martes, 4 de octubre de 2016

¿Entrevista de trabajo? Recuerda: información = poder.


A propósito de la anterior entrada "Por qué es tan contraproducente *pedir* empleo",  me acaban de preguntar  cómo evitar verse en una posición de inferioridad frente a la persona con la responsabilidad de seleccionar a los candidatos, y concretamente, también quiere saber cómo construir los mensajes clave del diálogo para mostrarnos creíbles y convincentes.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que nuestro interlocutor, con toda seguridad, precisa nuestros servicios. Eso hay que metérselo en la cabeza. En otro caso, ¿a santo de qué nos hubiese llamado? Por eso es tan importante haber investigado previamente cuáles son tanto los problemas como los objetivos de nuestro interlocutor (Internet no solamente está para publicar nuestras selfies: por encima de todo es una colosal fuente de información que se encuentra a nuestra disposición noche y día).

Visitemos la web de la empresa en la que queremos entrar, veamos qué hacen, cómo evolucionaron y cómo ven el futuro. Cómo se quieren diferenciar de la competencia, cuántos empleados tienen, quiénes son los que mandan, etcétera.

Y además, (mucha atención a esto), hagamos lo mismo con las webs de sus competidores. ¿En qué son más fuertes o más débiles los demás? ¿Cómo tu posible ayuda podría ser relevante en relación a tus conocimientos, experiencia y, por encima de todo, tu actitud? La inmensa mayoría de los candidatos van a "pedir", mientras que los que suscitan interés es porque van a "dar".

Todo esto es de rematado sentido común.

La empresa con la que estás teniendo o vas a tener una entrevista de trabajo, lo que desea, por encima de todo es AYUDA, y lo último que desea es perder el tiempo contigo o con quien sea.

¿Cuántas veces hemos escuchado la fórmula "información = poder"? El lenguaje desempeña una función sustantiva en una entrevista de trabajo: demuéstrales que te has tomado la molestia en saber quiénes son, qué quieren, dónde les duele y qué es lo que crees que puedes aportar. Puede que sean tus conocimientos, tu experiencia o, simplemente, tu ilusión.

Instantáneamente dejarás de ser "uno más".

Pero una persona que solamente "pide" es que no tiene nada, lo que se dice absolutamente nada que ofrecer.

***





kj
Lo que debe
En efecto, es como dices: esa persona necesita tus servicios, experiencia o incluso, simplemente, TU ACTITUD. Por eso es tan importante en las entrevistas de trabajo haber investigado previamente cuáles son tanto los PROBLEMAS como los OBJETIVOS de tu interlocutor. Si la otra persona ve tu disposición para ayudarle, bien a conseguir sus objetivos, bien a resolver sus problemas (o parte de ellos) tú consigues inmediatamente "aumentar de nivel" ante los ojos de la otra persona. En cambio, si nos rebajamos a la adulación y mostramos indecisión o miedo, la otra persona SE ASUSTA (¡y con toda la razón!) porque lo que quiere es QUE LE AYUDEN. Me ha parecido muy interesante tu pregunta, por lo que la voy a desarrollar un poco más en el blog. Un saludo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada