martes, 4 de octubre de 2016

¿Entrevista de trabajo? Recuerda: información = poder.


¿Cómo no sentirse en una posición de inferioridad frente a la persona con la responsabilidad de seleccionar a los candidatos y saber cómo construir los mensajes clave del diálogo para mostrarnos creíbles y convincentes? Lo primero que debemos tener en cuenta es que nuestro interlocutor, con toda seguridad, nos necesita. En otro caso, ¿a santo de qué nos hubiese llamado? Por eso es tan importante haber investigado previamente cuáles son los valores que predica de sí misma y cuál es su posicionamiento con relación a su competencia.  ¿Es verosímil su propio relato? 

No se trata de enviar CVs a diestro y siniestro, sino de resultar veraces. Y lo cierto es que solamente se puede resultar creíble si se proyecta una auténtica personalidad. Todo intento de simulación no hará otra cosa sino perjudicarnos

¿Por qué no un previo benchmarking? Nos aportará conocimiento y poder personal (Internet no está solamente  para publicar nuestras selfies: por encima de todo es una colosal fuente de información que se encuentra a nuestra disposición noche y día).

Visitemos la web de la empresa en la que queremos entrar, veamos qué hacen, cómo evolucionaron y cómo ven el futuro. Cómo se quieren diferenciar de la competencia, cuántos empleados tienen, quiénes son los que mandan y de dónde vienen, cómo se relacionan con los clientes, qué es lo que les está pasando y qué es lo que quieren que les pase.


Y además, y mucha atención a esto, hay que hacer lo mismo lo mismo con respecto a sus competidores. ¿En qué son más fuertes o más débiles ? ¿Cómo tu posible ayuda podría ser relevante en relación a tus conocimientos, experiencia y, por encima de todo, tu actitud? La inmensa mayoría de los candidatos van a "pedir", mientras que los que suscitan interés es porque van a "dar".


La empresa con la que estás teniendo o vas a tener una entrevista de trabajo, lo que desea, por encima de todo es ayuda, y lo último que desea es perder el tiempo contigo o con quien sea.

¿Cuántas veces hemos escuchado la fórmula "información = poder"? El lenguaje desempeña una función clave en una entrevista de trabajo: demuéstrales que te has tomado la molestia en saber quiénes son, qué quieren, dónde les duele y qué es lo que crees que puedes aportar. Puede que sean tus conocimientos, tu experiencia o, simplemente, tu ilusión. Instantáneamente dejarás de ser "uno más".

Pero una persona que solamente "pide" es que no tiene nada, lo que se dice absolutamente nada que ofrecer.


***



No hay comentarios: