lunes, 29 de abril de 2013

Las Tres Reglas Inmanentes de la Vida

Nihil est magna vita quam multa minuta

("Una vida importante no es más que un montón de cosas pequeñas").
Proverbio antiguo originalmente traducido por  Neus Galí en la obra Aurea Dicta, levemente modificado por Jose Hermida.



Este post es el decimoquinto (y último) de la serie de 15 entregas que ha tratado acerca del proceso de una joven de 24 años en su empeño por ser feliz. El morfopsicólogo Àlex Martínez Miralpeix y el consultor de comunicación Jose Hermida han acompañado a María a lo largo de la experiencia. Los nombres y lugares se adaptaron en todo momento a la narración para preservar la intimidad del personaje real.

RESUMEN DE LO PUBLICADO:

Entrega 1.  "ME VA MAL CON LOS CHICOS"(pulsar AQUÍ para ir al primer capítulo).  
Entrega 2 "¡QUIERO SEDUCIR A QUIEN YO QUIERA" (pulsar AQUÍ  para ir al segundo capítulo). 
Entrega 3 "LO QUE DICE TU ROSTRO Y LO QUE TÚ CREES QUE DICE" (pulsar AQUÍ  para ir al tercer capítulo).
Entrega 4 "USO, ABUSO Y DESUSO DE LAS EMOCIONES" (pulsar AQUÍ  para ir al cuarto capítulo).
Entrega 5 "COLABORACIÓN, CONFRONTACIÓN, INDIFERENCIA" (pulsar AQUÍ  para ir al quinto capítulo).
Entrega 6 "LO QUE DICES DESEAR Y LO QUE REALMENTE DESEAS" (pulsar AQUÍ  para ir al sexto capítulo).
 Entrega 7.  "EL TEST DEL DESIERTO" (pulsar AQUÍ  para ir al séptimo capítulo).
 Entrega 8.  "RESPUESTAS AL TEST DEL DESIERTO" (pulsar AQUÍ  para ir al octavo capítulo).
 Entrega 9.  "LO QUE MARÍA CONTESTÓ A TU TEST DEL DESIERTO" (pulsar AQUÍ  para ir al noveno capítulo).
 Entrega 10.  "EL ÚLTIMO TEST KOKOLÓGICO" (pulsar AQUÍ  para ir al décimo capítulo).
 Entrega 11.  "SOLUCIONES AL TEST DEL PUESTO AMBULANTE" (pulsar AQUÍ  para ir al undécimo capítulo).
Entrega 12.  "RESPUESTAS DE MARÍA EN EL TEST" (pulsar AQUÍ  para ir al duodécimo capítulo).
Entrega 13.  "EL VÉRTIGO DEL ÉXITO Y EL PACTO SECRETO" (pulsar AQUÍ  para ir al decimotercero capítulo).
Entrega 14.  "ÉXITO PARA CADA DÍA: CÓMO LOS BEBÉS PUEDEN SER NUESTROS MAESTROS" (pulsar AQUÍ  para ir al decimocuarto capítulo). 
***
Todos los seres humanos resultamos básicamente iguales. Tan sólo nos diferenciamos en el uso que hacemos de nuestro aparataje inicial a la hora de llegar a este mundo. El resto lo construimos y nos lo construyen, la familia, los maestros y la sociedad en su conjunto. La identidad de lo que somos, nuestra verdadera esencia, solamente se edifica sobre los cimientos de la libertad personal... pero no hay mayor carcelero que cada uno de nosotros mismos, puesto que nadie más conoce con tanto detalle y profundidad la esencia de nuestras debilidades: cobardía y ambición, soberbia y timidez, torpeza y fingimiento. Y mil cosas más que solamente conocemos usted y nosotros, el equipo de Morfocom.

Resulta fascinante cómo la experiencia de María, la anónima voluntaria que ha aportado su experiencia personal a este experimento, ha recorrido, en tan sólo tres semanas, la esencia de la vitalidad (el deseo, la ambición de la felicidad, pero también la incomprensión del propio ser, las secuelas de la soberbia, el ánimo de la amistad, la tenaz búsqueda de la armonía, el reconocimiento del malestar, la identificación de las fortalezas y debilidades del espíritu y la fuerza necesaria para domar nuestra conciencia a la hora de interacionar de forma saludable con los demás.

La felicidad, al igual que el éxito, tiene un significado distinto para cada persona. Para unos significa silencio y calma; para otros, frenesí y popularidad. Un tercer grupo gusta de lo uno y lo otro en función de las circunstancias. La vida alocada acarrea disgustos, pero también la solitaria puede hacerlo. Lo uno y lo otro afecta directamente al modo en que proyectamos nuestra personalidad en la vida social y cómo los demás nos retribuyen o castigan en función de nuestra sagacidad para mantener el comportamiento adecuado, en el lugar y tiempo adecuados y con las personas sociales, sagacidad que hoy se resume en la expresión inteligencia social. No es ningún don. No viene en el kit. Lo aprendes cuando te equivocas y aprendes la lección. Lo aprendes cuando aciertas y no se te olvida la lección.

Es posible que existan  miles de explicaciones más o menos fiables acerca de cómo se contruye la felicidad, pero sin el propio autoconocimiento (auténtico, no fantasioso) el camino de la vida no hará rasguños. Hará heridas. Para los primeros y las segundas te ofrecemos un botiquín de emergencia con tres elixires, a los que hemos denominado Las Tres Reglas de la Vida. Son las siguientes:

PRIMERA REGLA: "Naces con un kit básico de habilidades y defectos generado cientos de miles de años atrás y mejorado generación tras generación, lo que te convierte en el ser más capaz producido por tu rastro genético" (ojo: eso no quiere decir que seas la persona más capaz del mundo, sino la  potencialmente más capaz de tu rastro genético). Otro asunto es dónde naces y cuándo. Lo que ha venido pasando a tu alrededor desde que naciste no es responsabilidad tuya ni de tus antepasados. Es lo que hay, pero influye en tus percepciones y, por supuesto, en tus comportamientos, que son precisamente los que propician las respuestas que obtienes del mundo que te rodea". 

SEGUNDA REGLA:  "La Naturaleza te ha creado para mejorar, no para que empeores, La Naturaleza no es estúpida, pero como toda esencia creada,  no es inteligente por completo. Necesita que le echen una mano. En otras palabras, si quieres mejorar, tienes que ayudar a la Naturaleza. Si no quieres hacer ese esfuerzo, no te quejes".

TERCERA REGLA: "Aprende, aprende y aprende. Cuando veaas a una persona admirable, piensa en cómo igualarla. Cuando veas a una persona zafia y malvada... ¡procede inmediatamente a examinarte! Aprende, aprende y aprende.

Buena suerte.


 ***

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada