miércoles, 25 de diciembre de 2013

Nadie puede humillarte sin tu consentimiento.

La combinación de zoom in y zoom out es una técnica de comunicación
persuasiva que puede aplicarse en cualquier escenario de confrontación.
 
Hoy, día de Navidad, salí a dar un paseo en bici a primera hora de esta mañana de lluvia casi helada (está nevando en estos mismos instantes cien metros por encima de donde me encuentro en este momento). Las calles estaban desiertas. Observé que en un cartel donde se anunciaba un concierto del cantante Bunbury, alguien se había mofado del artista pintándole unos ridículos bigotes. Entonces descubrí algo que me llamó la atención: si te acercabas al cartel, podías ver que algunas gotas del agua de la lluvia se habían deslizado sobre el rostro, dando la impresión de que el cantante en persona estaba llorando a causa de la gamberrada: el zoom in había cambiado por completo el escenario de burla, pasando a dotar a Bunbury de una grandeza en la que los diseñadores ni siquiera se habían imaginado, puesto que la aplicación del zoom había transformado un simple cartel publicitario en una obra de arte urbana.
 
En la vida diaria podemos utilizar esta misma técnica para neutralizar burlas, proyectar la imagen personal que nos interese en función de los acontecimientos y muchos otros propósitos. Esta técnica se imparte en los seminarios de MentalBox.
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada