viernes, 6 de septiembre de 2013

Logro y recompensa

Echamos a perder el valor de nuestras acciones porque nuestra mente elige la imagen de la recompensa antes que la del Logro. Ejemplo: "si consigo ese empleo, podré comprar un automóvil nuevo". Esa actitud hace que la mente nos aturda con la imagen del automóvil, en lugar del logro del nuevo empleo, lo cual debería constituir nuestra prioridad.

La fantasía errónea ("el automóvil") devora la energía, concentración, actitud y planificación necesarias para conseguir el empleo.

Cuando energía, concentración, actitud y planificación se encuentran bajo nuestro dominio, ya hemos alcanzado el Logro, sin el cual no puede haber recompensa ("el automovil").

Cuanto más deseemos algo, más debemos aplicarnos a los medios para lograrlo. Por eso es por lo que la tarea, por sí misma, es la recompensa. El "automóvil" no es más que una consecuencia de nuestra actitud, y por eso no hay que obsesionarse con los resultados.

Obviamente, la Paciencia, El Autodominio y la Tenacidad anteceden al Logro, y sin éste, no hay recompensa posible.

Pocos entienden este proceso tan sencillo.

* * *

Tómate unos segundos para ver un bello (y brevísimo) ejemplo acerca del Logro y la Recompensa. He elegido para esta serie un elocuente fragmento educativo de la serie Kung Fu, algunos de ellos especiamente bellos. En éste, se accede desde elenlace http://tinyurl.com/luuc2wp  El guardián del templo rechaza a los muchachos que juegan para aliviar el tiempo de la espera; en cambio, elige a quienes mostraban la necesaria determinación de alcanzar sus propósitos.
“Este post es el tercero de la serie Los 10 Pasos, que aparecerá incluida en la segunda edición de El clan de los soñadores fértiles, de próxima aparición.  Los dos pasos anteriores fueron estos:

PASO 1: http://tinyurl.com/mkb29pv
PASO 2: http://tinyurl.com/llhhsuz  
* * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada