viernes, 22 de abril de 2016

De ahora en adelante los actos de traición deberán ser expurgados sin piedad

En la foto, una sesión del  Volksgerichtshof ("Tribunal del Pueblo"). Se trataba de una institución permanente formada por jueces profesionales que operaba implacablemente conforme a su adhesión a una máxima expresada por Adolf Hitler en su discurso ante el Reichstag el 23 de marzo de 1933:
  
"De ahora en adelante los actos de  traición deberán ser expurgados sin piedad".

Un  acto de traición consistía simplemente en no estar de acuerdo con Hitler. El documento programático que Podemos envió al PSOE como base para formar un Gobierno de coalición incluía en su parte final la condición de que determinados cargos de relevancia deberían ser elegidos por consenso (se entiende que entre PSOE y Podemos, evidentemente). Entre dichos cargos figuraban los siguientes: los magistrados del Tribunal Constitucional, los vocales del Consejo General del Poder Judicial, el fiscal general del Estado, el fiscal especial anticorrupción, el fiscal del Tribunal de Cuentas y la Abogacía General del Estado.

En el documento se señala que las personas elegidas deberán estar "comprometidas  con el programa del Gobierno del Cambio". Obviamente, esa coalición nunca podría tener lugar en un contexto democrático.

Ahora les toca a los periodistas. 

Volksgerichtshof Spanischen Stil?
***



No hay comentarios:

Publicar un comentario