los méritos para serlo.
55.    Cuando veas  a personas admirables, piensa en cómo igualarlas. Cuando veas a personas zafias, incultas y malvadas, procede inmediatamente a examinarte.
56.    You  era un hombre capaz de tomar decisiones, ¿qué dificultad tendría si ocupara un puesto de gobierno? Ninguna. ¿Por qué dudaba entonces?
57.    Quien presenta un aspecto fiero, pero es débil por dentro, da lástima.
58.    Es imposible que puedas comportarte con timidez si no tienes previamente una imagen inflada, y por lo tanto falsa, de tu propia importancia. 

59.    Como cortas y afilas, como tallas y pules: el trabajador manual que quiere hacer bien su trabajo primero saca filo a sus herramientas .
60.    Los discursos astutos echan a perder la virtud y la falta de paciencia echa a perder los grandes propósitos.
61.    Si caes, ponte en pie. Si lloras, retírate a un lugar apartado y deja que las lágrimas agoten su caudal. Atribuimos a la tristeza un poder del que carece: somos nosotros quienes se lo otorgamos a ella.
62.    La persona inferior no alcanza a comprender el poder de lo espiritual y de lo simbólico porque la tenacidad es para ella un valor ajeno. Busca el mejor Tú que puedas llegar a ser. Y búscalo cada día.
63.    Comprométete. Cada día, cada hora y cada minuto. Cuando debas descansar, comprométete con el descanso y señala de antemano su principio y su fin. Rige tu vida con tenacidad y ella será tu dulce compañera.
64.    Recuerda que desciendes de los hombres y mujeres que, luchando contra la adversidad, sobrevivieron frente a un mundo hostil y feroz para que su sangre, a través de los siglos, haya llegado hasta tus venas. Sería injusto que con tal valiosa herencia te acobardases ante las dificultades que la vida te pueda plantear.

lunes, 6 de febrero de 2012

Las 64 Leyes del Cielo. Leyes Celestiales de la 21 a la 24

Anteriormente a esta entrada se han publicado lasanteriores Leyes Celestiale:

                         números del 1 al 4, accesibles en este ENLACE .                 números del 5 al 8, accesibles en este ENLACE .

                         números del 9 al 12, accesibles en este ENLACE .                números del 13 al 16, accesibles en este ENLACE  .

                       números del 17al 20, accesibles en este ENLACE  .

21.    No se te ocultará el carácter de una persona si observas lo que hace, si descubres los motivos por los que lo hace, si averiguas qué es lo que la complace.
Nada se oculta a la mirada inteligente. Tú también eres de cristal. Por lo tanto, permanezcamos siempre en la virtud

22.   El cuerpo de un tigre, si se le priva de su hermoso pelaje, es idéntico al de un perro o el de un cordero.
No te atemorices ante alguien que viste ropajes mejores que los tuyos

23.    Las personas más afortunadas son las que siempre desean aprender.  Las más desafortunadas, las que se burlan de las primeras.
La soberbia no es únicamente cosa de gente poderosa. Hay mendigos que alardean de su miseria y hay imbéciles que alardean de su propia ignorancia.

24.    Aprender sin pensar es inútil.
Y pensar sin haber aprendido es peligroso... ¡para los demás!

NOTA: Estas 4 Leyes del Cielo son un extracto del libro Confucio y la máquina de café, pero no los comentarios que las complementan, los cuales se han redactado expresamente para esta entrada.

domingo, 5 de febrero de 2012

Las 64 Leyes del Cielo. Leyes Celestiales de la 17 a la 20


Anteriormente a esta entrada se han publicado lasanteriores Leyes Celestiale:

                         números del 1 al 4, accesibles en este ENLACE .

                         números del 5 al 8, accesibles en este ENLACE .

                         números del 9 al 12, accesibles en este ENLACE  .

                        números del 13 al 16, accesibles en este ENLACE  .

 

17.    Si alguien te trata bien, trátale del mismo modo. Si alguien te trata muy bien, hazle saber que se lo agradeces. Si alguien te trata desmesuradamente bien, ponte en guardia
Quien exagera falta a la Verdad. Quien no sigue el Camino del Medio es peligroso, tanto si es fuerte como si es muy débil.

18.    ¿Sabías que son los más sabios y los más idiotas los únicos que mantienen la calma ante los momentos más difíciles?
Puedes elegir entre ser sabio o idiota, porque puedes elegir entre tener calma o no tenerla.

19.    Si un hombre no ha conseguido llegar a ser dueño de sí mismo, ¿cómo podría conseguir que los demás lo fuesen?
Jamás existirá un líder no ejemplar.

20. Son dos los errores que pueden cometerse cuando se está ante la presencia de una persona de alta posición: el hablar cuando no se debe, el  no hablar cuando se precisa hacerlo.
No se es elegante por el hecho de conocer las normas de la etiqueta, sino por observarlas.

NOTA: Estas 4 Leyes del Cielo son un extracto del libro Confucio y la máquina de café, pero no los comentarios que las complementan, los cuales se han redactado expresamente para esta entrada.

Las 64 Leyes del Cielo. Leyes Celestiales de la 13 a la 16


Anteriormente a esta entrada se han publicado lasanteriores Leyes Celestiale:

                         números del 1 al 4, accesibles en este ENLACE .

                         números del 5 al 8, accesibles en este ENLACE .

                         números del 9 al 12, accesibles en este ENLACE  .

13.    Quién no prevé la mentira ni piensa en la mala fe pero las percibe cuando  hacen acto de presencia, inmediatamente se convierte en una persona superior
Tal persona entra en combate con total serenidad.
14.    No me apenaría si me diese cuenta de que los hombres no me conocen, pero me entristecería  si yo no fuese capaz de conocer a los hombres.
La persona inferior cree que el ocuparse de los demás es propio de los débiles. La persona superior sabe que sólo pueden hacerlo quienes cuentan con suficiente poder.
15.    Procura tener amigos que sean como tú ya eres
Alzarse sobre los inferiores carece de mérito. Fingirse superior resulta patético.
16.    Jamás me fiaría de alguien que fuese capaz de atacar a un tigre sin armas, de cruzar una gran corriente sin barca o de morir sin lamentarlo.
Por lo tanto, jamás me fiaría de un demente.


NOTA: Estas 4 Leyes del Cielo son un extracto del libro Confucio y la máquina de café, pero no los comentarios que las complementan, los cuales se han redactado expresamente para esta entrada.

jueves, 2 de febrero de 2012

Las 64 Leyes del Cielo. Leyes Celestiales de la 9 a la 12


Anteriormente a esta entrada se han publicado lasanteriores Leyes Celestiale:

                         números del 1 al 4, accesibles en este ENLACE .

                         números del 5 al 8, accesibles en este ENLACE .

 

9.    Debes acompañarte por los Atrevidos y de los Honestos. Los Atrevidos avanzarán por el Camino y se servirán de aquellas cosas que el mismo camino les ofrezca. Los Honestos, por su parte, nunca harán nada que no deban
Con tales compañías, si es que ambas aceptan la tuya, no habrá ni temor ni reproche.
10.    La persona superior detesta la invención de excusas para qué  no se diga con claridad qué es lo que se desea.
La vida exige que tengamos que asumir algunos riesgos. En ocasiones hay que reservar el pensamiento, pero no es correcto ocultarlo de por vida. Hay momentos en los que hay que mostrar a las claras nuestra posición. No es un asunto de valentía o cobardía. Tan sólo se trata de tener sentido de la oportunidad para que que cada cosa tenga lugar en el momento adecuado.
11.    Si envías a los súbditos a la lucha sin facilitarles instrucciones, es lo mismo que abandonarlos. .
La primera tarea de las personas que realmente son líderes es la de compartir su sabiduría con los demás. Nadie es amado por lo que ha obtenido, sino por lo que ha entregado.
12.    Empuja a los timoratos, retén a los impacientes.
Ése es el sentido de la Vía del Medio* para los líderes..

 *La "Vía del Medio", en el pensamiento confuciano, representa el equilibrio entre los valores puramente espirituales (la virtud, la moral, la determinación, la justicia y la valentía, entre muchos otros) y los materiales, como la fuerza física, la capacidad de trabajo o el poder.
NOTA: Estas 4 Leyes del Cielo son un extracto del libro Confucio y la máquina de café, pero no los comentarios que las complementan, los cuales se han redacgtado expresamente para esta entrada.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Las 64 Leyes del Cielo. Leyes Celestiales de la 5 a la 8

Anteriormente a esta entrada se han publicado las Leyes Celestiales números del 1 al 4, accesibles en este ENLACE .

5.    Jie Wen [uno de los discípulos de Confucio]  pensaba tres veces antes de llevar una idea a la práctica. Cuando Confucio fue informado de su conducta, dijo: “Era suficiente con dos”.
No debemos malgastar nuestras vidas en medio de una tormenta de indecisiones. Acaso nos equivoquemos en alguna de ellas, pero si no nos decidimos por ninguna, fracaseremos en todas.
6.    El mecanismo mediante el que se adoptan las grandes decisiones es el mismo que se precisa para tomar las más banales.
No esperes a alcanzar el Poder para que tus pensamientos sean respetados por los demás. Comienza por respetarte a ti. El resto es cosa del tiempo.
7.    La persona superior se ocupa de lo fundamental porque una vez que lo fundamental ha quedado establecido, el camino a seguir se muestra diáfano.
Antes de dar comienzo a una gran y compleja batalla, el plan se dibujó sobre un pedazo de papel. En ese papel, apenas un par de trazos marcaron la estrategia global. Así es la vida de una persona.
8. La práctica del justo medio es la virtud. Siempre y en todo. Sin excepción.
No hay virtud que, en exceso, no acarree defectos. Eso incluye a la valentía, y también a la inteligencia. La temeridad alcanza al suicidio. La sabiduría, a la incomprensión. La autoestima a la soberbia. La humildad, al menosprecio. Busca tu Justo Medio. El tuyo es único, distinto al resto de los seres humanos.


NOTA: Estas 4 Leyes del Cielo son un extracto del libro Confucio y la máquina de café, pero no los comentarios que las complementan, los cuales se han redacgtado expresamente para esta entrada.