jueves, 27 de junio de 2013

"La Experiencia Cumbre de Maslow" o bien "El éxito para cada día" a tu alcance.

Descenso de Pierre Gevaux en parapente desde la cumbre del Himalaya... ¡en 1985!, cuando un parapente no era más que una especie de trapo que no merecía más calificación aeronáutica que la de un avioncito de papiroflexia.

El psicólogo Abraham Maslow fue uno de los fundadores de la Psicología Humanista, la cual postula la natural tendencia humana hacia la salud mental, un logro que exige esa difusa tarea a la que hemos convenido en denominar "realización personal".

Maslow elaboró el concepto de "Experienica cumbre" para referirse a esos momentos sublimes en los que una persona se encuentra en armonía consigo mismo y con su entorno, y si la persona presta atención, puede observar que a lo largo del día, tiene más de una oportunidad para identiicar esa "experiencia" única, y ello, tanto si las cosas han ido bien como si no han sido plenamente satisfactorias. Incluso un fracaso puede  enconsistir una experiencia cumbre si tiene la virtud de impulsar nuestra capacidad de revolvernos frente a la adversidad (se trata del neoconcepto de resiliencia, tan de moda)

No importa "el tamaño" de la experiencia;da igual si es diminuta o espectacular. Lo sustantivo es que implique "armonía" (con uno mismo y con la vida en general), es decir, QUE PUEDAS COMPROBAR QUE TU VIDA TIENE UN PROFUNDO SENTIDO Y UN VALOR INCOMENSURABLE, QUE VA MUCHO MÁS ALLÁ DE LA SIMPLE SUPERVIVENCIA. En otras palabras, que no eres una simple "unidad biológica", sino una entidad trascendente.

Lógicamente las experiencias cumbre más visibles son las más espectaculares. El video que abre este post (en realidad, una primitiva filmación en 8 mm, sin sonido) es el aterrizaje de Pierre Gevaux en el campamento base tras haber despegado desde la cumbre del Himalaya con lo que entonces era un "parapente", pero que lo cierto no era sino un paracaídas en el que "el piloto", tal como se puede ver, iba colgado como un chorizo.

No os perdáis el momento en que se pone de rodillas, cierra los puños y grita. Eso es una experiencia cumbre.

Cada día puedes tener una. Y probablemente  no sea necesario que te lances al vacío desde lo alto de una montaña de más de 8 km de altura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada