jueves, 18 de agosto de 2016

Cómo crear una realidad positiva a diario.

La expresión "en defensa de..." suena valerosa, comprometida, decidida.  Pero también tiene otra lectura: "anticipación de la derrota". Lo podemos ver con mayor claridad en el contexto político. Recuerden la consigna "No pasarán"; el mensaje subyacente es: "Se quedarán donde están". o expresado de otra manera, "Seguirán al acecho". "No pasarán" es una consigna que canibaliza el ánimo, la esperanza, la fe, y lo que es peor, ¡estimula el deseo de pasar por parte del rival!

Si lo contemplamos desde el punto de vista de la competitividad empresarial veremos algo similar: Pepsi se viene empeñando desde hace más de medio siglo en que Coca no pase. ¿Resultado? La compañía se ha visto obligada a dedicarse al mantenimiento de una diáspora de productos, franquicias y otros ingenios mercadotécnicos para mantener contentos a los accionistas. El negocio no va mal ni mucho menos, pero la joya de la corona va en segundo puesto, y cuando dos grandes competidores luchan, el segundo no es es realmente el segundo. Es el perdedor.

Pasemos ahora a nuestras vidas privadas y profesionales. "No podrán conmigo" es una expresión verdaderamente venenosa, sobre todo cuando realmente uno se encuentra bajo presión. Evidencia la anticipación de la derrota a la que más arriba me refería. ¿Qué pasaría si construyésemos la misma idea en su versión positiva?

Piense usted en las confrontaciones, amenazas, proyectos y resistencias que tiene que gestionar en el día a día y en el medio y largo plazo (si usted no se encuentra en ninguno de estos escenarios es que no percibe el mundo real que le rodea, y disculpe la franqueza). Cambie el "No podrán conmigo" por una expresión en positivo. No le voy a dar ninguna pista. Usted puede hacerlo, de modo que hágalo, y cuando lo haya hecho, notará los efectos de una insospechada energía suplementaria capaz de transformar el sufrimiento en un estimulante reto.

Ya lo verá.

3 comentarios:

  1. La frase sería; voy a volver a ganar. Como siempre

    ResponderEliminar
  2. Claro que sí (en realidad cada uno de nosotros tendríamos la nuestra, porque somos "únicos"). Gracias por la aportación.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar