lunes, 31 de diciembre de 2012

El poder de convicción de la parte irracional del discurso


En la foto, mi amigo el profesor Carles Caño, con la silla encima de la mesa en su aula de informática, en Barcelona. Carles es de la opinión de que no hay aprendizaje si no hay motivación inicial. El mayor obstáculo para la efectividad de una comparecencia pública (por ejemplo, una presentación comercial, un discurso político o una charla de motivación dirigida a un equipo deportivo) es la incapacidad para captar la atención del público antes de empezar a hablar. Obviamente, el recurso escénico debe encontrarse adaptado al perfil del público. No puedes hacer algo así en la ceremonia de investidura académica, como en el famoso discurso de Steve Jobs en la Universidad de Stanford, pero el CEO de Microsoft, Steve Ballmer, no sólo puede subirse a la mesa, sino pegar enloquecidos brincos a lo largo del escenario y chillando como un loco.


Y aquí estoy yo en la Universidad de Jaén, también con una silla encima de la mesa, pero ésta  preparada para los alumnos. Carles y yo no nos habíamos puesto de acuerdo para hacer algo así; llegamos al mismo recurso partiendo de las mismas fuentes y experiencias, cada uno por su cuenta. En ambos casos se trataba de ejecutar satisfactoriamente la  etapa de comunicación prelingüística destinada a captar la atención del público, fase previa a la argumentación retórica, según Quintiliano (orador hispanorromano del siglo I d.C. y padre del arte retórico). La innovación no consiste en ponerse encima de la mesa (eso no sería más que una extravagancia), sino que la acción debe encaminarse a la obtención de un resultado, que en mi caso consistía en que los alumnos de ADE, tras la licenciatura, se planteasen seriamente la creación de empresas y que, como mínimo, consiguiesen crear sus propios puestos de trabajo.

En la foto de abajo, el aula. Los alumnos (más de doscientos) se implicaron desde el primer momento creando grupos de trabajo, tomando decisiones de ideas de negocio, estructurando argumentos convincentes, eligiendo a sus portavoces y exponiendo en plenario hasta un total de diez proyectos distintos.



La comunicación prelingüística desempeña un papel esencial en la comunicación entre los seres humanos. Los argumentos, por muy poderosos que sean, pierden su capacidad de convicción si previamente no se ha captado la atención de la audiencia desde un punto de vista puramente fisiológico (vista, sonido y, en determinados casos, incluso el tacto).


JOSE HERMIDA
www.josehermida.com
www.morfocom.com
www.globalola.com








domingo, 30 de diciembre de 2012

5 motivos del fracaso de propósitos de Año Nuevo (y 3 soluciones infalibles)



¿Por qué tantos propósitos de Año Nuevo no se cumplen?

1.  Porque se trata de un proceso de cambio, no de un acontecimiento súbito. Puedo decidir que el uno de enero haré una pajarita de papel, pero nadie “deja de fumar” de repente. Cuando un ser humano quiere cambiar algo, lo primero que tiene que hacer es el modificar su propia persona a través de dos vías simultáneas: 

o   Interna: a través de sus actos y sus palabras (por este orden) de forma que sean coherentes con el propósito en cuestión.
o   Externa: manteniendo la distancia con  las situaciones que necesita cambiar (eso incluye a personas, lugares y actividades; ciertamente es la parte más difícil).

2. Porque todo cambio forma parte de un proceso negociador; en este caso, el “buen propósito” es en realidad una negociación  entre el Yo Presente y el Yo Futuro (Autonegociación), con lo que se pasa por alto la eventualidad de que uno de los dos traicione al otro.

3. Porque la fecha es inadecuada.  El primero de Año, así como el resto de días festivos, es una fecha clave cuyo significado social es único y se encuentra compartido por millones de personas. Si se elige precisamente ese día para el inicio del cambio, estaremos diluyendo el contenido real de nuestro propósito en un descomunal recipiente simbólico. Eso hace que nuestro proyecto se convierta en una insignificancia en comparación a lo que la fecha representa.

4.  Porque esos propósitos no se acometen con la mentalización adecuada. La decisión del cambio se suele tomar a lo largo de las fechas anteriores más próximas a la Nochevieja, con un tempo vital distinto al del resto del año; al volver al modo de vida habitual, el efecto del deseo del cambio se desvanece. 

5. Porque "propósito" no es igual a "compromiso". Es algo que se puede abandonar en cualquier momento sin que se hunda el mundo. Etimológicamente, propósito indica cualidad de intención, no es una propuesta propiamente dicha, un proyecto con sus etapas y sus controles parcliales de cumplimiento.

Obviamente, cada persona puede y debe añadir sus propios motivos particulares, pero las posibilidades de que los "propósitos" se conviertan en "decisiones de cambio" aumentarán considerablemente si se siguen estas sencillas tres reglas:

PRIMERA: Conocer y reconocer los propios valores y defectos. Establecer metas realistas en función de nuestro potencial actual, no de nuestro potencial futuro. Si no es el momento, entonces esperar activamente, siempre en busca de nuestro Mejor Yo.

SEGUNDA: Que no sea la fecha la que decida el plan de cambio, sino el convencimiento de que se dispone de una voluntad decidida de llevarlo a cabo. Eso exige una mentalización previa acorde con la magnitud del cambio deseado (la previsualización diaria no sólo de la meta, sino de las etapas, será de gran ayuda).

TERCERA: Que se haga a través de un compromiso firme. Ejemplo: es más fácil aprender otro idioma siguiendo un curso, presencial o a distancia, que nos exigja comprometernos en hacer ejercicios, asistir a clase, hacer trabajos en equipo, etcétera, antes que decir que "cada día" vas a estudiar "un poco".

JOSE HERMIDA
www.josehermida.com
www.morfocom.com
www.globalola.com



miércoles, 26 de diciembre de 2012

Newton, la Partícula de Dios, tú y yo.

Dentro de una media hora, o así, iré a la Biblioteca Municipal de Canillejas, en Madrid, para devolver el libro Los Principios Matemáticos de la Filosofía Natural de Isaac Newton, edición de 1982, a cargo de Antonio Escohotado.


A lo largo de cuatro semanas la obra me ha acompañado como lectura de mesita de noche, obsequiándome con su fascinante humildad, sencillez y magia, por este orden.

Pasado mañana, viernes, volveré a pedirla en préstamo.

El prefacio a la segunda edición, a cargo del editor, Roger Cotes (1682 - 1716), Plumian Professor de astronomía y filosofía experimental del Trinity College, se refiere a Newton como "genio feliz y sublime" que ha llevado a cabo "experimentos que antes parecían imposibles a la mente humana".

Newton  explicó lo sucedido en su célebre sentencia: "yo tan sólo me encontraba aupado a los hombros de gigantes" (Copérnico, Galileo, Kepler), pero también explicó:

"Me siento inducido por muchas razones a sospechar que todos los fenómenos de la Naturaleza puedan depender de ciertas fuerzas en cuya virtud las partículas de los cuerpos, por causas hasta ahora desconocidas, se ven o bien mutuamente impelidas las unas a las otras, y se unen en figuras regulares, o bien se repelen o alejan".

Newton aborrecía las hipótesis y sólo se apoya en lo experimental, en lo medible, en lo científico, apoyándose en consecuencia desde su visión, aupado a los hombros de gigantes.

Exactamente lo que estamos haciendo tú y yo en este preciso momento.

Una vez más:  bienvenidos a la Tribu del Futuro.



www.josehermida.com
www.morfocom.com
www.globalola.com




Número de Dunbar y Principio de Pareto


El antropólogo Robin Dunbar propuso que el número de individuos que pueden interaccionar entre sí de una forma efectiva y orientada hacia el éxito en la realización de las tareas, así como a la obtención de satisfacción por el alcance del logro compartido, es de 150 personas (Número de Dunbar). Se trata de una cifra estimativa y por lo tanto discutible, pero de forma intuitiva se entiende como razonable. Si hacemos una estimación del tiempo que nos llevaría el mantenimiento diario de un intercambio de información con todos  nuestros contactos en las redes sociales, veríamos que a lo largo del día no dispondríamos de tiempo suficiente, a no ser que nuestros mensajes fuesen imperativamente intrascendentes. Esto último merece una explicación:

Hay tres tipos básicos de mensajes interpersonales: los mensajes persuasivos, los mensajes informativos y los mensajes protocolarios."Hola, ¿qué tal? Me alegro de verte" es  un mensaje típicamente protocolario, pero no es realmente un mensaje, sino un metamensaje que significa: "te anuncio mi intención de que sigamos en contacto, pero ahora mismo no tengo nada que comunicarte en el sentido de que te pueda aportar un beneficio específico. Tal vez en otro momento. Sigue esperando a que se me ocurra algo".

¿En qué consiste ese algo que pueda aportar un beneficio a nuestros interlocutores?  Twitter realmente sirve para eso gracias a la concreción de las 140 matrices que te permiten hacerte una estimación de lo que el mensajero puede aportarte (o no). La plataforma, a través de los hiperlenlaces, te permite acceder a una ampliación de la información, generalmente aportada por la URL de un página web o un blog. La decisión queda en tu mano. Vas allí o te abstienes de ir; eso es cosa tuya, aunque depende del "gancho" que hayas conseguido con tus 140 caracteres disponibles. En cualquier caso, observa que lo importante aquí no es lo que tú quieres obtener, sino en lo que tu destinatario presumiblemente quiere obtener.

***

El economista Vilfredo Pareto (1846-1923) enunció que el 80% de las acciones produce el 20% de los resultados, mientras que el 80% de los resultados úicamente es debido al 20% de las acciones emprendidas (Principio de Pareto). Al igual que el Número de Dunbar, se trata de una aproximación teórica, pero mi pregunta es: ¿qué número óptimo de contactos debes tener en tu red social para que genere una interacción positiva con un grupo de alto rendimiento de 150 personas? Llamemos N a ese número, confiemos en Dunbar y apliquemos el principio de Pareto; la cosa quedaría así:

N = 29% * X --> 150 = 20/100 * X --> 15.000/20 = 750

Si estoy en lo cierto, es sumamente probable el que, dentro de una banda comprendida entre los 600 y los 800 contactos (de nuevo las cifras son aproximativas y discutibles, pero eso es lo de menos) la efectividad de los enlaces, sugerencias, y retroalimentación en general de tus ideas y las de los demás, se encuentren en su entorno perfecto desde un punto de vista creativo, de aprendizaje compartido y de estimulante y verdadero enriquecimiento personal y colectivo.

Sea como fuere, créeme: si alguien tiene 40.000 contactos, puede que esté forrado... pero no va a obtener nada a cambio.

Sólo ganamos cuando damos. Bienvenidos a la Tribu del Futuro.

www.josehermida.com
www.globalola.com
www.morfocom.com

martes, 25 de diciembre de 2012

Últimas noticias sobre la motivación: cómo NO motivar a un pesimista.




El psicólogo Dan Gilbert propone un curioso ejemplo acerca de cómo funciona el mecanismo de la malas decisiones. Imagínate una oferta turística de un viaje a Canarias cuyo precio, con alojamiento incluido es de 700 euros, pero esta oferta te lo deja en solamente 400 euros. Al cabo de unos días decides contratar el viaje, pero ahora resulta que el precio es de 500 euros. ¿Qué harías? La mayoría de la gente desiste de contratar una oferta así porque compara el presente con el pasado. A pesar de que se trata de una buena oferta (tiene menos coste que el de 700 euros).

El pesimismo funciona de forma similar, porque lo que aterroriza al pesimista no es el presente, sino el futuro. Cuando ingenuamente alguien intenta animar a un pesimista diciéndole que las cosas saldrán bien, es decir, invocando el futuro en el tiempo verbal, el pesimista se aterroriza todavía más, porque no es el problema lo que le asusta, sino el hecho mismo del futuro, de la incertidumbre.

Paradójicamente, a un pesimista sólo se le puede impulsar hablándole de acontecimiento buenos que tuvieron lugar en el pasado. 

Este es un ejemplo más de cómo el sentido común y la lógica no siempre son las mejores herramientas para animar al prójimo.

La amenaza de los Machos Alfa


video
 Las actitudes de dominación sobre los interlocutores no necesariamente
obedecen a acciones calculadas sino a "la adicción a una forma de ser".
Los Machos Alfa auténticos tienen el convencimiento de que su comportamiento es
de lo más normal, pero en el fondo lo que buscan son víctimas para
inflar su ego. A veces las supuestas víctimas no se muestran como presas tan fáciles
de capturar, como lo demuestra la ex presidenta de la Comunidad de Madrid.

Nuestro comportamiento en público responde a una mezcla originada por nuestra auténtica forma de ser, (algo que guardaría similitud en gran medida con el aspecto físico) la medida en que las circunstancias nos han influido y el ejercicio de la voluntad de cada cual para moldear su propio temperamento.

En cualquier momento puede aparecer, en función del escenario en el que nos encontramos, cualquiera de los múltiples componentes de la personalidad, pero lo cierto es que el autoconocimiento y el autocontrol personal son las herramientas más efectivas para plantar cara a los intentos de dominación ajenos.

www.josehermida.com
www.morfocom.com
www.globalola.com

La proyección personal enfocada hacia el éxito o el desastre. Tú eliges



En esta instantánea de Cadena Ser asistimos a una escena 
extrarodinariamente similar a esta otra: 


Ciertamente sobran las palabras. Podemos resumir así esta acción comparativa: cada cual representa su papel... y ocupa el lugar que le corresponde en función de sus propias creencias y autopercepciones.

Puedo dar mi palabra de que no escribo estas líneas para hablar de mi libro Hablar sin palabras, pero lo cierto es que ambas escenas reflejan la tesis nuclear de mi trabajo: las relaciones entre los seres humanos pivotan de forma de inestable equilibrio entre la dominación y la sumisión. Ni siquiera estos grandes actores de la vida pública pueden evitar la proyección de la imagen de la auténtica realidad que albergan en su interior... y ello, más que posiblemente, porque la desconocen. Dicho de otra forma: su nivel de autopercepción es mínimo, desconocen sus propios valores personales (o la medida de los mismos) y son incapaces de evaluar consciente y estratégicamente a sus antagonistas.

Las miradas desviadas y sumisas y los encorvamientos de espalda de Mas y de Zapatero, hablan por sí mismos. Si Artur Mas hubiese consultado el análisis morfopsicológico de Oriol Junqueras habría comprendido anticipadamente el que le hubiese convenido adoptar una estrategia entre el medio y el largo plazo para el desarrollo de su apuesta política.

El serñor Mas sigue sin darse cuenta de que se encuentra bajo control:


¿Y cada uno de nosotros? ¿Somos conscientes en nuestras vidas diarias de qué imagen proyectamos ante los demás bajo determinadas circunstancias de tribulación, descontrol, estrés o desconcierto? Podéis poner la mano en el fuego apostando porque los demás sí se dan cuenta.

www.josehermida.com
www.morfocom.com
www.globalola.com















sábado, 15 de diciembre de 2012

Personalidad y coherencia: la mejor imagen de nosotros mismos.



En este video se resume el análisis de distintas intervenciones públicas de Iñaki Undargarín, que, como es habitual,  fue realizado por Jose Hermida en el programa de televisión Espejo Público, de Antena 3. El Duquede Palma ofrece una interesante muestra de gestualidad a través de la evolución de su personalidad a lo largo del tiempo.

En el año 2004, tres jóvenes científicos, los psicólogos Spencer Kelly y Corinne Kravitz, de la Colgate University en Hamilton, Nueva York, y el neurocientífico Michael Hopkins (especializado en monitorización del cerebro humano) abordaron en un trabajo científico la influencia del Lenguaje No Verbal en la comprensión de los mensajes expresados con palabras, y por extensión, a la credibilidad que concedemos a esos mensajes(1). Se sometió a los voluntarios que participaron en el estudio a un registro electroencefalográfico mientras se les transmitían mensajes intencionadamente carentes de congruencia verbal/no verbal.

La conclusión de la investigación se puede resumir de la siguiente manera: si hay contradicción entre los gestos y las palabras, por muy ciertas que sean estas, los receptores del mensaje dudarán de su credibilidad. El fenómeno, intuido por el psicólogo de origen armenio Albert Mehrabian (2), ha resultado conclusivo con este estudio: cuando tenía lugar una contradicción, los cerebros de los probandos registraban en el EEG una punta negativa de 400 milisegundos: en menos de la mitad de un segundo, los oyentes se planteaban si lo que les decían tenía sentido o no (los autores bautizaron a este pico negativo como  "la famosa N400").

La expresión de nuestro rostro, el tono de nuestra voz (entonación prosódica) e incluso la distancia que mantenemos con los demás interlocutores afectan directamente a nuestra credibiidad, y por lo tanto a la consideración que merecemos ante los demás.

En el trabajo en equipo que desarrollamos el morfopsicólogo barcelonés Àlex Martínez Miralpeix y yo mismo, nos ocupamos de ayudar a las personas para que proyecten una imagen veraz y positiva en la vida social mediante la conjunción de técnicas de autoconocimiento por su parte y métodos de estructuración de los mensajes por la mía. Resulta significativo el aumento del interés por la Comunicación No Verbal coincidiendo con el desarrollo de las nuevas tecnologías de comunicación, algo que acaso denote un interés del inconsciente colectivo por recuperar habilidades de interacción humana tradicionales... y más efectivas.

(1) La revista Mente y Cerebro publicó un interesante reportaje sobre el tema en su número 19, de Julio/Agosto de 2006.
(2) Alber Mehrabian es el autor del famoso estudio de los Tres Vectores de la Comunicación, vulgarmente conocido como "Regla del 7-38-55", citada  con frecuencia de forma incorrecta.





jueves, 6 de diciembre de 2012

Gestión racional del fracaso



"Ánimo, chico, que tú puedes" son las palabras de motivación
más estúpidas que he escuchado en toda mi vida.
J. Hermida

En el año 1876, en Redondela, provincia de Pontevedra, se finalizó la construcción del Viaducto Madrid, un ingenioso puente para el ferrocarril realizado con una bella celosía de hierro forjado. Lo peor sucedió cuando las autoridades informaron al contratista, Pedro Floriani, que no se le pagaría el trabajo porque el puente estaba mal construido y no podía entrar en funcionamiento. Al recibir la noticia, Floriani se arrojó al vacío desde lo alto del puente con el ánimo de quitarse la vida.

Pero no murió.

Quedó con graves lesiones y sobrevivió el tiempo suficiente para ver circular los trenes a través de su obra: habían sido los peritos inspectores quienes se habían equivocado en su informe. Actualmente, el Viaducto Madrid de Pedro Floriani está catalogado como Bien de Interés Cultural.


Hay algo mucho peor que el fracaso: su anticipación. Olvidamos con frecuencia que a la noche más negra le sucederá irremisible y felizmente un nuevo día. Sólo las personas que mantienen ese ánimo a lo largo de la oscuridad del alma consiguen alcanzar el final del túnel.

No es cuestión de técnica, sino de decisión racional. Es competencia de nuestra voluntad la forma en la que podemos gestionar el fracaso. Podremos elegir entre el abatimiento y la ira, entre la angustia y la serenidad, entre el desconcierto y el análisis.

El colapso del "Galloping Gertie, otra bella obra de ingeniería que tuvo lugar en 1940, fue debido al "efecto de resonancia" durante un vendaval (la resonancia es el fenómeno que tiene lugar cuando se toca una nota continua con un instrumento de cuerda, por ejemplo, un violonchelo, y otro instrumento que se encuentre exactamente igual afinado que el que da la nota inicial, empieza a sonar por su propia cuenta, sin que ninguna persona lo toque. En el video se ve el efecto causado por el viento cuando entra la frecuencia natural de los materiales del puente y cómo aumenta de forma aterradora hasta que sucumbe por completo.



El Galloping Gertie se vino abajo y se encuentra hundido en el río. Lo interesante es que, de alguna forma similar a lo que no ocurrió en Redondela, forma parte del Registro de Lugares Históricos de Estados Unidos desde 1992 y sus restos, sumergidos bajo el agua, se encuentran protegidos por las leyes penales.

Jose Hermida

NOTA BENE: El efecto de resonancia resulta extraordinariamente similar al proceso que tiene lugar en la evolución de una discusión de pareja: la violencia crece por efecto de la retroalimentación emocional suscitada a través del diálogo. Muchos matrimonios no se vendrían abajo si los cónyuges comprendiesen la entidad del fenómeno, y más que probablemente, muchas empresas hubiesen seguido en pie si sus socios hubiesen podido leer este post antes de derrumbarse por efecto de la ira resonante.




miércoles, 5 de diciembre de 2012

¿Colaboradores? Estas son las condiciones

Con estas palabras recibía Vince Lombardi a los nuevos jugadores de los Green Bay Packers (fútbol americano):


 "Mi nombre es Vince Lombardi y te doy la bienvenida a los Green Bay Packers.  Los Green Bay Packers han ganado cinco campeonatos mundiales en los últimos diez años. A ti te hemos elegido porque pensamos que tienes el talento necesario para llevar a cabo este trabajo. Si tiene las dedicación y el orgullo necesario para formar parte de éste equipo construido con el orgullo, serás uno de los nuestros. El equipo se basa en la confianza, de modo que demuéstranos que tienes la ambición y el sentido competitivo preciso para que sucedan las cosas y créeme que serás un Packer. Éste es un juego espartano que exige cualidades de sacrificio y esfuerzo. Es un juego de encuentros violentos y por eso requiere una disciplina personal que en pocas ocasiones se encuentra en este mundo moderno. Vamos a pedirte que trabajes más duro que en toda su vida pasada, porque toda la historia de la liga de futbol demuestra que muchos juegos se ganan en los últimos dos minutos de la primera mitad o de la segunda mitad. Y suele ser el equipo mejor preparado el que gana el juego. Vamos a exigirte el 100% de esfuerzo todo el tiempo; algo menos que esto no sería suficiente. Es un juego parecido a la vida, ya que enseña que la perseverancia y la dedicación, el trabajo competitivo y duro, el sacrificio y el respeto por la autoridad, son el precio que debemos pagar por lograr las metas más valiosas".
 Fuente: http://tinyurl.com/c2zqmuf 
Jose Hermida

lunes, 26 de noviembre de 2012

Cómo conseguir que te entienda todo el mundo

Imagen de uno de los Discos de Oro que viaja a bordo de las naves espaciales Voyager I y Voyager II.

Las naves fueron lanzadas al espacio hace 33 años. El momento en que escribo estas líneas La Voyager I se encuentra a una distancia de 18.455 millones de km de la Tierra (puedes seguir su posición en tiempo real en este enlace de la NASA: http://voyager.jpl.nasa.gov/index.html).Uno de los centros de seguimiento se encuentra en la Comunidad de Madrid, en la localidad de Robledo de Chavela.

El objetivo del lanzamiento consistió en la investigación del espacio profundo y la transmisión de un mensaje a seres inteligentes que pudiesen encontrarse en algún remoto lugar del Universo. El disco lleva grabados una serie de códigos astronómicos basados en constantes universales que permitirían a una inteligencia desarrollada la identificación de la posición y fecha de lanzamiento de ambas naves espaciales.

Sin embargo, para mí lo más fascinante son los mensajes grabados en idiomas de los cinco continentes y por gente normal y corriente. Cada persona grabó en su idioma el mensaje que le pareció más conveniente. Algunos de esos mensajes, si los lees con el corazón abierto y la inteligencia despierta, te conmoverán:

INGLÉS: "Saludos de todos los niños del planeta Tierra".
ÁRABE: "Saludos a nuestros amigos de las estrellas. Ojalá algún día nos encontremos".
HEBREO: "Paz".
CINGALÉS: "Os deseamos una larga vida".
SESOTHO: "Os saludamos, ¡Oh, Grandiosos!
HUNGRÍA: "Os enviamos saludos a todos los seres del Universo amantes de la Paz".

La lista entera de los mensajes está en este enlace: http://voyager.jpl.nasa.gov/spacecraft/greetings.html

Lo más sobrecogedor de todo esto es que somos capaces de enviar mensajes cargados de amor, ingenuidad y buenos deseos a seres más o menos improbables que acaso se encuentren en la profundidad del espacio... y negamos los buenos días a un vecino que no habla nuestro idioma.

No nos pongamos pesimistas. De todos los mensajes que se encuentran en los Discos de Oro de las naves Voyager, mi favorito es el que se grabó en idioma punjabi:

"Bienvenidos a casa".

www.josehermida.com







jueves, 22 de noviembre de 2012

¿En qué está pensando ahora mismo tu principal competidor?


Despacho del general Montgomery presidida por la foto de su rival en el campo de batalla, el mariscal Rommel (reportaje publicado en la revista ArteHistoria, de la Junta de Castilla y León).

Los carros de combate del Africa Korps de Rommel habían ganado hasta el momento todas las batallas a los ingleses en la campaña del norte de África. Es cierto que en la batalla definitiva, en El Alamein, los británicos contaron con una superioridad bélica aplastante, la cual facilitó la victoria. Rommel se vio obligado a defender el flanco izquierdo del frente, dejando desguarnecido el resto de sus tropas, las cuales, faltas de material, tuvieron que retirarse.

Pero lo importante aquí es que Montgomery, cada mañana, al incorporarse al trabajo, lo primero que veía era la foto de Rommel. Y la primera pregunta que se formulaba era ésta: "¿En qué está pensando este hombre en este preciso instante?".

Pues bien: ¿En qué está pensando tu principal competidor? No esperes a hacerlo  mañana. Pregúntatelo ahora mismo.





lunes, 19 de noviembre de 2012

¿Por qué donde hay confianza da asco?


Aparentemente, con los extraños nos comportamos con mayor tacto que con aquellas personas con las que mantenemos un trato más frecuente y aproximadamente de igual a igual. ¿Por qué lo hacemos así?

La respuesta a esta pregunta no se encuentra tan relacionada con las normas de urbanidad o de buena educación como con una incomprensión por nuestra parte de la correcta identificación del escenario en el qeu tiene lugar la interacción, algo que supone un error de enfoque que no sólo no nos aporta el menor beneficio, sino que nos arrastra al interior de un absurdo pozo de estrés.

Por ejemplo, una persona con la que en el centro de trabajo tenemos un enfrentamiento no se desvanecerá en el aire al terminar la jornada laboral. Se irá a su casa y al día siguiente, a la misma hora, la volveremos a tener delante de las narices. Con todo su resentimiento a cuestas. Y por añadidura, con su nueva estrategia para vengarse del daño que le hemos infligido, y lo hará, en función de su personalidad, en el corto, medio o largo plazo. Nos habremos ganado una estupenda espada de Damocles sin la menor necesidad.

En realidad, la diferencia de trato que damos a las personas más próximas durante un episodio de arranque de carácter se explica por la seguridad que creemos tener en la impunidad de nuestras acciones con personas a las que conocemos (o creemos conocer) a la perfección, sean padre, hermanos, hijos, compañeros de trabajo, jefes o subordinados. Lo cierto es que esa impunidad resulta vana de todo punto, y se corresponde con el hecho de que la hemos asociado a nuestra Zona de Confort (por zona de confort se entiende un espacio de comportamientos automáticos enmarcados en la fantasía de que dichos actos no suscitarán ningún tipo de respuesta que pueda causarnos ningún tipo de perjuicio).

Podemos mantenernos a salvo de los efectos adversos del punto concreto del área de confort que acabamos de comentar si nos tomamos la molestia de hacernos estas dos preguntas:

1. ¿Qué sucedería si dejase verbalizar sin reservas mi primer impulso emocional?
2. ¿Qué sucedería si evocase una lista de tres posibles consecuencias en el corto, medio y largo plazo?

Son dos preguntas que nos ahorrarán estrés, tiempo y, más que posiblemente, dinero.




domingo, 11 de noviembre de 2012

Los libros más manoseados

Vete a la biblioteca municipal o de tu Comunidad más próxima. En la sección "Psicología" busca los títulos de la categoría de tests de autoaplicación.

Observando las anotaciones manuscritas de los lectores, distingues con claridad que se trata de adolescentes que hurgan en su ser, sus emociones y sus esperanzas. Hacen esos test porque se están preguntando si podrán o no podrán, si lo hacen bien o mal, si pueden mejorar, si van por buen camino o no. Si serán felices o se los llevará la riada, como a sus padres.

¿Alguien se cree de verdad que esas inquietudes desaparecen una vez concluye la adolescencia?

Ni hablar. Lo único que sucede es que los adultos se sugestionan para tenerse a sí mismas como personas expertas en la vida, cuando en lo único en que han adquirido práctica la mayoría de ellas es en el dudoso arte del autoengaño. Creen que ya no tienen que mejorar nada, porque "son como son" y punto.

Ya lo creo que son como son. Y así les va.

La formación continua no es asunto que quede acotado en lo técnico. El autoconocimiento, en cambio, es una necesidad tan intensa, año tras año, escenario tras escenario, que nadie dejaría de atenderla si tomase conciencia de cuánto puede mejorar su vida y la de sus seres queridos... suponiendo que tengan seres queridos, claro.


Cómo hallarse a salvo de la jauría humana.

Sencillamente: siendo quien eres.

No es tan fácil ser quien eres. Y no lo es porque, en primer lugar, necesitas saber quién eres.

Al antropólogo Georges Bataille le había llamado la atención la forma en la que, en el arte prehistórico, los artistas procuraban expresarse con el máximo de rigor al retratar la cabeza de un animal, pero al mismo tiempo, se desentendía de hacerlo cuando pintaba a un hombre: o bien aparecía una figura más o menos esquemática entre otras similares, anodino, indiferenciado, o bien, cuando se retrataba con mayor detalle, el ser humano portaba una máscara que generalmente consistía en la cabeza de un animal cazado(1).

En otras palabras, el hombre  representaba a los individuos de su especie subsumidos en el anonimato, pero a los animales, conforme a una identidad exclusiva: los animales eran más personas que ellos mismos.

Se trata de un enfoque osado, desde luego, pero me sorprendió por su originalidad y me hizo caer en la cuenta de que, a partir del Renacimiento europeo, la demanda de retratos se dispara coincidiendo con el auge de la economía, el comercio internacional y la difusión del conocimiento. Fue una época en la que el concepto de la ambición se hizo más popular, y a medida que se popularizaba más, más necesaria era la producción de retratos. Resulta interesante el que hoy en día la inclusión de una foto en un curriculum se inexcusable de todo punto; en lo que se refiere a las redes sociales, se puede decir que un usuario sin rostro, o por lo menos sin logo vicario (como es mi caso) no posee una presencia plena ante sus interlocutores potenciales: no suscita interés.

Estoy consultando la edición española de 1979 de Les revelations du visage, de Jean des Vignes Rouges (pseudónimo del militar frances Jean Tabourean, uno de los primeros difusores de la morfopsicología). Sorprende ver cómo el autor describe con gran lujo de detalle las conexiones entre la configuración de cada rostro humano y la atribución de un cierto modo de hacer las cosas, pero se encuentra más ocupado en presentar su obra como curiosidad intelectual que como herramienta de aplicación práctica, algo que lamento, ya que si Bataille estaba en lo cierto, todo da a entender que el hombre primitivo asignaba una mayor prioridad a la previsión de la conducta de sus piezas de caza (y la de otros animales que pudiesen cazarlo a él) que a la de las conductas de sus congéneres.

No he escrito estas líneas para lamentarme del manido dicho homo homini lupus, sino para remarcar, que si no te conoces bien a ti mismo ni te tomas la molestia de abrir los ojos a la forma de ser de todos y cada uno de tus interlocutores, el lupus malo vendrá, soplará sobre tu casita y después te comerá por las patitas.

Palabra.




(1) Más información en http://expositions.bnf.fr/portraits/arret/2/index2.htm. L'émergence de la représentation du visage dans l'art préhistorique.
.0

viernes, 9 de noviembre de 2012

¿Por qué la gallina cruzó la carretera?


La pregunta "¿Por qué la gallina cruzó la carretera?" es una especie de chiste que sólo tiene gracia (y no mucha) si quien lo escucha es capaz de inventarse una respuesta ocurrente. Se  publicó por primera vez en 1847 en una revista literaria neoyorkina, aunque posiblemente es mucho más antiguo y se cuenta como propio en muchos países. 

Algunas de las respuestas a la absurda pregunta son:


- Porque quería cambiar de paisaje
- Porque según Aristóteles es una costumbre que se encuentra en la misma naturaleza de las gallinas.
- Porque buscaba experiencias excitantes para su siguiente libro.

Y mil respuestas más, todas disparatadas. 

Pero yo puedo decir que una de las experiencias más desapacibles de mi infancia era cuando mis primas y yo íbamos de pasajeros en el medio destartalado Land Rover del Catastro, que mi padre conducía a través de aquellas carreteras de diminuto ancho de Os Bergantiños y aparecían a la vista una casa de labor a un lado del camino y unas cuántas gallinas al otro lado. Mis primas y yo sabíamos perfectamente qué era lo que iba a suceder: en cuanto las gallinas advirtiesen que se aproximaba el vehículo, ¿qué harían? ¡cruzar la carretera en tropel, como si estuviesen completamente chifladas, en plan gallina, por supuesto!

El elemento central del asunto es que las gallinas abandonaban un lugar inseguro, pero no peligroso, para refugiarse en su zona de confort, indudablemente segura, pero de mortal alcance. Mi padre tenía cuidado e incluso llegaba a parar por completo el coche, ya que no es que se pudiese atropellar alguna, sino que el parabrisas podía volverse repentinamente opaco tras un ensangrentado telón de plumas.

Muchas veces nos comportamos como esas gallinas. En lugar de mantenernos firmes en una situación de logro o de reto, frente a una amenaza, o incluso ante la oportunidad de abrir nuestras mentes ante una opinión nueva (y por lo tanto distinta de la que manteníamos hasta el momento) nuestro primitivo instinto de conservación nos juega la mala pasada de hacernos dudar de nuestra oportunidad medio paso antes de la culminación del logro, de rendirnos innecesariamente ante amenazas que tal solo se encuentran en nuestra imaginación o de abrirnos a nuevas experiencias y conocimientos que, al módico precio de la admisión de un nuevo enfoque mental, nos podrían aportar riqueza intelectual, riqueza espiritual o incluso... ¡simplemente riqueza!

Escribo estas líneas para compartirlas, es cierto, pero también lo hago a modo de conjuro que afiance nuestra  más firme decisión de no dejarnos arrastrar nunca más por los espejismos de seguridad emanados por personas y lugares aparentemente seguros, pero que no pasan de ser más que chantajes emocionales, pozos negros de puro y simple vampirismo.

Sea.