miércoles, 25 de noviembre de 2015

El dudoso valor de la experiencia



Quienes acostumbran a leer los consejos que los community managers publican en las redes sociales a modo de promoción han podido comprobar cómo algunos de esos consejos cambian radicalmente de sentido como mínimo una vez al año. En términos de marketing, ¿las necesidades de los consumidores realmente fluctúan a ese ritmo? Yo no me termino de creer tal cosa. Estamos en el futuro, pero no tanto.

Durante un semestre nos recomiendan que reutilicemos los posts del año pasado y al semestre siguiente leerás que no te conviene hacer tal disparate. Seis meses más tarde la recomendación es que no dejes de hacerlo.

En realidad, lo cierto es que los cambios de criterio de los consumidores coinciden necesariamente con los plazos de las amortizaciones de su anterior inversión más inmediata. Cuando el consumidor deja de percibir valor (o utilidad esperada) y ello tanto si se trata de amortizar una lavadora o la forma de neutralizar la irrupción de un competidor agresivo en el mercado, las necesidades de la persona, o de la organización, varían en función de la utilidad que obtienen del producto o del servicio.
***
Un gran número de seguidores no implica necesariamente un gran número de ventas. A veces coinciden ambos propósitos, pero si la cosa fuese tan sencilla, en estos momentos todos seríamos millonarios. Lo interesante de todo esto es que los procesos de cambio, cada vez más acelerados, generan sinergias no del todo felices, como por ejemplo:

  • Que los seguidores de una moda de marketing creada de la nada, cada vez saben más acerca de las cosas que no funcionan, pero cada vez menos de las que funcionan, en el caso de que realmente funcionen.
  • Que el aumento de la experiencia de los usuarios seguidores de cada moda alternativa influye en la forma en que los expertos se esfuerzan para aportar nuevos consejos bajo el paraguas de la "novedad infalible" (obviamente no pueden seguir recomendando lo mismo que los demás, y por eso necesitan innovar, no en utilidad, sino en diferenciación).
  • Que en definitiva, nadie sabe qué es lo que va a suceder realmente, ni los usuarios ni los consejeros.

Jose Hermida

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada