sábado, 10 de enero de 2015

Cómo reducir a cero el valor de un curso de formación en Tres Infalibles Pasos



PASO 1. Pida a los proveedores unos cuantos programas de formación, pero lea únicamente la línea en donde figura el importe de los honorarios y limítese a comprobar si cuadran con el presupuesto que le han asignado los de arriba. Usted es la persona responsable de Formación de la empresa, qué caramba. Para negociar ya están los de comercial.

PASO 2. Si algún proveedor, con el propósito de adecuar su propuesta conforme a los objetivos formativos (que usted, naturalmente, no le ha facilitado, faltaría más) le solicita más información, no le conteste, porque usted ya sabe que recibirá la misma propuesta que esa persona suele enviar a todo el mundo (usted es una persona muy profesional y no está para perder el tiempo, ¿entendido?).

PASO 3. En el caso de que alguna de las propuestas que usted reciba cumpla con el requisito indicado en el Paso 1, modifique o suprima al azar cualquier epígrafe, concepto, valoración o sugerencia que figure en esa propuesta. De esta forma conseguirá desconcertar al ponente y de paso, dejarle claro que usted es quien manda. En modo alguno facilite la menor explicación del porqué de la modificación o supresión que usted ha exigido.


1 comentario:

  1. Al César lo que es del César y las buenas ideas, si se las atribuimos al jefe, sale ganando él Y NOSOTROS.
    Es un post minimal y real. Felicidades

    ResponderEliminar