miércoles, 17 de abril de 2013

Colaboración, Confrontación, Indiferencia.

Non paranda nobis solum, sed fruenda etiam sapientia est.

("No basta con alcanzar la sabiduría, también hay que servirse de ella".
 Cicerón, De Finibus, 1, 1, 3.  Traducción de Neus Galí).


Este post es el quinto de una serie prevista de 15 entregas (tres por semana) que trata acerca del proceso de una joven de 24 años en su empeño por ser feliz. El morfopsicólogo Àlex Martínez Miralpeix y el consultor de comunicación Jose Hermida acompañarán a María a lo largo de la experiencia. Los nombres y lugares se han adaptado a la narración para preservar la intimidad del personaje real.

RESUMEN DE LO PUBLICADO:

Entrega 1.  "ME VA MAL CON LOS CHICOS"(pulsar AQUÍ para ir al primer capítulo).  
Entrega 2 "¡QUIERO SEDUCIR A QUIEN YO QUIERA" (pulsar AQUÍ  para ir al segundo capítulo). 
Entrega 3 "LO QUE DICE TU ROSTRO Y LO QUE TÚ CREES QUE DICE" (pulsar AQUÍ  para ir al tercer capítulo).
Entrega 4 "USO, ABUSO Y DESUSO DE LAS EMOCIONES" (pulsar AQUÍ  para ir al cuarto capítulo).
 
***

Pedro Calderón de la Barca publicó en 1655 El gran teatro del mundo. Calderón se anticipaba con su obra en tres siglos a las técnicas actuales de la denominada proyección de la imagen personal o marketing personal. La idea central de Calderón consistía en que la vida humana es como un teatro donde cada persona representa un determinado papel. La novedad de la morfocomunicación que aplicamos en Morfocom va más allá: la efectividad de un papel ante el público depende del escenario en el que lo sitúes. Para ello necesitas dos herramientas: una, el saber quién eres, y dos, ver lo que realmente tiene lugar a tu alrededor.

Da igual si la actriz o el actor se saben de memoria el texto del libreto: si no son conscientes del entorno en el que la palabras, gestos o acciones tienen lugar... no sólo el público no se emocionará, sino que, en el mejor de los casos, se levantará de sus butacas y se largará del teatro, sino que en el peor... le prenderá fuego al local. Es decir, pasará de ti.

En el post anterior (Uso, abuso y desuso de las emocionesi) habíamos anticipado algo en este sentido, pero ahora, lo que queremos compartir con todos vosotros es la importancia de saber qué es lo que realmente está teniendo lugar a tu alrededor.

Recordaréis que en ese post Mario había defendido no sólo la dignidad de su sexo, sino que se había compadecido del comportamiento de la persona que le había ofendido en público; más aún, lo había defendido delante de quienes, supuestamente en broma (o más bien debido a su falta de sensibilidad) se habían burlado, en una reprobable actitud temeraria, de su orientación sexual. Es decir, Mario se había comportado de acuerdo con un escenario de colaboración con quienes, en el marco de ese teatro, lo había ofendido, tanto a él como al otro, escenario que se denomina amistad. Debido a la ingenuidad de los espectadores de la escena, estos habían transformado el escenario de colaboracion en uno de confrontación inicial. Cuando Mario rechaza el menosprecio del que es víctima (que no hubiese tenido lugar, evidentemente, si los espectadores hubiesen mostrado una mayor agudeza), se ve afectado emocionalmente, y como tal, actúa... ¡y ése es precisamente el momento en el que María da rienda suelta a su violencia verbal! 
***

Tras ese descontrol de los mensajes por parte de María, ésta entra una frenética montaña rusa emocional que, en efecto, termina por fulminar toda esperanza de felicidad.

Hay un viejo dicho que asegura el que si no sabes hacia dónde vas, terminarás por llegar a un sitio que posiblemente no te guste.

En morfocomunicacion decimos: "Si no sabes dónde estás, no llegarás a ningún sitio".

***
 Precisamente por eso nos propusimos entrenar a María para que supiese en todo momento dónde se encontraba. Y la tarea no resultó nada fácil.

A partir de la próxima entrega empezaremos a saber por qué.

***






No hay comentarios:

Publicar un comentario