martes, 22 de diciembre de 2015

El Puente de los Espías: los 5 puntos clave de una negociación

El puente Glienicke de Berlín, uno de los puntos donde tenían lugar los intercambios de espías entre la Unión Soviética y los países aliados occidentales (la imagen pertenece a la magnífica puesta de escena de la película de Spielberg recientemente estrenada). 

***

La primera vez que estuve en Berlín fue en 1981 con motivo del congreso mundial de Jaycees International, un órgano consultor juvenil del Consejo Europeo y de la UNESCO del que yo era entonces vicepresidente de la organización en España ("Joven Cámara Económica"). Berlín era todavía una città cerada, si se me permite la expresión, y digo esto porque sobre todo se encontraba cerrada para los propios berlineses: por vía aérea sólo se podía acceder a través del pasillo aéreo establecido por los aliados, pero no en compañías aéreas alemanas; de hecho, viajé desde Madrid a Fráncfort en un vuelo de Lufthansa y allí los pasajeros tuvimos que hacer transbordo a otro avión de la Pan Am. Recuerdo que en el avión una joven estadounidense me invitó a merendar galletas María (se lo crean o no).
***

El primer intercambio de espías tuvo lugar en el puente Glienicke durante un ritual que recrea con exactitud la película protagonizada por Tom Hanks. Era 1962 y yo tenía 11 años. El protocolo de los intercambios me resultaba fascinante. En realidad todo aquello no era más que una puesta en escena bastante teatral que tenía como función el que las dos principales potencias nucleares (Rusia y Estados Unidos) presumiesen de éxito negociador ante sus respectivas audiencias, la oriental y la occidental, cuando en realidad el paso de espías de un lado al otro de los dos bloques se llevaba a cabo a través de otros pasos fronterizos fuera de control,

El intercambio de espías suponía un complejo entramado de negociaciones al que, siendo yo un crío, seguía a través de la revista  Reader´s Digest, de la que mi padre era fiel suscriptor. Posiblemente fueron esas lecturas las que me llevaron a interesarme por la comunicación humana en general y la política en particular.
***
Ayer vi la película y me di cuenta de que James Donovan (el negociador al que da vida Tom Hanks) sigue al pie de la letra las recomendaciones del método de negociación de la Harvard Business School basado en estos (aparentemente) sencillos cinco puntos que quiero compartir con ustedes:

     1. No discuta sobre las posiciones, sino SOBRE LAS VENTAJAS, y si estas son mutuas,  mejor.
  2. Enfoque su energía hacia sus objetivos: obtener EL ACUERDO QUE MÁS           LE BENEFICIE  A USTED, no el que más pueda perjudicar a su interlocutor.
·               3. Distinga entre PERSONAS y PROBLEMA. No los mezcle.
n      4. Insista en los criterios objetivos...  pero no pase por alto los VALORES HUMANOS. 
        5. No regatee, NEGOCIE (que no es lo   mismo).

***



kComo curiosidad les dejo dos imágenes del emplazamiento del Check Point Charlie de Berlín, tal vez el más conocido lugar de intercambio de espías) en lo que era el sector bajo control estadounidense durante la Guerra Fría y en la actualidad, convertido en un atractivo turístico de la ciudad. El tiempo lo cambia todo:










miércoles, 16 de diciembre de 2015

La Clínica del Rumor o la importancia de medir las palabras


La "Clínica del Rumor" fue una estrategia surgida en Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial valiéndose del apoyo de los medios de comunicación. El propósito consistía en neutralizar los numerosos rumores que contaminaban a la opinión pública con motivo de la guerra.

Los rumores tienen la mala costumbre de mostrar una tendencia pesimista. ¿Acaso le ha llegado a usted alguna vez un rumor que proclame que en el futuro seremos más felices, se hará la paz y el mundo será más justo? Lo más probable es que no.

Hoy en día la Clínica del Rumor se conoce en su versión lúdica de "El teléfono escacharrado". La diversión consiste en que una determinada información se va transmitiendo boca emisora a boca emisora  entre los miembros de un grupo, dando como resultado que el último emisor de la cadena termina por transmitir un mensaje disparatado que nada tiene que ver con el inicial, provocando así las carcajadas de los presentes.

Con los pactos electorales viene a suceder lo mismo: rumor de tres partidos contra uno, rumor de dos partidos contra dos (o tres) y rumor de nueva convocatoria electoral. Lo curioso es que nunca se llega a conocer con precisión la fuente original del rumor. ¿Por qué? Porque los rumores no siempre obedecen a razones estratégicas, mientras que las amenazas sí que se formulan por portavoces acreditados: "Si gana Fulano aumentará (o bajará) los impuestos", al tener una fuente identificada, sólo resulta convincente si Fulano es rival del portavoz en cuestión, o bien si Fulano forma parte de su tribu.

Sin embargo, los rumores que surgen espontáneamente por efecto del Teléfono Escacharrado, aportan una credibilidad mucho mayor porque quien recibe el mensaje no se vincula emocionalmente ni con Fulano, ni con ninguna otra posición o creencia.

Lo malo de todo esto es que las posibilidades de que. tanto el rumor emitido de forma interesada por un portavoz como el generado por el pueblo llano, no aportan ni una pizca de luz para que cada cual se forme su libre opinión y todo termina siendo como buscar un gato negro en una habitación a oscuras.

Pero un gato negro que está en otra parte.





martes, 15 de diciembre de 2015

Cómo perder un debate en televisión (o en cualquier otra parte) Las 5 técnicas infalibles


Siga cualquiera de las siguientes técnicas:


TÉCNICA Nº 1: Pretender que el rival le dé la razón

Es una maniobra estúpida. Los debates se llevan a cabo para convencer a otras personas, no al personaje que ha salido de casa con el firme propósito de llevarle la contraria en todo lo que usted vaya a decir.

TÉCNICA Nº 2: Seguir al pie de la letra los argumentos redactados por otras personas

Para que usted pueda librase de semejante ingenuidad, tenga siempre presente la famosa frase de Pitigrilli: "A diario leo los argumentos del editorial de mi periódico habitual para formar mi libre y espontánea opinión". ¿Es usted de los que hacen cosas así? Le van a vapulear de lo lindo. 

TÉCNICA Nº 3: Perder la paciencia

Cuando el público vea que usted se altera se formará la opinión de que usted no sabe gobernarse a sí mismo. En consecuencia, le tendrán por una persona en la que no se puede confiar del todo, y eso, por mucha razón que usted tenga con lo que está diciendo.

TÉCNICA Nº 4: Fingir que no está alterado... cuando realmente sí que lo está

Si suelta una risa irónica porque no sabe dar respuesta a un ataque del rival,  amigos y enemigos le tomarán por un farsante. Sus amigos pasarán a ser ex amigos y sus enemigos, más enemigos todavía.

TÉCNICA Nº 5: Repetir un argumento que ya había utilizado antes sin poner cara de aburrimiento

Al repetir un argumento hay que poner cara de aburrimiento, no de indignación o de indiferencia. Al poner cara de aburrimiento se está llamando estúpido al otro, pero con toda la elegancia del mundo (las palabras que más daño hacen son las que no se pronuncian, pero que se sobreentienden con facilidad).


viernes, 11 de diciembre de 2015

Tener libertad o simular tenerla.


Es posible que usted se haya sentido escandalizado por el título de este post. En realidad se trata de todo lo contrario de lo que el texto parece sugerir El verdadero título debería haber sido: ¿Le gusta a usted que le manipulen?

Ante una pregunta así, lo más probable es que el primer impulso de cualquier persona consista en responder: "No, no me gusta que me manipulen", y en efecto, muchas personas creen sinceramente que no les gusta que les hagan semejante cosa; entonces, ¿por qué se dejan manipular a diario?

***
De hecho, si preguntamos a esas personas por qué no les gusta que les manipulen, observaremos que les lleva algo de tiempo encontrar las palabras que justifiquen su opinión. Y puede que incluso no lleguen a encontrar esas palabras. Si esto último tiene lugar, que no nos quepa ninguna duda: son personas ya debidamente manipuladas; lo único que sucede es que sus egos les exigen el tributo de una mentira redentora: la simulación de la libertad de elección.


***
La manipulación efectiva de los seres humanos, de sus deseos insatisfechos, miedos o ambiciones exige tres requisitos ineludibles:

UNO.- La persona tiene que percibir la manipulación de la que es víctima como un beneficio.
DOS.- El manipulador debe conocer a fondo al manipulado. El universo Big Data pone a disposición del primero el Relato de la Realidad más convincente para prácticamente cada persona conectada a la "información" (redes sociales, tópicos de tendencia, TV y los demás medios de comunicación). El Relato de la Realidad no tiene por qué coincidir con la Realidad propiamente dicha, más bien tiene que ser lo contrario.
TRES.-  El manipulado tiene que empezar a ser feliz inmediatamente, incluso antes de estar en posesión del producto o el servicio que el manipulador le ofrece. En esta contradicción, aparentemente imposible de resolver, reside la esencia de la manipulación efectiva: el manipulado tiene que colaborar con el manipulador para que la abducción de la personalidad del primero tenga lugar.
***
¿Le preocupa lo que le estoy contando? No tiene por qué. Cada uno de los tres requisitos anteriores quedarán neutralizados si usted se hace a sí mismo, y de forma secuencial, estas tres preguntas:

                    PRIMERA: ¿Qué perdería o ganaría si rechazase lo que me están ofreciendo?
                    SEGUNDA: ¿Quién conoce mejor a su interlocutor? ¿Él a mí o yo a él?
                    TERCERA: ¿Quiero ser libre o fingir que lo soy?

miércoles, 9 de diciembre de 2015

El elogio de la brutalidad y la traición en la publicidad.

Imagen del periodista Jesús Vázquez en su spot de concienciación
sobre el drama del acoso escolar (cuatro.com).  Por otra parte, y según 
datos del INE 499 menores de 18 años fueron maltratadas en 2013. El abuso
ejercido sobre las personas indefensas es estimulado al presentar la malevolencia,
la violencia y la traición como "habilidades resolutivas".

***

Las buenas intenciones como las de Jesús Vázquez pueden verse comprometidas por la tendencia actual a identificar "éxito" con "crueldad". La manipulación de las personas es contemplada por no pocas empresas como un valor con el que conviene sintonizar. La astucia, el engaño y la defección se presentan en algunos spots publicitarios como auténticos valores y no como defectos morales. En las imágenes del anuncio podemos comprobar como la violencia se aplica tanto sobre mujeres como hombres y se celebra de manera cómica, o más bien despectiva, tanto a nivel físico como psicológico.

Veamos el ejemplo de Marc Márquez en la serie de anuncios de Danet:

Un miembro del equipo de Marc, aludiendo al valor de la amistad
le roba el Danet que el piloto iba saborear en ese momento.

Un admirador de Marc pide a éste un autógrafo
y de paso también le roba el Danet.

Una chica guapísima, aprovechándose precisamente de
que es guapísima, engaña a Marc y le birla una vez más el Danet 
al campeón. En la última versión del anuncio será la irresponsabilidad 
del propìo  Marc Márquez la que arruinará la grabación del anuncio, 
debido a un supuesto irremediable egoísmo que le impide hacerse
cargo de su responsabilidad como prescriptor de la marca. Todos sin excepción,
de una u otra forma, mantienen un comportamiento ruin y torticero.


No menos estremecedor es el anuncio de La pizza Tarradellas:




La madre (quien ha estado sirviendo la mesa y atendiendo a su marido e hijos durante todo el tiempo) termina por quedarse sin siquiera un pedazo de pizza y al final consigue un mísero fragmento del último resto, eso sí, tras haberse enfrentado a su marido.

Pero hay más. Vean si no al anuncio de Kinder Bueno:


En la estantería del supermercado solamente queda un Kinder Bueno. La anciana, aludiendo a su baja estatura, señala un producto (que  realmente no le interesa) a fin de que un muchacho que estaba a punto de hacerse con el Kinder, se descuide al intentar ayudarla, con lo que la anciana se apodera de la golosina y se lanza a la fuga. Las ancianas, tradicionales custodias de los valores morales, ven aquí celebrada su falta de moralidad. 

La violencia física también hace acto de presencia en el campo de los seguros:

Un individuo es golpeado salvajemente por un puño gigantesco debido a que no
ha elegido, según el criterio de los anunciantes, el "seguro correcto".


El impacto del puñetazo lo lanza contra una estantería y el 
hombre se golpea contra el suelo tras destruir el mueble. Delicado, ¿eh?

Y como píldora final, un hombre que no acierta a usar correctamente la lavadora es secuestrado y expulsado de su hogar a petición de su propia esposa, quien se libra de él requiriendo a unos matones que "se lo cambien" por otro individuo "más competente":



***
Es sabido que las agencias de publicidad no tienen la obligación moral ni formal de "educar" a sus audiencias. Lo que el cliente les exige es que "sintonicen" con los deseos de los compradores potenciales. 

Si los creativos de los anuncios anteriores realmente han identificado la sintonía correcta, lo más probable es que este mundo no tenga arreglo de ningún tipo.

La manía de discutir


La extinción es la meta de todas las especies (usted está incluido en el paquete). Los dinosaurios se extinguieron en la era cretácica, pero  antes de eso ya había desaparecido el 96% de las especies. 

Actualmente se encuentra en marcha la extinción del Holoceno, la cual se suele explicar como efecto de la expansión de la Humanidad o bien, más en detalle,  como el resultado de que la gente haga barbacoas en los parques naturales, mezcle los envases de los yogures con mondas de plátano, prefiera dedicar los fines de semana a contaminar el campo en lugar de acercarse a los Puntos Limpios de reciclaje de la localidad en la que vive y tenga la manía de dejarse encendidas las luces de la casa cuando están fuera. 
No obstante, y para su tranquilidad, tengo el gusto de comunicarle que todavía existe una especie que ha sobrevivido a todas las extinciones habidas: el Discutidor.

* * *
No existe en la galaxia un sujeto más contaminante que este individuo.Debido a su incontenible toxicidad, la persona más serena del mundo que trate de mantener una conversación con tal espécimen, en menos de un minuto comienza a discutir (a veces incluso tal switch tiene lugar de manera instantánea).
* * *
Lo chocante de este asunto es que el Discutidor requiere por lo menos un interlocutor para discutir.
¿Por qué se lo facilitamos con tanta frecuencia? Y encima, sin cobrarle.

Una pregunta más sin resolver por la Humanidad.




martes, 8 de diciembre de 2015

Debate 7D: no todo lo que vemos es cierto

El equívoco enfoque de la cámara. La perspectiva 
magnifica al secretario general de los socialistas

En el debate de anoche este plano se repitió incansablemente, sobre todo, en la tercera parte del programa. Un despiste chocante, más que probablemente no intencionado, pero que puede llevarnos a perder la perspectiva de la realidad de las cosas.

Los seres humanos seguimos evaluando a las personas y a los acontecimientos sobre la base de lo excepcional y lo inusual, tanto para que lleguemos a elaborar criterios positivos como negativos. 

El premio Nobel Daniel Kahneman en su libro Pensar rápido, pensar despacio, muestra un ejemplo acerca de cómo sesgamos nuestra percepción de la realidad en función de la perspectiva de la que nos valemos para analizar la situación.  

Con la colaboración de mi equipo hemos recreado la idea de Kahneman en esta imagen:


Son tres chicas de distinto tamaño, ¿no? Pero resulta que la realidad no es así si prescindimos del contexto al que nos fuerza la perspectiva:


Al suprimir las líneas del fondo descubrimos que el tamaño de la chica es el mismo en las tres imágenes. Éste es un recurso que se utiliza habitualmente en las artes escénicas y  todavía con más frecuencia en los espectáculos de magia. Del mismo modo, en la oratoria y en la comunicación persuasiva se aplican estrategias similares trazando contextos (económicos, emocionales o de otra índole) que nos hacen "perder la perspectiva de las cosas".

Lo que aprendemos a partir de esto es que no siempre "vemos" lo que creemos estar viendo. Somos mucho más manipulables de lo que damos por cierto en nuestras vidas diarias.

 Jose Hermida

lunes, 7 de diciembre de 2015

DEBATE 7D: las 10 claves mediaticas

                                                                                                               Imagen A3
"Cuando haya contradicción entre lo que dices y cómo lo dices, la gente se quedará con el cómo y enviará a la basura el qué".

George O´Connor, Judo Verbal


*     *     *
Las 10 claves mediáticas de  este debate:

-         1. Habrá un centenar de cámaras: la Comunicación No Verbal será decisiva.
-         2. Los periodistas han establecido las reglas, no los políticos, por lo que estos no podrán limitarse a una tozuda repetición de sus mensajes clave: perderá quien incurra en la simple confrontación con el oponente.
-          3. El público decisivo, esta noche más que nunca, serán los indecisos. Perderán el debate quienes dirijan sus mensajes exclusivamente a sus públicos diana habituales.
-         4.  Los votantes indecisos lo son, precisamente, porque se valen preferentemente de criterios racionales, no emocionales. Las salidas de tono, en particular las expresiones y actitudes violentas, acarrearán efectos negativos.
-          5. El efecto anterior también tendrá lugar si un participante incurre en el manido “y tú más”.
-          6. El debate será intensamente interactivo, como una especie de partida de ajedrez: ganará quien tenga cintura para ajustar la forma de su mensaje segundo a segundo, en función del desarrollo de los acontecimientos.
-          7. Los participantes no podrán “ocultarse” tras un atril o una mesa, por lo que veremos todos sus gestos, reacciones y estados de ánimo.
-          8. Será muy difícil que alguno de los participantes pueda llegar a establecer el marco de las interacciones (el famoso “frame” de Ervin Goffman) y ello debido a que casi todos los participantes son pesos pesados de la dialéctica. 
           9. No obstante lo anterior, si alguno consigue imponer un tema de discusión que domine será sin duda alguna el ganador.

-         10.  Al tratarse de cuatro personas, puede haber más de un ganador. 

 Jose Hermida






miércoles, 25 de noviembre de 2015

El dudoso valor de la experiencia



Quienes acostumbran a leer los consejos que los community managers publican en las redes sociales a modo de promoción han podido comprobar cómo algunos de esos consejos cambian radicalmente de sentido como mínimo una vez al año. En términos de marketing, ¿las necesidades de los consumidores realmente fluctúan a ese ritmo? Yo no me termino de creer tal cosa. Estamos en el futuro, pero no tanto.

Durante un semestre nos recomiendan que reutilicemos los posts del año pasado y al semestre siguiente leerás que no te conviene hacer tal disparate. Seis meses más tarde la recomendación es que no dejes de hacerlo.

En realidad, lo cierto es que los cambios de criterio de los consumidores coinciden necesariamente con los plazos de las amortizaciones de su anterior inversión más inmediata. Cuando el consumidor deja de percibir valor (o utilidad esperada) y ello tanto si se trata de amortizar una lavadora o la forma de neutralizar la irrupción de un competidor agresivo en el mercado, las necesidades de la persona, o de la organización, varían en función de la utilidad que obtienen del producto o del servicio.
***
Un gran número de seguidores no implica necesariamente un gran número de ventas. A veces coinciden ambos propósitos, pero si la cosa fuese tan sencilla, en estos momentos todos seríamos millonarios. Lo interesante de todo esto es que los procesos de cambio, cada vez más acelerados, generan sinergias no del todo felices, como por ejemplo:

  • Que los seguidores de una moda de marketing creada de la nada, cada vez saben más acerca de las cosas que no funcionan, pero cada vez menos de las que funcionan, en el caso de que realmente funcionen.
  • Que el aumento de la experiencia de los usuarios seguidores de cada moda alternativa influye en la forma en que los expertos se esfuerzan para aportar nuevos consejos bajo el paraguas de la "novedad infalible" (obviamente no pueden seguir recomendando lo mismo que los demás, y por eso necesitan innovar, no en utilidad, sino en diferenciación).
  • Que en definitiva, nadie sabe qué es lo que va a suceder realmente, ni los usuarios ni los consejeros.

Jose Hermida

lunes, 23 de noviembre de 2015

Aprender a aprender



El planteamiento habitual a la hora de diseñar un curso de formación consiste en dar por supuesto que, tras la experiencia formativa, la gente saldrá del aula sabiendo hacer más cosas de las que sabía hacer antes del curso o acaso haciendo las mismas cosas, pero mejor.

Lo que sucede es que los alumnos solamente aprenden lo que les enseña el profesor (y no siempre, por supuesto). ¿No resultaría más enriquecedor que el alumno siguiese aprendiendo más cosas tras la conclusión del curso?

El primer tipo de aprendizaje es convencional, mientra que el segundo, denominado aprendizaje generativo es propio de las organizaciones comprometidas con la mejora continuada, no sólo impulsan el rendimiento, sino un mayor nivel de realización personal. La diferencia está en que el primer aprendizaje consiste únicamente en "aprender" mientras que el segundo ayuda a "aprender a aprender". 

El antropológo británico y experto en comunicación Gregory Bateson estudió el entrenamiento de delfines en el Instituto de Investigación Marina de Hawai y pudo comprobar que, en términos relativos, resulta fácil enseñar un par de trucos a un delfín, pero que lo fascinante tiene lugar cuando el delfín llega a comprender que él mismo, y por su propia cuenta, puede crear nuevas piruetas, juegos, e incluso travesuras. En otras palabras, los delfines "aprenden a aprender". 

Los formadores que son capaces de aportar aprendizaje generativo a sus alumnos suponen un valor inestimable no sólo a las organizaciones... ¡Sino a sí mismos!

En todo caso lo cierto es que convendría que muchos otros profesores también se tomasen la molestia de aprender a aprender.

martes, 6 de octubre de 2015

Para conseguir tener mala suerte hay que esforzarse mucho.


En los deportes de riesgo, como el parapente, el peligro no proviene de un solo factor, sino de la acumulación de una serie de factores. Cada factor añadido impulsa exponencialmente la proximidad del desastre.

Por ejemplo, si se despega desde la montaña al anochecer no resulta extremadamente arriesgado si conoces la zona y te iluminan el lugar del aterrizaje. Tampoco es especialmente peligroso si el viento viene algo ladeado y tienes que maniobrar durante el mismo despegue para salvar algún obstáculo.
Tampoco es especialmente amenazador el que sea la primera vez que vuelas en la zona, o que uno de los cierres de la silla vaya suelto, o que un cordino (una de las cuerdas que sujetan la silla a la campana) se haya superpuesto al mismo parapente, o que haya algo más de viento del debido, etcétera.

Pero si hay viento de más y entra de lado, vas mal sujeto a la silla, no llevas paracaídas, es la primera vez que vuelas en el sitio y el lugar donde pensabas aterrizar resulta invisible (desde lo alto de la montaña parece que todavía no es tarde, pero en cuanto desciendes es posible que no veas las cosas nada claras), lo más probable es que termines estampándote contra la torre de la iglesia del pueblo.

¿Por qué creemos entonces en la mala suerte? No hay tal mala suerte, sino falta de planificación, temeridad, precipitación,  soberbia e ingenuidad.

No lo hagamos en el deporte. No lo hagamos en los negocios.

No lo hagamos nunca.


lunes, 5 de octubre de 2015

No siempre hay que pensar con rectitud


Imagínese un caracol que trepa en línea recta sobre una pared de 10 metros de alto empezando desde la base. Lo que sucede es que su esfuerzo es tan grande que después de cada metro tiene que descansar, empezando por 5 minutos al final del primer metro y aumentando 5 minutos más al final de cada metro subsiguiente. ¿Cuántos minutos tardará en llegar arriba?

Si usted plantea este ejercicio a un grupo de personas podrá observar que no todos responderán con el mismo resultado. Sin embargo, si les propone que uno de ellos, y a la vista de todos, dibuje una especie de cómic en la que se pueda ver la secuencia de tramos que recorre el caracol, lo más probable es que todo el grupo coincida con el resultado obtenido.

La Quinta Disciplina de Peter Senge propuso una auténtica revolución en la forma verdaderamente efectiva de pensar. Senge proclamó la opción del pensamiento sistémico en oposición al pensamiento lineal (que es el que utilizamos habitualmente). A continuación vamos a ver la diferencia entre el uso de ambos sistemas:

Pensamiento Lineal: asume que todo evento es el resultado de una serie de acontecimientos encadenados pero estancos entre sí, a los que denominaremos Eventos Dóciles. Este tipo de eventos serían supuestamente previsibles para una inteligencia media y tan sólo requerirían una moderada capacidad de observación para que el último evento de la secuencia tuviese un "final feliz". Algo así como la cadena de montaje de un automóvil.

Pensamiento Sistémico: contempla la Organización como una sucesión ligeramente caótica en la que cada acontecimiento no sólo influye o es influido por el que la precede o subsigue, sino que puede interactuar con cualquier circunstancia que tenga lugar dentro del contexto organizativo.

Tal como muestra el ejemplo del caracol que sube por la pared, la resolución correcta del problema queda fuera de nuestro alcance si incurrimos en el sesgo cognitivo que nos lleva a creer que este simpático molusco terrestre seguirá ascendiendo eternamente.

Nuestra capacidad intelectiva puede y debe ser ampliamente extendida si no sólo nos valemos de las palabras para tomar decisiones y convencer a los demás de que esas decisiones son las correctas si en lugar de aplicar el pensamiento lineal acudimos al recurso inmemorial de nuestros más remotos antepasados: las imágenes.

Jose Hermida


martes, 1 de septiembre de 2015

La arquitectura de la odiosidad


Halle Berry interpretando el papel de la cantante y acriz Dorothy Dandridge. El personaje real, a pesar de haberse acercado a la cumbre del éxito (llegó a tener una nominación al Oscar) sufrió continuas humillaciones por ser afroamericana. Murió a causa de una sobredosis de antidepresivos a la edad de 42 años. La parte buena de todo esto es que el vídeo muestra cómo la indiferencia de los demás es perfectamente superable. Amigos, de rendirse, nada, pero lo que se dice nada de nada. No te plantees en superar al prójimo, sino a ti mismo.

La odiosidad es la cualidad de lo odioso, referido tanto a la misma disposición al odio como a la persona digna de odio (así se expresa el DRAE). Tal vez se tambalea el ilustre diccionario, ya que el odio es, según dicha obra, antipatía y aversión hacia alguien cuyo mal se desea, actitudes ambas distantes de lo que se suele entender como dignidad.

Sea como fuere, en una ocasión en que Dorothy Dandridge se encontraba alojada en un hotel de cinco estrellas en el que actuaba por las noches, bajó a la piscina a darse un baño. Un empleado le dijo que no estaba autorizada a estar allí por ser de raza negra. Ella, mordida por el desprecio, introdujo un pie en el agua de la piscina y salpicó al empleado. Inmediatamente, la piscina fue desalojada, desinfectada y rellenada con agua "limpia".

Es evidente que los odiosos fueron los empleados del hotel, pero fue Dandridge quien desempeñó, a su pesar, el rol de odiada, y debemos entender que por esa misma razón era de lo más natural que sumase ese rol al de una persona  que necesariamente sentiría antipatía y aversión hacia otras personas cuyo mal desearía, En otras palabras, se vería contaminada por el odio.

¿Cómo ponerse a salvo de tamaña injusticia? Fue Eleanor Roosvelt quien en una de sus famosas frases sentenció: "Nadie puede humillarte sin tu permiso". En el mismo sentido, el psiquiatra Viktor Frankl, superviviente de los campos de exterminio nazi, argumentaba de manera similar la necesidad de mantenerse al margen del efecto que las continuas humillaciones de los carceleros pretendían causar en los presos, siendo la voluntad de sobrevivir la herramienta necesaria para reducir a la nada el supuesto poder de la odiosidad con la se buscaba humillarles (tras la guerra Frankl aplicó este principio como terapia para determinadas categorías de trastornos psicológicos).

Si en algún momento usted se siente en su vida diaria como una diana de la odiosidad, eche un vistazo al magnífico librito de divulgación de Barbara Berckan titulado Cómo defenderse de los ataques verbales, sobre todo en la parte en la que sugiere que se construya una especie de "escudo mental" para que los ataques de la gente odiosa "le resbalen". Seguro que le encantará.


www.josehermida.com


lunes, 31 de agosto de 2015

La arquitectura de la Estupidez



En el post anterior tuvimos ocasión de comentar los riesgos en que incurrimos cuando no somos capaces de distinguir la maldad de la manipulación, pero la Estupidez humana puede suscitar auténticas catástrofes.

En su célebre opúsculo Allegro ma non troppo, el economista  Carlo Maria Cipolla disecciona la reglas fundamentales de la estupidez humana destacando el factor decisivo de la Estupidez en cuanto a los daños colaterales que puede llegar a producir. El profesor Cipolla resumió en este cuadrante las cuatro actitudes básicas que pueden darse al cruzar la inteligencia con la maldad:  


El gráfico nos muestra que el menor nivel de inteligencia (o sagacidad) se corresponde con el incauto y el estúpido, quienes se desentienden del propósito de obtener la mayor ganancia posible a partir de sus acciones, todo lo contrario de lo que sucede en la columna de la derecha con el inteligente y el malvado.

Lo que sucede es que una lectura inteligente del gráfico nos indica que el malvado también puede ser estúpido, e incluso extraordinariamente estúpido, siendo éste el individuo más peligroso de todos, a saber: el que está dispuesto a hundirse en la miseria siempre y cuando pueda hacer daño al prójimo.

El verdadero peligro se encuentra en la reducida visibilidad de la estupidez. Nuestro compromiso cognitivo inicial suele decantarse por la opinión de que el individuo que nos acosa en el trabajo, el cuñado que proclama su sabiduría en la cena de Navidad y el jefe que no escucha nuestras sugerencias porque está convencido de que tiene visión chamánica sobre todo acontecimiento pasado, presente o futuro, no son unos descerebrados, cuando la lógica más elemental  nos debería dar a entender que el acosador es un enfermo mental, el cuñado un majadero y el jefe un bebedor empastillado afectado por una hipoacusia severa.

La Cuarta Ley Fundamental de la Estupidez Humana de Carlo Cipolla reza así:
"Los no estúpidos subestiman siempre la capacidad de hacer daño de los estúpidos. De hecho, los no estúpidos olvidan  que el trato con estúpidos implica un notable riesgo"
Desgraciadamente, lo que esta Ley sugiere es que los no estúpidos... también pueden ser estúpidos. 






domingo, 30 de agosto de 2015

La arquitectura de la maldad



¿Es más arrollador el poder del Mal que el del Bien? El del Mal, sin lugar a dudas.

The Sunset Limited (Al borde del suicidio en su versión en español) es una inquietante obra de teatro de Cormac McCarthy, adaptada para TV y posteriormente llevada al cine, que nos facilita importantes pistas acerca de nuestra capacidad de resistencia a la manipulación.

Un homicida de raza negra (Samuel L. Jackson), convertido a una secta cristiana tras haber cumplido su condena, salva la vida a un profesor universitario de raza blanca (Tommy Lee Jones) justo en el momento en que éste trata de quitarse la vida lanzándose a las vías del metro. El resto de la acción transcurre en el mísero apartamento del ex presidiario, quien Biblia en mano, trata de convencer al suicida de que es mejor conservar la vida que perderla. Sin embargo, la sólida dialéctica esgrimida por el profesor arrolla al ingenuo autodidacta y no sólo le convence de que el suicidio es la opción más razonable, sino que, en un diabólico ejercicio de crueldad intelectual, consigue que su indefenso interlocutor pierda por completo su fe y comience a plantearse la conveniencia de darse muerte a uno mismo.

En la imagen, Simonetta Vespucci posando como Cleopatra, cuadro de  Piero di Cossimo, 1480. La modelo lleva  alrededor de su cuello, a modo de collar, el áspid que, según la leyenda, habría encargado de morder a Cleopatra en un pecho, provocándole la muerte. En realidad, la reina no se suicidó por ningún motivo filosófico, sino porque sabía que iba a ser exhibida como esclava en la ceremonia romana del Triunfo. 

Hegesias de Cirene, filósofo del siglo IV a.C. predicaba en Alejandría las bondades atribuibles al suicidio, por lo que las autoridades le prohibieron que hablase en la plaza pública, puesto que un considerable porcentaje de sus oyentes, en efecto, se quitaba la vida tras escuchar sus aparentemente razonabilísimos argumentos.

La confrontación dialéctica, y su extensión material (destrucción de obras de arte, interdicción de opiniones y uso del idioma, proclamación de la conveniencia no ya del suicidio, sino incluso del genocidio, así como muchas de las otras formas que adopta el ejercicio de la dominación, y sobre todo, la prohibición de soñar) escupen sobre los infelices sometidos algo más que veneno: contaminan in extenso las mentes de sus mansos oyentes conduciéndolos hacia autolesiones morales, éticas, económicas, culturales. 

Es evidente que el Mal resulta fácilmente identificable para cualquier nivel de inteligencia. El hambre, la humillación, la negación de derechos, la injusticia, la pobreza, el nepotismo, la mutilación de la libertad, el dolor físico, la muerte, son males inequívocos. Lo que ya no resulta tan perceptible es la manipulación de las creencias. La maleabilidad intrínseca al pensamiento humano facilita la inducción de un curso mental u otro. ¿Quién en su sano juicio aceptaría órdenes injustas, propósitos perdedores, actitudes degradantes o panegíricos suicidas? Todo eso sucede a diario en oficinas, hogares, convocatorias electorales y organizaciones de todo tipo. ¿Por qué?

La libertad de elección no es un proceso lineal y tampoco siempre sigue un curso totalmente lógico. La única herramienta que tenemos a nuestro alcance para no resultar perversamente seducidos ni maliciosamente engañados es la de ser capaces de distinguir lo que diferencia al Mal Evidente de esa etérea maniobra denominada Manipulación.

Revisemos nuestro día a día y comprobemos si realmente se muestran libres todos y cada uno de los segundos de nuestras vidas.







lunes, 9 de febrero de 2015

La actitud es determinante en la proyección de la imagen personal

El actor Logan Lerman en el papel del novato Norman en 
la película Fury (Corazones de acero en España)

***

En un momento crucial de la película, el novato Norman es encargado por el sargento Wardaddy (Brad Pitt), el cual comanda el tanque, para que establezca un puesto avanzado de vigilancia ante la previsible llegada del enemigo. A los pocos minutos, Norman descubre que se aproxima una columna de Waffen-SS armados hasta los dientes. Norman corre hasta el puesto donde se encuentran sus compañeros y tiene lugar el siguiente diálogo:

NORMAN.- ¡Ya vienen!
WARDADDY.- ¿Cuántos son?
NORMAN.- Doscientos, tal vez trescientos.., ¡PERO VIENEN CANTANDO!

Lo que inquieta al muchacho no es que el enemigo sea 100 veces superior en número a ellos, sino la determinada actitud de los soldados que se aproximan... porque cantan.

¿Cuál es nuestra actitud cuando nos planteamos un reto? ¿Cómo hacemos visible nuestra capacidad de decisión? ¿Qué señales de seguridad y confianza nos atrevemos a mostrar? Y sobre todo, ¿disponemos de esa seguridad y confianza en nuestro día a día?



sábado, 31 de enero de 2015

Podemos y el Clan de los sueños fértiles


"Hacen falta soñadores valientes que sepan soñar un mundo mejor y que se atrevan a llamar a las cosas por su nombre, hacen falta soñadores [...] que se atrevan a defender a los de abajo y a enfrentarse a los de arriba [...]  Soñamos como Don Quijote, pero nos tomamos muy en serio nuestros sueños".
Pablo Iglesias
Puerta del Sol, Madrid. 31 de enero de 2015

"Desde que los seres humanos poblaron el mundo siempre hubo hombres y mujeres que resultaron fascinantes ante los demás más allá de su belleza, su inteligencia o sus logros materiales [...] Esas personas soñaron, pero sus sueños siempre se vieron impulsados por un claro objetivo: el de verlos convertidos en realidad [...] héroes y heroínas que no se plantearon igualar o superar a los demás, sino el lograr convertirse en la mejor persona que cada hombre y cada mujer pueda llegar a ser".
Jose Hermida
El clan de los sueños fértiles. Ed. Mega Thauma, 2ª ed. 2014