sábado, 1 de junio de 2013

La cooperación es la clave

La doctora Rachel Kendal (zoóloga y antropóloga). La diferencia capital del
 ser humano con relación al resto de los mamíferos es su capacidad para 
aprender de la experiencia DE LOS DEMÁS, vivos o muertos.

La obsesión contemporánea de la competición por "ser mejor que los demás" resulta absurda. El paso previo para "ser mejor" comienza por aprender de los otros, tanto si son nuestros vecinos o bien personas que existieron cientos o miles de años atrás. La cooperación es la clave.

El año pasado, la doctora Kendal y sus colaboradores de la Universidad de Durham llevaron a cabo un experimento comparativo entre humanos (niños de entre tres y cuatro años) y chimpancés en la tarea de resolver un rompecabezas que llevaba acarreado un premio estimulante para ambos grupos. Los niños ganaron no por ser "más inteligentes", sino por cooperar entre ellos, mientras que los chimpancés lo hacían impulsados por el egoísmo. Los investigadores explican esta diferencia de actitud en función de la capacidad innata en el ser humano para construir una cultura basada en la experiencia y habilidades de otras personas.

Para mayor información acerca de este tema, pueden consultar el artículo de Mente y Cerebro, nº 60, páginas 14 y ss, edición en español de Gehirn und Geist.

jose hermida


No hay comentarios:

Publicar un comentario