lunes, 26 de noviembre de 2012

Cómo conseguir que te entienda todo el mundo

Imagen de uno de los Discos de Oro que viaja a bordo de las naves espaciales Voyager I y Voyager II.

Las naves fueron lanzadas al espacio hace 33 años. El momento en que escribo estas líneas La Voyager I se encuentra a una distancia de 18.455 millones de km de la Tierra (puedes seguir su posición en tiempo real en este enlace de la NASA: http://voyager.jpl.nasa.gov/index.html).Uno de los centros de seguimiento se encuentra en la Comunidad de Madrid, en la localidad de Robledo de Chavela.

El objetivo del lanzamiento consistió en la investigación del espacio profundo y la transmisión de un mensaje a seres inteligentes que pudiesen encontrarse en algún remoto lugar del Universo. El disco lleva grabados una serie de códigos astronómicos basados en constantes universales que permitirían a una inteligencia desarrollada la identificación de la posición y fecha de lanzamiento de ambas naves espaciales.

Sin embargo, para mí lo más fascinante son los mensajes grabados en idiomas de los cinco continentes y por gente normal y corriente. Cada persona grabó en su idioma el mensaje que le pareció más conveniente. Algunos de esos mensajes, si los lees con el corazón abierto y la inteligencia despierta, te conmoverán:

INGLÉS: "Saludos de todos los niños del planeta Tierra".
ÁRABE: "Saludos a nuestros amigos de las estrellas. Ojalá algún día nos encontremos".
HEBREO: "Paz".
CINGALÉS: "Os deseamos una larga vida".
SESOTHO: "Os saludamos, ¡Oh, Grandiosos!
HUNGRÍA: "Os enviamos saludos a todos los seres del Universo amantes de la Paz".

La lista entera de los mensajes está en este enlace: http://voyager.jpl.nasa.gov/spacecraft/greetings.html

Lo más sobrecogedor de todo esto es que somos capaces de enviar mensajes cargados de amor, ingenuidad y buenos deseos a seres más o menos improbables que acaso se encuentren en la profundidad del espacio... y negamos los buenos días a un vecino que no habla nuestro idioma.

No nos pongamos pesimistas. De todos los mensajes que se encuentran en los Discos de Oro de las naves Voyager, mi favorito es el que se grabó en idioma punjabi:

"Bienvenidos a casa".

www.josehermida.com







jueves, 22 de noviembre de 2012

¿En qué está pensando ahora mismo tu principal competidor?


Despacho del general Montgomery presidida por la foto de su rival en el campo de batalla, el mariscal Rommel (reportaje publicado en la revista ArteHistoria, de la Junta de Castilla y León).

Los carros de combate del Africa Korps de Rommel habían ganado hasta el momento todas las batallas a los ingleses en la campaña del norte de África. Es cierto que en la batalla definitiva, en El Alamein, los británicos contaron con una superioridad bélica aplastante, la cual facilitó la victoria. Rommel se vio obligado a defender el flanco izquierdo del frente, dejando desguarnecido el resto de sus tropas, las cuales, faltas de material, tuvieron que retirarse.

Pero lo importante aquí es que Montgomery, cada mañana, al incorporarse al trabajo, lo primero que veía era la foto de Rommel. Y la primera pregunta que se formulaba era ésta: "¿En qué está pensando este hombre en este preciso instante?".

Pues bien: ¿En qué está pensando tu principal competidor? No esperes a hacerlo  mañana. Pregúntatelo ahora mismo.





lunes, 19 de noviembre de 2012

¿Por qué donde hay confianza da asco?


Aparentemente, con los extraños nos comportamos con mayor tacto que con aquellas personas con las que mantenemos un trato más frecuente y aproximadamente de igual a igual. ¿Por qué lo hacemos así?

La respuesta a esta pregunta no se encuentra tan relacionada con las normas de urbanidad o de buena educación como con una incomprensión por nuestra parte de la correcta identificación del escenario en el qeu tiene lugar la interacción, algo que supone un error de enfoque que no sólo no nos aporta el menor beneficio, sino que nos arrastra al interior de un absurdo pozo de estrés.

Por ejemplo, una persona con la que en el centro de trabajo tenemos un enfrentamiento no se desvanecerá en el aire al terminar la jornada laboral. Se irá a su casa y al día siguiente, a la misma hora, la volveremos a tener delante de las narices. Con todo su resentimiento a cuestas. Y por añadidura, con su nueva estrategia para vengarse del daño que le hemos infligido, y lo hará, en función de su personalidad, en el corto, medio o largo plazo. Nos habremos ganado una estupenda espada de Damocles sin la menor necesidad.

En realidad, la diferencia de trato que damos a las personas más próximas durante un episodio de arranque de carácter se explica por la seguridad que creemos tener en la impunidad de nuestras acciones con personas a las que conocemos (o creemos conocer) a la perfección, sean padre, hermanos, hijos, compañeros de trabajo, jefes o subordinados. Lo cierto es que esa impunidad resulta vana de todo punto, y se corresponde con el hecho de que la hemos asociado a nuestra Zona de Confort (por zona de confort se entiende un espacio de comportamientos automáticos enmarcados en la fantasía de que dichos actos no suscitarán ningún tipo de respuesta que pueda causarnos ningún tipo de perjuicio).

Podemos mantenernos a salvo de los efectos adversos del punto concreto del área de confort que acabamos de comentar si nos tomamos la molestia de hacernos estas dos preguntas:

1. ¿Qué sucedería si dejase verbalizar sin reservas mi primer impulso emocional?
2. ¿Qué sucedería si evocase una lista de tres posibles consecuencias en el corto, medio y largo plazo?

Son dos preguntas que nos ahorrarán estrés, tiempo y, más que posiblemente, dinero.




domingo, 11 de noviembre de 2012

Los libros más manoseados

Vete a la biblioteca municipal o de tu Comunidad más próxima. En la sección "Psicología" busca los títulos de la categoría de tests de autoaplicación.

Observando las anotaciones manuscritas de los lectores, distingues con claridad que se trata de adolescentes que hurgan en su ser, sus emociones y sus esperanzas. Hacen esos test porque se están preguntando si podrán o no podrán, si lo hacen bien o mal, si pueden mejorar, si van por buen camino o no. Si serán felices o se los llevará la riada, como a sus padres.

¿Alguien se cree de verdad que esas inquietudes desaparecen una vez concluye la adolescencia?

Ni hablar. Lo único que sucede es que los adultos se sugestionan para tenerse a sí mismas como personas expertas en la vida, cuando en lo único en que han adquirido práctica la mayoría de ellas es en el dudoso arte del autoengaño. Creen que ya no tienen que mejorar nada, porque "son como son" y punto.

Ya lo creo que son como son. Y así les va.

La formación continua no es asunto que quede acotado en lo técnico. El autoconocimiento, en cambio, es una necesidad tan intensa, año tras año, escenario tras escenario, que nadie dejaría de atenderla si tomase conciencia de cuánto puede mejorar su vida y la de sus seres queridos... suponiendo que tengan seres queridos, claro.


Cómo hallarse a salvo de la jauría humana.

Sencillamente: siendo quien eres.

No es tan fácil ser quien eres. Y no lo es porque, en primer lugar, necesitas saber quién eres.

Al antropólogo Georges Bataille le había llamado la atención la forma en la que, en el arte prehistórico, los artistas procuraban expresarse con el máximo de rigor al retratar la cabeza de un animal, pero al mismo tiempo, se desentendía de hacerlo cuando pintaba a un hombre: o bien aparecía una figura más o menos esquemática entre otras similares, anodino, indiferenciado, o bien, cuando se retrataba con mayor detalle, el ser humano portaba una máscara que generalmente consistía en la cabeza de un animal cazado(1).

En otras palabras, el hombre  representaba a los individuos de su especie subsumidos en el anonimato, pero a los animales, conforme a una identidad exclusiva: los animales eran más personas que ellos mismos.

Se trata de un enfoque osado, desde luego, pero me sorprendió por su originalidad y me hizo caer en la cuenta de que, a partir del Renacimiento europeo, la demanda de retratos se dispara coincidiendo con el auge de la economía, el comercio internacional y la difusión del conocimiento. Fue una época en la que el concepto de la ambición se hizo más popular, y a medida que se popularizaba más, más necesaria era la producción de retratos. Resulta interesante el que hoy en día la inclusión de una foto en un curriculum se inexcusable de todo punto; en lo que se refiere a las redes sociales, se puede decir que un usuario sin rostro, o por lo menos sin logo vicario (como es mi caso) no posee una presencia plena ante sus interlocutores potenciales: no suscita interés.

Estoy consultando la edición española de 1979 de Les revelations du visage, de Jean des Vignes Rouges (pseudónimo del militar frances Jean Tabourean, uno de los primeros difusores de la morfopsicología). Sorprende ver cómo el autor describe con gran lujo de detalle las conexiones entre la configuración de cada rostro humano y la atribución de un cierto modo de hacer las cosas, pero se encuentra más ocupado en presentar su obra como curiosidad intelectual que como herramienta de aplicación práctica, algo que lamento, ya que si Bataille estaba en lo cierto, todo da a entender que el hombre primitivo asignaba una mayor prioridad a la previsión de la conducta de sus piezas de caza (y la de otros animales que pudiesen cazarlo a él) que a la de las conductas de sus congéneres.

No he escrito estas líneas para lamentarme del manido dicho homo homini lupus, sino para remarcar, que si no te conoces bien a ti mismo ni te tomas la molestia de abrir los ojos a la forma de ser de todos y cada uno de tus interlocutores, el lupus malo vendrá, soplará sobre tu casita y después te comerá por las patitas.

Palabra.




(1) Más información en http://expositions.bnf.fr/portraits/arret/2/index2.htm. L'émergence de la représentation du visage dans l'art préhistorique.
.0

viernes, 9 de noviembre de 2012

¿Por qué la gallina cruzó la carretera?


La pregunta "¿Por qué la gallina cruzó la carretera?" es una especie de chiste que sólo tiene gracia (y no mucha) si quien lo escucha es capaz de inventarse una respuesta ocurrente. Se  publicó por primera vez en 1847 en una revista literaria neoyorkina, aunque posiblemente es mucho más antiguo y se cuenta como propio en muchos países. 

Algunas de las respuestas a la absurda pregunta son:


- Porque quería cambiar de paisaje
- Porque según Aristóteles es una costumbre que se encuentra en la misma naturaleza de las gallinas.
- Porque buscaba experiencias excitantes para su siguiente libro.

Y mil respuestas más, todas disparatadas. 

Pero yo puedo decir que una de las experiencias más desapacibles de mi infancia era cuando mis primas y yo íbamos de pasajeros en el medio destartalado Land Rover del Catastro, que mi padre conducía a través de aquellas carreteras de diminuto ancho de Os Bergantiños y aparecían a la vista una casa de labor a un lado del camino y unas cuántas gallinas al otro lado. Mis primas y yo sabíamos perfectamente qué era lo que iba a suceder: en cuanto las gallinas advirtiesen que se aproximaba el vehículo, ¿qué harían? ¡cruzar la carretera en tropel, como si estuviesen completamente chifladas, en plan gallina, por supuesto!

El elemento central del asunto es que las gallinas abandonaban un lugar inseguro, pero no peligroso, para refugiarse en su zona de confort, indudablemente segura, pero de mortal alcance. Mi padre tenía cuidado e incluso llegaba a parar por completo el coche, ya que no es que se pudiese atropellar alguna, sino que el parabrisas podía volverse repentinamente opaco tras un ensangrentado telón de plumas.

Muchas veces nos comportamos como esas gallinas. En lugar de mantenernos firmes en una situación de logro o de reto, frente a una amenaza, o incluso ante la oportunidad de abrir nuestras mentes ante una opinión nueva (y por lo tanto distinta de la que manteníamos hasta el momento) nuestro primitivo instinto de conservación nos juega la mala pasada de hacernos dudar de nuestra oportunidad medio paso antes de la culminación del logro, de rendirnos innecesariamente ante amenazas que tal solo se encuentran en nuestra imaginación o de abrirnos a nuevas experiencias y conocimientos que, al módico precio de la admisión de un nuevo enfoque mental, nos podrían aportar riqueza intelectual, riqueza espiritual o incluso... ¡simplemente riqueza!

Escribo estas líneas para compartirlas, es cierto, pero también lo hago a modo de conjuro que afiance nuestra  más firme decisión de no dejarnos arrastrar nunca más por los espejismos de seguridad emanados por personas y lugares aparentemente seguros, pero que no pasan de ser más que chantajes emocionales, pozos negros de puro y simple vampirismo.

Sea. 





lunes, 5 de noviembre de 2012

Las dos Leyes Inmanentes de la ruina de la relación de pareja


PRIMERA LEY.- Una conversación se convierte en discusión cuando se utiliza innecesariamente la palabra "tú" para describir un escenario de fracaso, vergüenza o error.

 SEGUNDA LEY.- Una discusión se convierte en separación cuando a la palabra "tú" se le ha añadido un adverbio de tiempo ("tú siempre" o "tú nunca").

Quien avisa no es traidor.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Manipulación de personas en grupos pequeños



"Información es poder". Esta frase ha adquirido caracteres de dogma en el seno de las organizaciones. No obstante parece no haber sido comprendida en todo su incómodo significado.
El concepto de desinformación inducida refiere el desequilibrio entre las dosis de información que poseen los distintos sujetos que forman parte de un grupo. Una persona puede ser dominada si su monto de información se encuentra muy por debajo de lo que es compartido por el resto.

Resulta interesante que el bajo nivel de información en un contexto social tiene poco que ver con la inteligencia de la víctima, su capacidad económica o su sexo, entre otras muchas variables. En una pandilla de adolescentes, la persona que lidera el grupo puede imponer que se oculte a una o varias personas información sensible (por ejemplo, la consecución de unas invitaciones para un espectáculo o la hora y lugar de una cita). De forma similar, en una gran organización, un sujeto con poder suficiente puede no solamente ocultar, sino suministrar información falsa a otra persona (y en ocasiones a todo un departamento) de cuáles son las herramientas para alcanzar determinados objetivos... ¡e incluso de cuáles son esos mismos objetivos!

Al no conocer el funcionamiento de las reglas, formales o informales dentro de una organización, el sujeto se ve obligado o bien a actuar a ciegas, o bien a abstenerse de actuar de ningún modo. El resultado siempre consistirá en que es "apartado del grupo", pasando a ocupar un rango de dominado, bajo la presión dominante de la persona o grupo que conoce dichas reglas.

La ruta de la Timidez Inducida sigue este proceso:

1. La víctima desinformada comete errores, pero no se siente especialmente amenazada por ello.
2. Los efectos de la dominación ajena empiezan a ser reconocibles por la víctima. De aquí  pueden derivarse dos caminos alternativos:
                   2A) La víctima se rebela y fuerza a los dominadores potenciales a que reconozcan sus maniobras de ocultación.
                   2B) La víctima se adapta.
Es obvio que no en todos los casos la ruta 2A soluciona el problema... pero el problema no se soluciona a través de la ruta 2B en ningún caso.
3. Si la ruta elegida (o forzada a elegir) es la 2B, se iniciará un rápido subproceso en dos pasos:

1º) El sujeto echará la culpa a los otros y 2º) El sujeto empezará a echarse la culpa a sí mismo por no ser capaz de solucionar el escenario adverso en el que se encuentra.

A partir de ese momento, se comportará de forma descentrada, inhibida y por lo tanto tímida. El DRAE describe al tímido como "medroso", "encogido" y "falto de ánimo". Evidentemente., ¿De qué otra forma podría comportarse encontrándose a diario entre tinieblas?

Recordemos siempre que en el paso 2A reside la única opción posible de salir a la luz y, parafraseando al DRAE, "desencogerse"..

Uso efectivo de la empatía en la entrevista de trabajo






Está bien pensar en lo que uno quiere cuando va a una entrevista de trabajo, pero está mucho mejor tener en cuenta qué es lo que necesita el entrevistador. En este video de 2 minutos de duración se invita al mantenimiento de una actitud inteligente y orientada hacia el objetivo que desea alcanzar la persona candidata (subtitulado catalán/castellano).