lunes, 20 de junio de 2016

No es racismo. Es ignorancia pura y dura. Pedro Sánchez.

No hay nada de racismo en lo que ha hecho este hombre. Las personas de su equipo de asesores también son responsables de esta torpeza que no afecta solamente al líder, sino  a todo el partido.

¿Por qué se frotó las manos? Porque la otra persona las tenía húmedas. ¿Por qué la otra persona las tenía húmedas? Porque su ritmo cardíaco se encontraba acelerado (¡estaba dando la mano a un líder político!). No seamos hipócritas: una experiencia como esta es una situación excepcional para la mayoría de la gente.

Es una cuestión elemental de comunicación no verbal. Diré cómo se resuelve este asunto: cuando estamos nerviosos sudan las palmas de nuestras manos (y también la frente y las axilas) por lo cual están húmedas. PERO HAY CÁMARAS DELANTE. Un asesor con un mínimo de entrenamiento tiene que haber previsto esta eventualidad. y por supuesto, advertir a su coachee de cómo solucionarla.

Fíjense bien: el líder socialista Tony Blair, al contrario de lo que sucede en esta escena, era él quien se mostraba proclive a que las manos le sudasen. Hay vídeos del líder británico descendiendo por la escalerilla de un avión al pie de la cual le aguarda algún líder de otro país (ahora no me voy a poner a buscar la escena, de modo que tienen que creerme) y se seca la mano en la parte lateral derecha de su chaqueta para que cuando establezca el contacto de su epitelio con el de el anfitrión éste no perciba humedad en la piel del británico (recuerden que los detectores de mentiras, precisamente, registran el estrés generado por la falsedad sobre la base de la humidificación de la piel, la cual aumenta la conductividad de la electricidad, entre otros registros, como la presión sanguínea o el ritmo cardíaco, que es precisamente el que genera una aumento de la temperatura en el cuerpo, y por tanto, la exudación).

El equipo de asesores no se ha ganado el sueldo en este asunto. Después vienen los lloriqueos por  lo malos que son los rivales. 

Y ya van dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada