sábado, 27 de septiembre de 2014

Seducir al público es fácil si sabes cómo.












 



A la izquierda, Jordi Pujol en su intervención en el Parlament para justificar el depósito de cuentas bancarias en paraísos fiscales. A la derecha, yo mismo en un descanso durante la grabación del análisis gestual-estratégico del ex presidente en Antena 3 TV. Dejando de lado cuestiones éticas o de veracidad, su intervención ha obedecido a una inteligente puesta en escena. Unos lo verán como maniobra perversa, otros como "Astucia de David" y otros no verán nada de nada. Así funciona la magia de la política.

__________________________________________


Lo importante es que la comparecencia de Jordi Pujol nos ha permitido ver en la práctica algunas de las mejores técnicas de seducción aplicables en escenarios de crisis. Paso a exponerlas a continuación. Déjese guiar por su conciencia a la hora de llevarlas a la práctica (no todas son plenamente honestas ).
 
1. Crear el escenario que a usted le parezca más conveniente sin pronunciar una sola palabra. Cuando Pujol entra en el salón de sesiones, hace oscilar el cuerpo de lado a lado, tal como haría John Wayne al llegar al saloon donde se encuentran los malvados pistoleros (es decir, en este caso, la Oposición). El metamensaje es: “Traigo una bomba conmigo. Si no sois buenos, la detonaré”. Como la inmensa mayoría de los presentes tienen algo que ocultar, no pueden evitar el sentir algún tipo de inquietud.
2. Ser consciente de que ante una información confusa, discutible o incompleta, la gente otorgará más credibilidad a CÓMO se dicen las cosas que a las palabras que se dicen. Cuando Pujol se sienta tras la mesa, adopta una actitud humilde, de ademanes lentos y pacíficos. Eso hace que la audiencia se tranquilice momentáneamente y crea que no corre ningún peligro significativo. Justo en ese momento ya han perdido su oportunidad, aunque todavía no se han dado cuenta. Pero Pujol todavía no hace estallar la bomba, porque la tiene reservada para el final.
3. Diríjase exclusivamente a sus aliados. Pujol no tiene en ningún momento el propósito de responder a ninguna de las preguntas de sus rivales. Todos sus mensajes van dirigidos a la mayoría de la Cámara (amigos en mayor o menor medida, algunos incluso aliados y otros esperando obtener algún beneficio de todo el embrollo). La Oposición queda ahora en una situación extraña: tan solo formula preguntas (que Pujol no responde, por supuesto, ya que su capacidad dialéctica es infinitamente superior a la de sus rivales).
4. Deje para el final los mensajes clave. Los grandes profesionales de la oratoria saben que lo que recuerda la gente es lo que ha pasado al principio y cómo ha terminado la cosa. Por ese motivo, la parte de en medio, en la que Pujol se centra en la herencia de su familia (técnica que proviene del mundo de los prestidigitadores y que se llama misdirection, que significa “dirección falsa”) es donde se muestra apacible, e incluso transmite una impresión de víctima… pero que tiene poco que ver con la ocultación del dinero. De esta forma conseguirá que esta intervención sea recordada por sus fans y socios, como “la verdad”, aunque no haya dicho nada relevante y mucho menos esclarecedor.
5. Obtenga beneficio de las diferencias de potencial. Si Pujol se hubiese mostrado furioso desde el principio, el impacto de su intervención final hubiese sido menor. Al mostrarse “sumiso” al hablar de su padre y cambiar repentinamente hacia su iracunda actitud del final, deja un recuerdo de persona tratada “injustamente”, y por lo tanto, necesitada de nuestro apoyo.
6. Tenga presente que el éxito no siempre se mide con números. A veces sí, pero a veces no. Tras su comparecencia, el diario La Vanguardia hizo una encuesta que dio como resultado que el 23% de los espectadores dieron como ciertas las declaraciones de Pujol, pero que el 76% consideraron que sus palabras no fueron convincentes, En otras palabras, su intervención fue un éxito, porque él se dirigía a ese 23% ¿vamos viendo ya de qué va la cosa? No todo el mundo será amigo de usted, pero procure que los que sean amigos de usted sean amigos de usted a muerte.
7. Mantenga atónito a todo el mundo y en todo momento. No deje que piensen por sí mismos. Cambie de actitud inopinadamente. En cuanto repetimos lo mismo una y otra vez, los cerebros de los demás se desconectan de nosotros porque creen saber lo que a continuación vamos a decir. No permita que eso suceda. Manténgalos aturdidos… ¡exactamente igual como pretenden hacer los anuncios de televisión, con planos muy breves y sorprendentes!


__________________________________________

 
Hay otra forma de conseguir los mismos resultados, por supuesto. Consiste en ser una buena persona, eficiente, trabajadora y participativa, proyectando además en la relaciones sociales la imagen de la verdad interior. Pero este post no trataba de las buenas personas. Eso ya lo haremos otro día.


__________________________________________

 
Los royalties del autor del El Clan de los sueños fértiles han sido cedidos a la ONG Plan para contribuir a sus proyectos de registro infantil. Cada año más de 50 millones de niños no son registrados al nacer, provocando a lo largo de su vida graves vulneraciones en sus derechos tales como el matrimonio temprano forzado o el tráfico infantil. Plan trabaja para que estos niños tengan una identidad.
www.planespana.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada