lunes, 3 de febrero de 2014

¿Se puede saber a qué tienes miedo?

Documento sin título
CUANDO LLEGUE LA NOCHE, sitúate ante un espejo como a un metro y medio de distancia después de haber colocado a tus espaldas una vela encendida. A continuación apaga las luces. Cuando lleves contemplando tu propia imagen en el espejo durante un par de minutos verás cómo empieza a transformarse en la de otra persona (o ángel ,o tal vez demonio, nunca se sabe).
LO QUE EN REALIDAD SUCEDE es que la escasez de luz impide que la actividad neuronal de tu cerebro pueda coordinar la escasa información que recibe (el cerebro “ve” las cosas sólo si hay luz; el resto proviene de esa fábrica Disney a la que llamamos “imaginación”.
Lo anterior es una buena y una mala noticia al mismo tiempo: es buena porque a partir de ese momento ya sabes que tienes poderes sobre los supuestos fantasmas. La mala es que ése fenómeno, que aquí te planteo como un juego, tendrá lugar de una u otra forma SIEMPRE QUE NO DISPONGAS DE INFORMACIÓN SUFICIENTE acerca de lo que ocurre a tu alrededor, tanto si es en tu trabajo, en el concepto que puedas tener acerca de ti o en la fidelidad de tu pareja.

El miedo es una inteligente herramienta para la supervivencia, pero la oscuridad da pavor porque no aporta información, y un examen inquieta por el mismo motivo, así como tener que hablar en público o hacer lo que sea por primera vez.
EL MIEDO ÚTIL es el que te pone en guardia gracias a una pizca de adrenalina en tus venas; los riñones se encargan de esa tarea gracias a las cápsulas suprarrenales (es que está todo pensado). En resumidas cuentas: SI TIENES QUE SENTIR MIEDO, QUE SEA SIEMPRE DEL ÚTIL (el otro lo puedes tirar al contenedor de reciclaje).
NOTA BENE: no me responsabilizo si DE VERDAD esta noche aparece un fantasma en tu casa y te roba la cubertería de plata, que conste. Se puede ampliar información sobre lo de la vela y el espejo en el número de Mente y Cerebro de enero/febrero en un artículo de Richard Wiseman, psicólogo (¡y mago!)especializado en temas de atención y percepción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada