miércoles, 23 de julio de 2014

Regla Aérea Nº 15: Estabilízate tú antes de estabilizar el avión.

La posibilidad de sobrevivir es inversamente proporcional al ángulo de descenso.
Cuanto mayor es el ángulo de descenso, menos probabilidades hay de sobrevivir y viceversa.
 
Este video muestra a Lillymae, a los 9 años de edad en una de sus clases de pilotaje de velero. En el minuto 0:50 el aparato entra en pérdida. Entrar en pérdida es una cosa mala de verdad, porque el avión deja de volar.
 
Y entonces se cae. Y si no lo arreglas eso, te matas.¿Estamos?
 
Cuando se cae un avión hay algo que hacer antes de recuperar el CONTROL sobre el avión: RECUPERAR el CONTROL SOBRE TI MISMO, porque si no recuperas el control sobre ti mismo, el avión no se recupera él solito.
 
En este video, Lillymae, cuando la aeronave entra en pérdida, sencillamente, se queda tranquila y se ocupa de estabilizar el aparato (puedes ver la misma escena de la cabina, pero grabada desde tierra en el minuto 2:14 del video).
 
Un par de notas técnicas: un avión vuela gracias a su velocidad. La parte frontal de las alas ("borde de ataque", lo que hacen es dividir las partículas del aire que tienen delante. La mitad de esas partículas de aire pasan por encima del ala ("extradós") y la otra mitad por debajo ("intradós"). Pero los ingenieros aeronáuticos, que son muy listos, diseñan el extradós en curva, lo cual obliga a que las partículas de aire que van por encima tengan que ir a toda velocidad, ya que el camino a recorrer es más largo que las que van por debajo, lo cual hace que disminuya la presión en la parte superior del ala ("extradós") y que la aeronave sea "chupada" hacia arriba. Eso funciona así en una gaviota, en un planeador, en un reactor de combate de última generación o en un Boeing 787 Dreamliner (todo eso está basado en el Efecto Venturi", el cual refleja la aplicación práctica del Teorema de Bernoulli, de Daniel Bernoulli quien lo demostró en el año 1738, flípalo).
 
Observarás que todo lo que te estoy contando tiene relación con tu vida, de acuerdo con todos los posts anteriores acerca de las Reglas Aéreas para la Vida publicadas en este mismo blog y cuya relación figura al final de este post.
 
De modo que lo que Bernoulli y Venturi nos han enseñado es esto:
 
- Cuanto más altura tengas, con más posibilidades de supervivencia contarás, porque podrás corregir el ángulo de descenso hasta situarlo en sus niveles convenientes (la mayor parte de la gente cree que la *altura* es peligrosa, pero resulta que no, porque más altura significa más tiempo para corregir los errores).
 
- Cuanto más te ocupes del problema y menos de la revisión de tu estado de ánimo, más posibilidades hay de que te estrelles. El estado de ánimo es lo primero. La altura es lo segundo. Lo tercero es corregir el rumbo de las cosas, pero no corregirás el rumbo de las cosas si tu estado de ánimo es una bazofia o si no tienes la suficiente *ALTURA DE MIRAS*. ¿Estamos?
 
Estamos.
 

(los tontos siguen creyendo que EL FUTURO ESTÁ EN CUALQUIER PARTE)


¿Alguna DUDA? consulta las reglas NÚMERO 1, NÚMERO 2, NÚMERO 3,

No hay comentarios:

Publicar un comentario