domingo, 13 de octubre de 2013

Quarks, amor, matemáticas y duelo a pistola.

 
El matemático Évariste Galois, fallecido en 1832 a la edad de 20 años.
en un duelo a muerte por una mujer. Su contribución al desarrollo
del álgebra abstracta fue esencial en multitud de áreas, desde los acertijos
hasta la astronomía y la comprensión de la materia.
 

Usted está leyendo este texto porque la pantalla de su ordenador le devuelve una "traducción" del código binario que se genera mientras escribo estas líneas en mi teclado. Para conseguir que tal proceso se lleve a cabo tengo que poner en contacto el material biológico de mi piel con cada tecla. Piel y plástico se encuentran constituidos por átomos de diferente carácter, pero no todo termina en los átomos, ya que estos se encuentran formados a su vez por partículas como los protones y los neutrones, siendo estos  "creados" por combinaciones de quarks y leptones, los cuales forman la materia visible.
 
Nada de esto podría saberse de no haber sido por el desarrollo del álgebra abstracta en el campo de la teoría de grupos, uno de cuyos mayores contribuidores fue el joven matemático francés Évariste Galois, fallecido en un duelo a pistola a la edad de veinte años, al parecer, con motivo de la disputa por una dama.
 
El duelo tuvo lugar al amanecer. Galois pasó la noche en blanco y la aprovechó para escribir una carta a un amigo (ver imagen) entremezclando fórmulas matemáticas con referencias a la mujer que originó el fatal desenlace. El joven enamorado, herido en el vientre por un certero disparo de su rival, sufrió una prolongada y dolorosa agonía antes de fallecer.
 
A lo largo de su brevísima vida, Galois produjo unas cien páginas de teorías, las cuales contribuyeron a que las siguientes generaciones de matemáticos desarrollasen conjeturas, ecuaciones y teoremas con las aplicaciones más variadas, desde el cubo de Rubick y la resolución de acertijos hasta la intuición que llevó a los científicos a darse de bruces con el Bosón de Higgs, conocido popularmente como la Partícula de Dios.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario