jueves, 17 de mayo de 2018

Esa manía de complicar las cosas sin necesidad




A la iquierda, una diapositiva de Power Point que se supone que explica la estrategia de la OTAN en la solución de la guerra de Afganistán.










"El día en que consigamos comprender esta diapositiva, seguro que conseguiremos ganar la guerra".
(General S. McChrystal, comandante en jefe de la ISAF - Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán)






El periodista de The Guardian, Julian Borger, comentó la diapositiva con este magnífico derroche de mordacidad: 

"El diagrama posee una innegable belleza[...] se podría hacer con él un precioso póster para decorar la pared".

La manzana de Einstein: la inteligencia "no sólo se tiene", también "se crea" si tienes sentido del humor





En la imagen, Albert Einstein y su esposa con miembros de la tribu Hopi. El sentido del humor está directamente relacionado con la inteligencia. Tras su graduación en matemáticas, un amigo le consiguió un modesto empleo en la Oficina de Patentes de Berna. El trabajo consistía en revisar la validez de los inventos que llegaban a su pupitre.

La mayoría de las personas pueden entrenar su inteligencia, excepto aquellas que evidentemente sean víctimas de una alergia crónica al trabajo. Creo que el entrenamiento de la inteligencia de Einstein se debió a la necesidad de sumergirse en el interior de las mentes de los inventores, cada uno de los cuales tenía su particular forma de pensar, circunstancia que exigía mucho más que la simple lectura y comprensión. Sin embargo, la oficina de patentes no fue ninguna desgracia; antes al contrario configuró de forma progresiva la creatividad de su cerebro. Veamos por qué:

Hasta Isaac Newton se creía que si sostienes una manzana en la mano, pero retiras la mano, la manzana caerá al suelo porque las cosas que no tienen bajo ellas un soporte "caen". Newton demostró que era la Tierra la que atraía a la manzana por efecto de la gravedad, pero murió sin llegar a explicar en qué consistía aquella misteriosa fuerza.
Doscientos cuarenta años más tarde, mientras Einstein iba en un tranvía, realizó un experimento mental: ¿qué pasaría si el tranvía se desplazase a la velocidad de la luz? El genio concluyó que el tiempo "se detendría" fuera del vehículo, pero en el interior de este los relojes seguirían funcionando correctamente (esto se le ocurrió mirando la hora en la Torre del Reloj, en el barrio antiguo de Berna). En cuanto a la demostración de la existencia de los átomos y las moléculas, le vino a la cabeza unos meses después mientras tomaba café con una amiga y disolvía en su taza un terrón de azúcar, esto es, ni más ni menos que la metáfora de eso que llamamos "materia": un ordenado amasijo de átomos. El resto de la historia ya la conocen, de modo que podemos quedarnos con estas tres observaciones:
COROLARIO 1: La rutina es demoledora. El trabajo de Einstein en Berna hubiese sido rutinario dudosamente hubiese podido llegar más lejos de ser un profesor de matemáticas: ¡solamente a una persona con un gran sentido del humor se le puede ocurrir un escenario en el que un tranvía circule a la velocidad de la luz! 
COROLARIO 2: Todo lo que necesitamos está a nuestro alrededor. La manzana de Newton estaba allí, a la vista de todo el mundo y la Torre del Reloj no la veía solamente Einstein. 
COROLARIO 3: Aristóteles se imaginó el átomo al prestar atención al polvo suspendido en el aire en una tarde de verano, Newton concibió la gravedad gracias al impacto de una manzana sobre su cabeza y Einstein justificó la existencia del espacio-tiempo durante un viaje en tranvía cuando comprobaba la hora de su reloj con el de la torre.  Inevitablemente su curso mental en aquel instante iba a desembocar en la comparación de dos mediciones de tiempo en dos espacios diferentes.

No dejemos pasar ni un solo día sin mirar a nuestro alrededor y de buscar el lado divertido de las cosas. Todo, absolutamente todo, está cargado de información. Lo único que necesitamos es la dosis suficiente de sentido del humor y algo de extravagancia para fantasear un poco de vez en cuando.


miércoles, 16 de mayo de 2018

PENSAMIENTO CRÍTICO: EMOCIÓN FRENTE A INTELIGENCIA: UN MIX DE AMBAS ES LO MEJOR



Durante la II Guerra Mundial el Reino Unido y EE.UU. encargaron a diversos músicos la composición de piezas musicales como homenaje a los soldados caídos. El joven compositor Aaron Copland fue uno de los elegidos, pero Copland no dedicó su obra a los soldados, sino que tituló su obra como “Fanfarria para un hombre corriente”. El Gobierno aceptó inmediatamente la idea, y tanto es así que incluso la obra se estrenó el día en el que terminaba el plazo fiscal para pagar los impuestos. La idea consistió en establecer que soldados y contribuyentes eran igualmente dignos de homenaje. Un auténtico trabajo en equipo (en la película Salvar al soldado Ryan hay una alusión al principio en la escena de las mecanógrafas).


Esta estrategia dio paso a otra, la famosa Rosie The Riveter ("La remachadora Rosie"), que supuso un impulso vital para el feminismo (aunque una vez concluida la guerra este movimiento volvería a sumirse en la penumbra hasta principios de la década de los años 70 del siglo pasado).






Incluso Norma Jean Baker (que años más tarde se convertiría en la estrella Marilyn Monroe) fue una de las “Rosies remachadoras” trabajando en este cometido en la fabricación de los bombarderos B-29 y B-24.




Los Rolling Stones y Bob Dylan también hicieron sonar esta fanfarria antes de sus conciertos. El grupo Emerson. Lake & Palmer grabó un concierto en un enorme estadio de fútbol vacío, destacando de esta forma el invisible poder de los anónimos contribuyentes y mujeres operarias con una fusión clásica y de vanguardia que, a mi juicio, es la más fiel a la composición original que adjunto en esta entrada. En cuanto a las demás, (Rolling, Dylan, Asian, Carl Palmer, etcétera) están disponibles en Youtube.


¿Qué podemos aprender de todo esto? Básicamente la diferencia que media entre “populismo”, sea de la orientación política que sea, y “pensamiento estratégico”. En efecto, el primero no plantea  el alcance de un objetivo específico mediante el desarrollo de una estrategia inteligente, sino una suerte de alivio emocional basado en consignas (precisamente debido a eso las masas resultan tan fácilmente manipulables).

La confusión del  burdo impulso emocional con la estrategia orientada hacia la consecución de un resultado específico mediante la utilización de recursos de pensamiento crítico no son situaciones que tengan lugar únicamente en el contexto de una guerra: se dan en escenarios que van desde una junta de vecinos hasta la complejidad que requiere la gestión de la emigración entre continentes o la amenaza de una guerra nuclear.

LAS 4 HERRAMIENTAS BÁSICAS PARA LA APLICACIÓN DEL PENSAMIENTO CRÍTICO
  1. Credibilidad.- Las personas que proponen, dirigen, sugieren, y en general, influyen en el proceso deben contar con una marca personal indicadora de honestidad, inteligencia y experiencia (las masas se inflan y desinflan con una facilidad asombrosa, como cualquier moda o tendencia).
  2. Precisión.-  El proceso intelectivo debe encontrarse justificado en razón de la información de la que se dispone. Un exceso de información, tanto como su escasez, no es efectivo.
  3. "Cintura".- El proceso debe permitir modificaciones en función de los cambios externos que puedan darse, sean económicos, sociales, de situación de crisis o de cualquier otra índole.
  4. Comprensión.- Los argumentos, responsabilidades y tareas deben estar expresados de tal forma que no susciten la menor duda a las personas comprometidas con el proceso (las reinterpretaciones confusas de las instrucciones recibidas y los sesgos sobre la comprensión de los objetivos invocan al fracaso).

Las emociones pueden están bien, pero el uso del cerebro no está mal del todo. Una fanfarria de tres minutos es más potente que un discurso de Hitler.


lunes, 17 de octubre de 2016

Malcolm X. Creatividad y vinculación con la experiencia vital.

Malcolm X 

(Foto de Marion S. Trikoko, Biblioteca del Congreso de EE.UU.)

Malcolm X, nacido como Malcolm Littl. Se le considera como uno de los más influyentes afroamericanos en la historia estadounidenseSu verdadero nombre era El-Hajj Malik El-Shabazz. Peregrinó la Meca y se convirtió al sunismo. Fue un radical defensor de los derechos de los afroamericanos (validaba el uso de la violencia) hasta el extremo de que sus detractores le acusaron de racismo contra la raza blanca. Antes de entrar en política había trabajado para la mafia.

El sociólogo canadiense Erving Goffman, en su ensayo maestro Frame Analysis. El marco de la experiencia (Ed. Centro de Investigaciones Sociológicas, p. 267) cita un episodio de la autobiografía de Malcom X en el que este activista cuenta cómo tras haber robado mercancía, se cruzaron con un coche patrulla de la policía. Era de noche y los policías al ver que eran negros, dieron la vuelta para detenerlos. Había dos opciones: una, tratar de huir y dos, sacar las armas y pelear. Malcom X ordenó a los suyos que detuviesen el automóvil, se apeó y caminó con sangre fría hacia el de los policías, que se había detenido detrás. Aparentando confusión, les preguntó si podían indicarle una dirección, alegando que se habían perdido. Los policías le dieron las indicaciones pertinentes, y a continuación, en palabras de Malcolm, "continuamos con nuestros respectivos asuntos".

Lo que en realidad sucedió fue que Malcolm cambió el marco de percepción de la policía. El marco inicial era negros-por-la-noche-sospechosos-de-delito, pero Malcolm lo cambió por el de negro-torpe-desorientado. En el mundo de los negocios, pero también en la vida diaria, nos fiamos demasiado de la utilidad del comportamiento racional. En una entrevista de trabajo, una negociación u otra situación conflictiva se acostumbra a dar por cierto que bastará con "tener razón". Este enfoque carece por completo de validez. No basta con tener razón: es preciso que los interlocutores perciban que, en efecto, la situación que describimos (el marco) es el correcto, y solamente verán que es el correcto si es el que les conviene (en el caso de la patrulla policial, les convenía que no tuviese lugar un tiroteo).

Pero el ingenio es circunstancial: Malcolm murió asesinado por fanáticos de raza blanca durante un discurso.  Recibió dieciséis disparos.


martes, 4 de octubre de 2016

¿Entrevista de trabajo? Recuerda: información = poder.


¿Cómo no sentirse en una posición de inferioridad frente a la persona con la responsabilidad de seleccionar a los candidatos y saber cómo construir los mensajes clave del diálogo para mostrarnos creíbles y convincentes? Lo primero que debemos tener en cuenta es que nuestro interlocutor, con toda seguridad, nos necesita. En otro caso, ¿a santo de qué nos hubiese llamado? Por eso es tan importante haber investigado previamente cuáles son los valores que predica de sí misma y cuál es su posicionamiento con relación a su competencia.  ¿Es verosímil su propio relato? 

No se trata de enviar CVs a diestro y siniestro, sino de resultar veraces. Y lo cierto es que solamente se puede resultar creíble si se proyecta una auténtica personalidad. Todo intento de simulación no hará otra cosa sino perjudicarnos

¿Por qué no un previo benchmarking? Nos aportará conocimiento y poder personal (Internet no está solamente  para publicar nuestras selfies: por encima de todo es una colosal fuente de información que se encuentra a nuestra disposición noche y día).

Visitemos la web de la empresa en la que queremos entrar, veamos qué hacen, cómo evolucionaron y cómo ven el futuro. Cómo se quieren diferenciar de la competencia, cuántos empleados tienen, quiénes son los que mandan y de dónde vienen, cómo se relacionan con los clientes, qué es lo que les está pasando y qué es lo que quieren que les pase.


Y además, y mucha atención a esto, hay que hacer lo mismo lo mismo con respecto a sus competidores. ¿En qué son más fuertes o más débiles ? ¿Cómo tu posible ayuda podría ser relevante en relación a tus conocimientos, experiencia y, por encima de todo, tu actitud? La inmensa mayoría de los candidatos van a "pedir", mientras que los que suscitan interés es porque van a "dar".


La empresa con la que estás teniendo o vas a tener una entrevista de trabajo, lo que desea, por encima de todo es ayuda, y lo último que desea es perder el tiempo contigo o con quien sea.

¿Cuántas veces hemos escuchado la fórmula "información = poder"? El lenguaje desempeña una función clave en una entrevista de trabajo: demuéstrales que te has tomado la molestia en saber quiénes son, qué quieren, dónde les duele y qué es lo que crees que puedes aportar. Puede que sean tus conocimientos, tu experiencia o, simplemente, tu ilusión. Instantáneamente dejarás de ser "uno más".

Pero una persona que solamente "pide" es que no tiene nada, lo que se dice absolutamente nada que ofrecer.


***



martes, 31 de mayo de 2016

A las palabras las carga el diablo. Tengan cuidado con lo que decimos y con lo que nos dicen.


Las palabras, y los conceptos que a través de ellas se transmiten, pueden crear realidades (sanadoras o contaminantes, estimulantes o bloqueadoras, acertadas o torpes) que condicionan lo que los demás perciben de nuestra personalidad, pero sobre todo, la visión, positiva o negativa que llegamos a concebir acerca de nosotros mismos. 

Si nos describimos con excesiva humildad, el desastre está asegurado. Si además nos castigamos con palabras peyorativas, nuestro talento irá a parar a la basura. El éxito no es cuestión de término medio, sino de objetividad.

"Tenacidad" no es sinónimo de "Tozudez", "Valentía" tampoco lo es de "Insensatez" y desde luego, "Inteligencia" no tiene gran cosa que ver con "Astucia" (la Astucia es el último recurso de los desamparados por la Inteligencia).

Hay personas inteligentes que han fracasado repetidamente en esta vida, pero que han triunfado de forma aplastante después de muertas (Cervantes nos sirve de magnífico ejemplo en este caso) mientras que el listado de "Gentes Astutas" echadas a perder es inagotable. ¿Han visto la película Gladiator? El emperador Cómodo tan sólo era "astuto" mientras que el senado romano actuó "Estratégicamente" y no "Cobardemente" cuando contrató a un forzudo hispano para que liquidase al tirano (en la película le dan un tono más sofisticado a la historia, pero hay evidencias de que la cosa tuvo lugar más bien al estilo de Al Capone).

A las palabras las carga el diablo, pueden creerlo. "Convincente" no significa "Falaz" ni "Honradez" equivale a "Ingenuidad".

Apliquemos a nuestras virtudes y defectos los adjetivos apropiados. De no hacerlo así, comprometeremos nuestra credibilidad y nuestra autoestima, y eso no es bueno para nadie.

domingo, 23 de febrero de 2014

EL EXTRAÑO CASO DE LA BACTERIA ENAMORADA A TIEMPO PARCIAL.

Documento sin título
A una bacteria le lleva una media hora el alcanzar su fase de maduración y dividirse. Las dos bacterias resultantes se convierten en cuatro en un lapso de tiempo similar. Si el proceso continuase de forma ininterrumpida durante un día y medio, la colonia de bacterias resultante llegaría a pesar… ¡más de 900 toneladas! La pregunta clave es: ¿por qué no vemos montañas de bacterias a nuestro alrededor?
Arriba a la derecha, bacterias lujuriosas en plena cama redonda La respuesta es: porque se quedan sin alimento. La Naturaleza ha previsto esta situación y las mata de hambre. El ciclo de vida de las bacterias resulta estremecedoramente idéntico al boom inmobiliario, la moda del hula hoop o la credibilidad de Jose Luis Rodríguez Zapatero.
Con los videos virales, las fotos insólitas y las frases brillantes o curiosas que se publican en el entorno 2.0 sucede algo parecido: el interés por lo publicado se difunde de manera exponencial hasta que colapsa repentinamente por falta de interés.
Arriba a la derecha, una ameba zampándose bacterias y todo lo que se le pone a pedir de boca, perdón, de pseudópodo. Los escándalos financieros, sexuales y políticos siguen un proceso similar a lo anterior. Es interesante el que el colapso acostumbre a tener lugar de forma repentina, por lo menos en comparación a la velocidad de su crecimiento. DESPUÉS DE TODO, CON EL AMOR TAMPOCO ES MUY DISTINTA LA COSA, ¿VERDAD?