domingo, 16 de marzo de 2014

Bobadas sobre la cultura


Hay gremios supuestamente intelectuales que se limitan a proclamar panegíricos de obras que no han leído, al mismo tiempo que desprecian otros trabajos de los que ni siquiera han tenido noticia antes de que el pensamiento à la page les haya impuesto que, obedientemente, los pusiesen a los pies de los caballos.

Mi padre me hizo saber que no era conveniente subrayar textos de los libros. Nunca le hice caso. En la imagen, primera página de cortesía de un autor, cuyo nombre no revelaré aquí (las personas sabias tienen que saber a quién me refiero) con la señalización de páginas ricas en imaginación, sabiduría, y sobre todo inteligencia, de un escritor estadounidense despreciado por su "vulgaridad" pero que la gente fingidamente culta ha alabado sin respiro en las versiones cinematográficas de su obra. El estado del libro denota su continuado uso a lo largo de los años.

Qué penita la esclavitud, por favor. A ver si conseguimos ser libres y valernos de nuestro propio criterio de una maldita vez .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada